Cobertura Sanitaria Universal - Proyecto Puente
Proyecto Puente > Opinión > Cobertura Sanitaria Universal

Cobertura Sanitaria Universal

Compartir esta nota en redes Sociales

Una de las mayores aspiraciones de las personas y los países es mantener un buen estado de salud, considerando que la “Salud en un completo estado de bienestar, físico mental y social y no sólo la ausencia de enfermedad”.

Esta definición es la adoptada por los países miembros de la Organización Mundial de la Salud (OMS), desde su constitución en 1948, concibiendo que la salud es un derecho humano fundamental, son multiples los esfuerzos e iniciativas que se han hecho para lograrlo.

En nuestro país, algunos hechos trascedentales han ido encaminados en ese sentido desde 1943, cuando se crean la Secretaría de Salubridad y Asistencia, el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), y el Hospital infantil de México.

En 1960 nace el Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (Issste); sin embargo, uno de los aspectos fundamentales fue la incorporación al Artículo cuarto constitucional del derecho a la proteccción a la salud que tenemos los mexicanos.

El 2004 se crea tambien el Sistema de Protección Social en Salud (Seguro Popular de Salud).

¿Qué es la cobertura sanitaria universal?

El objetivo de la cobertura sanitaria universal es lograr que todos obtengan los servicios de salud que necesitan —prevención, promoción, tratamiento, rehabilitación y cuidados paliativos—, sin correr el riesgo de ruina económica o empobrecimiento, para pagarlos, ahora y en el futuro.

El acceso a los servicios sanitarios o de salud, tiene consecuencias directas en la salud de la población, pues permite a las personas desarrollar plenamente sus capacidades, ser más productivas y contribuir más activamente al bienestar de sus familias y comunidades.

Contribuye para que los niños puedan asistir a la escuela y aprender y evitar que las personas se empobrezcan al no tener que pagar de su propio bolsillo los servicios de salud que requieren.

Por lo tanto, la cobertura sanitaria universal es un componente fundamental del desarrollo sostenible y la reducción de la pobreza, y un elemento clave de todo esfuerzo por reducir las desigualdades sociales.

La cobertura universal es el sello distintivo de un gobierno determinado a mejorar el bienestar de todos sus ciudadanos. Es una ambición de todas las naciones.

Desde 2005 los estados miembros de la OMS, asumieron el compromiso de alcanzarla y un camino para hacerlo ha sido llamado “la tercera transición sanitaria mundial”, tras las transiciones demográfica y epidemioló­gica que se han suscitado.

El calendario y las prioridades de acción difieren sensiblemente de un país a otro, pero la elevada meta de garantizar que todas las personas puedan recurrir a los servicios de salud que necesiten sin riesgo de quebranto económico, es la misma en todas partes.

En México el Plan Sectorial de Salud 2013-2018 marca el camino ha seguir para cimentar las bases de un Sistema Nacional de Salud Universal (SNS). Concientes de que los desafíos son enormes, pero sabedores del gran talento de nuestro capital humano y la capacidad institucional para enfrentarlos y superarlos.

Los desafíos de nuestro SNS son, los cambios producidos en el perfil demográfico que ha originado un proceso de envejecimiento de la población mexicana.

Esta situación en paralelo con la adopción de estilos de vida poco saludables y de riesgo, como la falta de actividad física, la nutrición inadecuada, el sexo inseguro, el consumo de tabaco, alcohol y drogas ilícitas, así como la falta de educación vial y en salud ocupacional, trazan los desafíos que representa el creciente predominio de las enfermedades crónicas no transmisibles como la diabetes mellitus, las enfermedades cardiovasculares, los tumores malignos y las relacionadas con lesiones de causa externa, conformandose así una transición epidemiologica al superado etas ultimas a las enfermedades trasmisbles.

Las consecuencias para la sociedades y las economía de estas enfermedades son devastadores, sobre todo entre las poblaciones  más pobres, vulnerables y desfavorecidas, que enferman y mueren antes que la personas con mas recursos para su atención.

En diversas regiones, las enfermedades no transmisibles son detectadas tardíamente, cuando los pacientes necesitan una atención hospitalaria intensa y costosa como consecuencia de complicaciones graves o episodios agudos.

La mayor parte de esa atención la pagan los pacientes directamente de su bolsillo, en nuestro país 49% de los gastos en salud, practicamente la mitad de las personas aún lo hace de su bolsillo, de lo que puede traducirse en gastos médicos catastróficos.

Por todas esas razones, las enfermedades no transmisibles suponen un doble revés para el desarrollo: año tras año, causan pérdidas de miles de millones de dólares en la renta nacional, y empujan a la gente por debajo del umbral de pobreza.

La prevalencia de las enfermedades no trasmisibles representan uno de los retos más importantes por los altos costos que representa, su atención y control, por ello resulta imperioso generar las condiciones para facilitar el aceso a todas las personas para incrementar las cifras de personas en control de estos padecimientos.

Por ejemplo en la Encuesta Nacional de Nutrición y salud 2012, muestra que sólo una de cada cuatro personas que padecen diabetes se encuentran en cifras de control.

De manera práctica, la cobertura universal consiste en que cualquier persona pueda atenderse en la institución más cercana a su domicilio que prefiera, ya sea del Issste, IMSS o de los Servicios de Salud estatales.

De manera inicial se ha establecido un Acuerdo Nacional para el Intercambio de Servicios, de tal manera que se ha realizado un ejercicio de planeación, sobre los servicios que pueden ofrecer las instituciones en las diversas regiones del estado, para que -de esta manera- en lugar de referirlas desde su comunidad a otro lugar distante de tu propia institución, se podrá remitir a las personas en primera instancia para su atención hacia ese establecimiento, que prestará el servicio convenido y presentará a la dependencia que lo remitió la factura para su cobro.

De esto hay amplia experiencia en el estado y ya se han realizado sesiones amplias de trabajo para concretarlo; sin embargo, habra gradualidad en las acciones hasta llegar a tener un acceso con mayor fluidez y sin contratiempos como sería lo deseable.

Para lograrlo se requiere de momento mayor inversión para:

1. Tener un sistema de salud sólido, de primer nivel de atención, eficiente y en buen funcionamiento, (en la actualidad el 30% de las personas aún siendo derechohabientes del IMSS, Issste o Seguro Popular acuden con medico privado o de farmacia, en primer término por la espera prolongada para una consulta) que satisfaga las necesidades de salud prioritarias en el marco de una atención centrada en las personas.

Se incluyen los servicios para atención de VIH, tuberculosis, paludismo, vectores, control de enfermedades no transmisibles, salud maternoinfantil, prevención de adicciones y su manejo) para lo cual deberá:

* Proporcionar a las personas información y estímulos para que se mantengan sanas y prevengan enfermedades.

* Detectar enfermedades tempranamente.

* Disponer de medios para tratar las enfermedades.

* Ayudar a los pacientes mediante servicios de rehabilitación.

2. Accesibilidad: debe haber un sistema de financiamiento eficiente de los servicios de salud, de modo que las personas no tengan que padecer penurias financieras para utilizarlos. Acceso a medicamentos y tecnologías esenciales para el diagnóstico y tratamiento de problemas médicos.

3. Una dotación suficiente de personal sanitario bien capacitado y motivado para prestar los servicios que satisfagan las necesidades de los pacientes, sobre la base de las mejores pruebas científicas disponibles.

4. Dotar a la unidades hospitalarias existentes del personal y los equipos necesarios para que puedan cubrir con oportunidad la demanda de servicios, disminuyendo el alto diferimiento y frecuentes suspensión de cirugias progrramadas.

El 25% de los derechohabientes en materia de hospitalización tienen que recurrir igualmente a otros servicios publicos o privados ante la ineficiencia de las instituciones a las cuales estan afiliadas.

La cobertura sanitaria universal implica la necesidad de reconocer la función crucial que desempeñan todos los sectores para asegurar la salud de las personas, en particular los de transporte, educación y planificación urbana.

Referencias:

1.- Informe sobre la salud en el mundo 2013,  Investigaciones para una cobertura sanitaria universal, Organización Mundial de la Salud, 2013, Ginebra, Suiza, p, 5.

2.- Programa Sectorial de Salud 2013 – 2018, Salud; México,  2013, p.5.

3.- Dra. Margaret Chan, Directora General de la Organización Mundial de la Salud, Informe sobre la situación mundialde las enfermedades no transmisibles, 2010, Resumen de orientación, Organización Mundial de la Salud, 2011. Ginebra, Suiza, p, iii.

4.- Dra. Mercedes Juan, Sistema Nacional de Salud Universal: experiencia en México, Conferencia Internacional “Hacia la cobertura universal en salud”, Salud, México 2014.

Francisco Javier Muro Dávila es médico cirujano por la UNAM (Ced. Prof. 471325, Reg. SSA 58351), maestro en Salud Pública (ESPM-SSA); presidente del Colegio de Profesionales de Salud Pública del Estado de Sonora. A.C; subdelegado médico del Issste en Sonora; contactos: fj_muro@hotmail.com @MUROFJ

Acerca del autor

Dr. Francisco Javier Muro Dávila es médico cirujano por la UNAM (Ced. Prof. 471325, Reg. SSA 58351), Maestro en Salud Pública, ESPM-SSA (Ced. Prof. 026403 SEC-Sonora), Vicepresidente del Colegio de Profesionales de Salud Pública del Estado de Sonora.

Correo Electrónico

fj_muro@hotmail.com

Twitter

@MUROFJ

Las opiniones expresadas en los artículos de nuestros colaboradores, son de exclusiva responsabilidad del autor, no necesariamente representan el sentir de Proyecto Puente

COMENTARIOS

2 Comentarios

  • Javier Rocha Chapetti dice:

    Felicidades Dr. Muro un excelente articulo.
    Vamos en el camino correcto. Solo nos falta mucho por hacer. Hoy por hoy las Instituciones estan muy limitadas de recursos, es poco en realidad lo que estamos en posibilidad de ofrecer de servicios a los otros Institutos.
    Personal sanitario capacitado y motivado, equipamiento adecuado.
    Son de las limitantes para el exito de la Universalizacion de los Servicios de Salud.
    Recordemos que hoy, el personal responsable de las Unidades Medicas, gana menos que el personal operativo pero carga con mas responsabilidad. Esto viene de una politica erronea de quienes toman las decisiones desde el mas alto nivel. Asi resulta dificil. Hay muchas cosas criticables y muchas mas rescatables. Creo que todavia hay que cambiar muchas cosas para mejorar. Saludos

    • fj Muro dice:

      Estimado amigo hay personas admirables como tú, de gran experiencia que trabajan con pasión y entrega, es lo que se requiere nuestro sistema compromiso y capacidad no improvisación y sobre todo recursos. Gusto de saludarte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *