Fiebre Manchada por Rickettsia rickettsii - Proyecto Puente
Proyecto Puente > Opinión > Fiebre Manchada por Rickettsia rickettsii

Fiebre Manchada por Rickettsia rickettsii

Compartir esta nota en redes Sociales

La Fiebre Manchada por Ricketsia ricketsii (FMRR) es un padecimiento grave que puede amenazar la vida de quien la padece. De hecho, se le reconoce como la más letal de las fiebres manchadas y en algunos lugares, uno de cada tres infectados puede fallecer como consecuencia de la infección, aunque debe recalcarse que esta mortalidad obedece a que no se comienza el tratamiento oportunamente.

También se le conoce como Fiebre Manchada de las Montañas Rocosas, Fiebre Manchada de Brasil o Fiebre Manchada de Sao Paulo, es una infección producida por la bacteria Rickettsia rickettsii, de allí el nombre por la cual la identificaremos: Fiebre Manchada por Rickettsia rickettsii (FMRR), para distinguirle dentro de un grupo de enfermedades conocidas como fiebres manchadas pero que no ocurren en México. La bacteria es transmitida a los humanos a través de la mordedura de la garrapata Rhipicephalus sanguineus, común al perro.

Durante el año 2015 se confirmaron 169 casos de FMRR, en el Estado de Sonora, de acuerdo al Sistema Especial de Vigilancia Epidemiológica de los Servicios de Salud de Sonora, con una letalidad de 40%, o sea del total de enfermos 69 fallecieron.

En este año 2016, hasta la semana epidemiológica 25, se han confirmado 54 casos, de los cuales han muerto 19, que representa una letalidad de 35%.

* 24 de los casos confirmados residen en el municipio de Hermosillo.

* Cajeme en segundo lugar con 11 casos,

* San Miguel de Horcasitas, Etchojoa, Guaymas y Navojoa también registran casos 3 c/u.

* Hay 19 Municipios prioritarios, con 75 colonias de alto riesgo.

Por razones desconocidas, la enfermedad reapareció en varias partes de México tras unas cuatro décadas sin que ocurrieran casos, los estados con mayor incidencia actualmente son Coahuila, Baja California y Sonora.

En Sonora, desde el año 2002 se observó su presencia en municipios del sur del estado, aunque hoy ocurren casos en localidades desde el sur hasta la frontera norte. Desde entonces, hay un ascenso en el registro de pacientes, y se confirma la enfermedad en aproximadamente 100 pacientes cada año.

Confirmar la enfermedad es difícil y se estima que únicamente se identifica a uno de cada cinco pacientes que se infectan. Cualquier individuo es susceptible de adquirir la infección, sobre todo niños entre los 5 y 9 años de edad, particularmente si viven en condiciones de pobreza.

RICK

Tras la mordedura de una garrapata infectada, aproximadamente una semana después, la persona comienza un cuadro que semeja muchos padecimientos: fiebre, dolor de cabeza y malestar general. Si no se sospecha la enfermedad y no se inicia el tratamiento, la enfermedad puede agravarse.

Entonces aparecen lesiones en la piel conocidas como exantema, que comienzan en el abdomen y tórax pero que después afectan todo el cuerpo, de modo particular las palmas y plantas de los enfermos.

A este exantema pueden agregarse sangrados (p.e. las encías, por la nariz, y otros orificios). De forma importante, la fiebre no cede con los medicamentos convencionales para disminuirle.

En este momento, entre unos cinco a siete días después de la mordedura de la garrapata, pueden presentarse complicaciones severas que producen falla en diversos órganos como el hígado, los riñones y el cerebro.

La bacteria es muy susceptible a un antibiótico de bajo precio y de fácil acceso en nuestro país: la doxiciclina.

Este antibiótico es muy eficaz para combatir la infección pero para que eso ocurra, debe iniciarse dentro de los primeros cinco días desde el comienzo de los síntomas.

El retraso del antibiótico es un factor que incrementa el riesgo de muerte y complicaciones de la enfermedad. Es fundamental que se acuda rápidamente al médico y que se le indique a éste que ha tenido contacto con garrapatas (aún si no se identifica una mordedura por estos insectos).

La FMRR puede prevenirse mediante medidas sencillas de cuidado personal e higiene. La más importante es revisar cuidadosamente nuestro cuerpo (especialmente el de los niños) tras de que se estuvo en contacto con perros o en sitios donde las garrapatas viven (por ejemplo: si el piso es de tierra o las paredes de las casas tienen huecos, o en espacios donde se almacenan muebles u objetos que no usan habitualmente, como en los patios).

rickettsiosis

Debemos buscar intencionadamente garrapatas en el cuerpo, y es que su mordedura no es dolorosa y usualmente se fija en sitios de difícil acceso (detrás de las orejas, en la cabeza, detrás de las rodillas). Una garrapata pasa entre 2 y 4 horas succionando sangre del sitio en donde mordió, por eso revisar el cuerpo es importante.

Si se encuentra una garrapata adherida al cuerpo no la retire usando calor (como encendedores), no use los dedos de las manos para quitarla, pues si la exprime corre el riego de inyectar la saliva contaminada al interior del cuerpo. Quite la garrapata usando una pinza pequeña (la que se usa para sacar las cejas), trate de tomarla desde la parte más cercana a la piel y de un tirón rápido y vertical, extírpela.

Otras medidas preventivas son vestir ropas de color claro si se va a estar en contacto con ambientes en donde se sospeche que hay garrapatas. Es fundamental llevar regularmente a su perro al veterinario para que le indique el tratamiento apropiado para quitarle las garrapatas. Mantenga limpio el patio de su casa y los sitios que más frecuentan sus hijos en su propio domicilio. Si no puede contar con piso de cemento, es recomendable que cuente con algunos arbustos aromáticos como el clavo y la ruda que provocan un efecto repelente en las garrapatas.

A continuación damos a conocer Líneas Estratégicas del Programa de Acción Específico para la Prevención y Control de la Fiebre Manchada por Rickettsia rickettsii (FMRR) del sector Salud en la entidad.

DR MUROD

Francisco Javier Muro Dávila es médico cirujano por la UNAM (Ced. Prof. 471325, Reg. SSA 58351), maestro en Salud Pública (ESPM-SSA); presidente del Colegio de Profesionales de Salud Pública del Estado de Sonora. A.C; subdelegado médico del Issste en Sonora; contactos: fj_muro@hotmail.com @MUROFJ

Acerca del autor

Dr. Francisco Javier Muro Dávila es médico cirujano por la UNAM (Ced. Prof. 471325, Reg. SSA 58351), Maestro en Salud Pública, ESPM-SSA (Ced. Prof. 026403 SEC-Sonora), Vicepresidente del Colegio de Profesionales de Salud Pública del Estado de Sonora.

Correo Electrónico

fj_muro@hotmail.com

Twitter

@MUROFJ

Las opiniones expresadas en los artículos de nuestros colaboradores, son de exclusiva responsabilidad del autor, no necesariamente representan el sentir de Proyecto Puente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *