La oferta cultural de Hermosillo – Proyecto Puente
Proyecto Puente > Opinión > La oferta cultural de Hermosillo

La oferta cultural de Hermosillo

Aquiles Fuentes

Compartir esta nota en redes Sociales

Me llamó mucho la atención, durante el fin de semana del Festival del Pitic, una serie de cuestionamientos en relación a la oferta cultural para Hermosillo.

En las redes, obviamente, vi argumentos “críticos” por los costos, por el programa e incluso, sobre el interés que pueda representar un cantante como José Carreras.

Parto de un principio. Es más tolerable la inversión o “gasto” que haga un gobierno en oferta cultural, que su gasto en publicidad o en “mejoras administrativas” por citar dos casos.

Desde que nacieron, con Dolores del Río como alcaldesa impulsora, las Fiestas del Pitic demostraron que habían llegado para quedarse. En este año las rebautizaron como festival y supimos que el cambio de nombre facilitaba que los organizadores recibieran apoyos federales para traer más y mejores propuestas plásticas, musicales y de espectáculos variados.

¿Qué le aporta a Hermosillo un festival?

Antes que nada, valor de marca. Una ciudad es más competitiva mientras más y mejores eventos que atraigan visitantes se programen a lo largo del año. Ya tenemos a la ExpoGan, por ejemplo. Se especializa en eventos “populares” con la participación de baladistas, grupos norteños, estrellas pop entre otros. Convoca a un segmento de los hermosillenses con gran éxito todos los años.

Las Fiestas del Pitic nacieron con otra orientación. Se trataba de un evento gratuito que conjuntaba grupos populares con una oferta de espectáculos orientados a un público que reclamaba un evento de calidad “internacional” con una oferta cultural más apegada al jazz, el bell canto, incluso la danza. Además, las fiestas subían al escenario a un número importante de creadores locales.

Desde su origen, las Fiestas del Pitic son un instrumento para atraer turismo y para traer a Hermosillo lo que algunos logran ver en Arizona o en el DF.

En este año, el Festival del Pitic tuvo una programación que mantiene viva esa filosofía de la oferta cultural. Buen punto.

Sin embargo, algo ha cambiado en la vida de los hermosillenses durante los últimos años. Nos hemos vuelto más urbanos, más “cosmopolitas”, más globales. Nuestros jóvenes abarrotan las academias y centros de formación cultural como nunca antes. Cada vez son más niños y jóvenes aprendices de danza, de instrumentos musicales, de canto, de teatro, de idiomas y más. De la Unison, por ejemplo, ha egresado un nutrido grupo de jóvenes con una gran formación artística.

Todos ellos reclaman espacios, oportunidades, escenarios y más.

Más aún, en los últimos 2 años han comenzado a surgir, con gran esfuerzo y dedicación opciones culturales que buscan impactar en colonias populares y en diferentes centros escolares. Hay coros, bandas de guerra, nuevos pianistas, violinistas, bateristas, guitarristas, bailarines y más.

Casi todos ellos son menores de 30 años.

Para ellos, nuestros jóvenes, hay que organizar más ferias del libro, más festivales del Pitic, más conciertos con exponentes como José Carreras y hay que llenar más estadios que reciban a voces como la de Plácido Domingo.

Gracias por este Festival y que siempre sigan mejorando. Palomita para los organizadores y doble palomita para el público que lo ha gozado.

Aquiles Fuentes es sociólogo y académico de la Universidad de Sonora. Amiguito46@hotmail.com @affierro46

Acerca del autor

Correo Electrónico

amiguito46@hotmail.com

Las opiniones expresadas en los artículos de nuestros colaboradores, son de exclusiva responsabilidad del autor, no necesariamente representan el sentir de Proyecto Puente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *