Las noticias son tóxicas para la salud mental - Proyecto Puente
Proyecto Puente > Opinión > Las noticias son tóxicas para la salud mental

Las noticias son tóxicas para la salud mental

POR Sergio Oliver

De acuerdo a recientes estudios de vanguardia sobre psicología y la neurociencia, se distingue uno relacionado con la salud mental, como el aplicado a una muestra de consumidores de información, a quienes se les preguntó: ¿Cuáles eran las noticias que haya leído o escuchado en los últimos doce meses, que le haya ayudado a tomar una decisión más acertada con relación a su vida privada o profesional?

La hipótesis de trabajo era “la acumulación de noticias informativas que nos llegan por diferentes medios de comunicación no son útiles y perjudican la salud en general”.

Los resultados obtenidos señalan que las noticias son al cerebro lo que el azúcar es al cuerpo;  Son fáciles de tragar, y algunos nos facilitan pequeños bocados de placer, y otros ira y ansiedad, pero ambos nos acaban perjudicando.

Aunque parezca que simplemente nos mantienen informados, las “noticias” nos llenan el cerebro de hechos que carecen de utilidad práctica o teórica alguna para nuestras vidas, que se escapan de nuestro ámbito de acción y que, a menudo, no nos conciernen en absoluto.

Por eso, y a diferencia de lo que ocurre al leer libros, podemos llegar a tragarnos una cantidad ilimitada de titulares, como si realmente nos importara su mensaje.

Ejemplo de cómo opera una noticia en nuestro sistema nervioso:

Son las 7:00 de la mañana y el locutor de una radio o la página de un periódico dice “Aumenta a 5 cifra de muertos por enfrentamiento armado en Hermosillo”. Fíjese muy bien, mi querido lector, y trate de contestar las siguientes preguntas:

¿Cuál es la utilidad práctica o teórica de conocer estos sucesos?, no me diga que es para estar bien informado; ¿qué gana o que pierde al conocer esta noticia?, ¿está a su alcance revertir esta noticia?, por supuesto que nooo.

Ésta y todas las noticias están elaboradas (procesadas) con tintes emotivos para despertar el interés del consumidor porque quien la elabora y quien la difunde operan con un razonamiento de tipo mercantil, ¡es más!, ni a ellos les interesa y la razón es que las noticias no hacen que reflexionemos, ya que lo único que hacen es ayudar a consolidar nuestros prejuicios.

Para reflexionar necesitamos concentración, lo que requiere que no nos interrumpan. Sin embargo, las noticias están especialmente diseñadas para interrumpirnos.

Si le interrumpen constantemente mientras está tratando de reflexionar, sus ideas permanecen en la memoria a corto plazo, sin ninguna posibilidad de que se integren en la memoria a largo plazo, que es precisamente donde se almacenan.

Tales interrupciones permanentes no ocurren solamente en los noticieros o periódicos, con sus incesantes titulares sobre todo y sobre nada al mismo tiempo. También los artículos de los sitios informativos de internet están hoy en día plagados de enlaces, de manera que mientras lee el texto, su atención se desvía del tema.

Desde el punto de vista biológico las noticias estimulan de forma constante el sistema límbico del cerebro. Las catástrofes que se nos anuncian en los titulares todos los días liberan altas cantidades de cortisol, el cual  altera el sistema inmunitario y reduce la producción de la hormona del crecimiento, que se encarga de regenerar el organismo.

estrés crónicvo

Las noticias pueden, por sí solas, someter a una persona con una vida (real) tranquila a una situación de estrés crónico. Los altos niveles de cortisol perjudican la digestión, reducen el crecimiento de las células de la piel, del pelo y de los huesos, aumentan el nerviosismo y hacen más proclive a las infecciones, Puede llegar a sentirse temeroso, agresivo y reducirse su campo de visión. Curiosamente las noticias funcionan como las drogas.

De forma más o menos consciente, estamos al tanto de numerosos temas, desde el caso de la corrupción de exgobernadores hasta la situación de Siria y sus expectativas de convertirse en un califato, pasando por la contaminación del Río Sonora, y los boquetes financieros de los municipios de Sonora.

El objetivo de los medios de comunicación es tratar de “tentarnos” constantemente para que queramos saber “qué pasará después” y de esa forma lograr cautivarnos en este juego de espejos.

Psicológicamente otro efecto particularmente lamentable de las noticias es que nos ahogan con sucesos por los que no podemos hacer nada.

Al escuchar historias sobre las catástrofes varias que asolan todos los rincones del mundo, nos volvemos pasivos y nos vemos sumergidos en un estado de ánimo negativo, pesimista, fatalista, pudiendo incluso perder toda capacidad emotiva o de compasión hacia los demás, así como la ilusión por el futuro.

Otra consecuencia negativa de las noticias en las personas es la función más especializada que tenemos los humanos, me refiero a la creatividad.

Como afirma  el novelista Rolf Dobelli: “No conozco ningún espíritu creativo que haya devorado noticias; ni escritores ni compositores ni matemáticos ni físicos ni científicos; ni músicos ni diseñadores ni arquitectos ni pintores. Por el contrario, conozco cantidad de personas enfermizamente estériles que consumen noticias como si de una droga se tratase”.

Todo ello no quiere decir que en este mundo no necesitemos periodistas. Todo lo contrario, son necesarios para dar a conocer los hechos más importantes relacionados con nuestro destino común, tanto a nivel local como a nivel mundial.

Por lo tanto, no se trataría de dejar radicalmente de estar informado, ni de vivir a espaldas de lo que pasa en el mundo. De lo que se trata es de no volverse adicto a la información (algo a lo que ha contribuido Internet, que ha hecho que si no estamos al tanto de lo ocurrido en el minuto anterior, nos sintamos desinformados).

Y desde luego, la única manera de entender mejor el mundo que nos rodea es leer artículos de investigación extensos y libros.

Finalmente estoy plenamente convencido, que las noticias son capaces de mover tu estructura mental; por eso sugiero tres cosas:

Primera. Poner distancia de la noticia a través del método de filosófico de la contemplación.

Segunda. Identificar y tomar las acciones necesarias cuando sientes que la o las noticias están cambiando tu estado de ánimo. Y

Tercera. No olvides que la noticia siempre está manipulada para tratar de impactarte.

Sergio Oliver Burruel es Master en salud mental y educación UNAM-Unison. paecoliver@gmail.com

Acerca del autor

Sergio Oliver Burruel es Master en salud mental y educación, UNAM-Unison y presidente de la Asociación Sonorense de Psicología Aplicada A.C. (ASPA). FB. Psic. Sergio Oliver

Correo Electrónico

paecoliver@gmail.com

Las opiniones expresadas en los artículos de nuestros colaboradores, son de exclusiva responsabilidad del autor, no necesariamente representan el sentir de Proyecto Puente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *