El PAN y Padrés: Dos batallas diferentes - Proyecto Puente
Proyecto Puente > Opinión > El PAN y Padrés: Dos batallas diferentes

El PAN y Padrés: Dos batallas diferentes

Luis Alberto Medina

Compartir esta nota en redes Sociales

Una es la del PAN: El partido político que vuelve a hacer oposición. Se trata de reconstruir su imagen, legado, su papel en la sociedad y en la política.

Sus liderazgos, autoridades, militantes, y los más de 400 mil ciudadanos que votaron por ellos, los votos duros. Es su base.

La otra es de Guillermo Padrés y su gente: resolver por la vía penal, las severas denuncias y demandas penales en su contra por delitos que van desde enriquecimiento explicable hasta abuso de poder.

Son dos batallas diferentes que están chocando debido a la naturaleza disímbola. Sí, el exgobernador llegó a gobernar Sonora por las siglas de su partido, pero el partido necesita seguir su camino independiente de la lucha que él, su familia y excompañeros tienen que dar. De lo contrario los dos terminarán sepultados y despreciados por la sociedad para siempre. Hay ya una crisis porque no existe acuerdo en el contenido y forma de la defensa al padrecismo. No habrá estrategia ni estratega de comunicación que alcance si no se separan las dos peleas. Válidas cada una.

Ojo: Es por ayudarse el uno con el otro. Si alguien sabe de escoger batallas es Guillermo Padrés: absorbió todo lo negativo del Acueducto, con conciencia. Él está en un proceso penal complicado. Trae a los mejores abogados de México, que sólo puede pagar un multimillonario polémico, como es su condición actual. Él puede sólo seguir la batalla legal, junto con su gente, bajo una estrategia que no han acordado: ¿Cómo voy a salir a defenderme? ¿Qué puedo decir y qué no puedo decir? ¿Qué debo y no debo hacer? Agustín Rodríguez ha documentado su caso. Ha sabido cómo defenderse. Teresa Lizarraga, también. Pueden o no convencer, pero lo han hecho. El resto se ha escondido y huyó de Sonora. Ese camino es: Defenderse. Pero la desesperación no los ha hecho pensar bien sus pasos. Por ejemplo: Un grave error del ex titular de la PGR, Antonio Lozano, fue decir que la casa de San Pedro del ex Gobernador vale 9 millones de pesos, restó credibilidad y sustento a la defensa. Ése y muchos errores más se siguen cometiendo.

El PAN

El partido es una institución de formación política, ciudadana, de construcción de agenda social. Que se han pervertido en el sistema mexicano, es otra cosa. Pero su función es el desarrollo de cuadros políticos para llevarlos a puestos de elección popular. Acción Nacional necesita volver a sus orígenes. Defender a ex funcionarios que están siendo señalados por corrupción, le restará más, sí, todavía más credibilidad. Terminan pareciéndose más al viejo PRI que defendía lo indefendible. Otro error: Querer desgastar al gobierno del Estado y el municipio en su máxima etapa de aprobación. No es momento de pelea política ni del uno ni del otro. Es tiempo de bajar perfil, reconstruir, pensar y escoger las batallas. El partido necesita una agenda legislativa. El PRI le ganó los temas anticorrupción. David Palafox lidera La agenda, en un excelente esfuerzo, pero nadie le debate del PAN. Dejan ir una gran oportunidad para elevar debate parlamentario. De contra propuestas, de altura.

La oportunidad de Padrés

Guillermo Padrés, como ya lo hemos analizado en este espacio, debe dar una explicación a los sonorenses. Necesitamos saber qué siente, qué piensa, qué pasó y cómo es que se llegó a la descomposición de las cosas. Tiene derecho a dar su versión de las graves acusaciones. Es una oportunidad histórica de redimirse, de aceptar sus errores, de hacer una autocrítica profunda. No lo ha hecho. La única forma de crecer después de una crisis, de reconstruirte, es evaluar, analizar los errores, admitirlos, abrazar la derrota. De lo contrario, los defectos de carácter te hunden: La soberbia, el ego, el orgullo, son antivalores del ser humano. Con poder, se multiplican. Su proceso es diferente al del partido. Basta de victimización: “No agradecen Acueducto, uniformes, estadio”. No, el sonorense no lo valora porque la corrupción y los problemas que dieron opacaron todo resultado. Porque el gobierno traicionó la confianza. La mentira era la política pública de la administración. Dijeron que serían diferentes y no fue así. No podrán avanzar si no aceptan la derrota total y dejan de sentirse víctimas. Y así siguen, ¿por qué? Es momento de asumir el séptimo año.

Luis Alberto Medina es periodista; director de Proyecto Puente, en Radio Fórmula Sonora; Premio Nacional de Periodismo 2014; colaborador de Denise Maerker, columnista en periódico El imparcial y coordinador de la Licenciatura de Periodismo en la Universidad Kino. @elalbertomedina

Columna tomada de El imparcial

Acerca del autor

Luis Alberto Medina es periodista, director de Proyecto Puente noticiero por internet y en Megacable; Premio Nacional de Periodismo 2014. Colabora con Denisse Maerker en Atando Cabos; con Carmen Aristegui, El Imparcial y Animal Político.

Correo Electrónico

luisalberto@proyectopuente.com.mx

Las opiniones expresadas en los artículos de nuestros colaboradores, son de exclusiva responsabilidad del autor, no necesariamente representan el sentir de Proyecto Puente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *