Claudia Pavlovich da el primer golpe contra su gabinete - Proyecto Puente
Proyecto Puente > Opinión > Claudia Pavlovich da el primer golpe contra su gabinete

Claudia Pavlovich da el primer golpe contra su gabinete

Luis Alberto Medina

Compartir esta nota en redes Sociales

El mensaje es contundente. Cimbró al primer círculo político y al Palacio de Gobierno. La renuncia de Natanael Guerrero, exalcalde de Navojoa, tiene mucho impacto. Él pertenecía al grupo político de Miguel Ernesto Pompa Corella, uno de los funcionarios más cercanos a la gobernadora Claudia Pavlovich.

Su arribo a la Subsecretaría de Gobierno fue por su apoyo a la campaña priista en Navojoa en tiempos cuando, el priismo del Sur, estaba con el senador Ernesto Gándara.

Pese a dejar una administración severamente cuestionada lo hicieron funcionario de alto nivel. Pero el arreglo político estaba afectando el ejercicio de gobierno.

A partir de aquí Claudia define su estilo personal de gobernar (parafraseando la tesis del poder de Daniel Cossío Villegas): No importa el compromiso político. El que la hace se va. ¿Así se mantendrá todo el sexenio? Sería lo más sano y saludable. Caiga quien caiga. El sonorense se lo reconocerá.

Cultura priista–panista

El costo de proteger a un funcionario público déspota, corrupto, prepotente, es muy alto a largo plazo. Fue uno de los principales motivos que sepultó al padrecismo.

En el 2000 el PRI perdió el poder en México porque se había convertido en partido de Estado. La cultura priista, adoptada fielmente por el panismo, fue y es esa: Aprovechar el cargo público para hacer negocio personal, perdonar los excesos de amigos, premiar a los corruptos con otro cargo.

Mario Vargas Llosa le llamó la dictadura perfecta porque sin ser un régimen militar como Brasil, Argentina, el sistema era dominado por un poder sin contrapesos por parte del presidente en turno y sus gobernadores, que eran sus empleados. Y así funcionaba en los estados.

El padrecismo emuló al priismo: llenó de amigos, compadres y compromisos el gobierno. Guillermo Padrés, como lo dijo en enero del 2013, era muy débil con sus amigos. Y optó por jugársela con ellos. Sonora no soportó a un panismo vestido de priismo del pasado.

El estilo personal de gobernar

Daniel Cossío Villegas fue uno de los primeros intérpretes del poder del México posrevolucionario. Su obra, en 1974, “El estilo personal de gobernar”, viene del análisis del gobierno de Luis Echeverría. Su estudio afirmaba que, en nuestro país, una parte sustantiva de la política se explica más por las características personales de quien concentra y ejerce en grado desmedido el poder, hablando del presidente, que por las condiciones del sistema en que ese poder se ejerce.

El historiador Lorenzo Meyer interpreta en uno de sus análisis la hipótesis de Cossío y concluye: la esencia de la vida pública en México depende en alto grado de las características individuales de sus presidentes.

Hoy sumaría al análisis que también de sus gobernadores. Cossío Villegas hablaba de una patología de quien encabezaba el poder que se transmitía en su gobierno. ¿Qué quiero decir citando a estos grandes pensadores? Si Claudia Pavlovich hubiera pasado el exceso de un funcionario dejaría el terreno fértil para que cualquiera en su gabinete cometiera errores que perjudicarían la vida pública y a su gobierno.

Hoy la mandataria de Sonora inaugura una nueva etapa en su administración con un estilo personal de gobernar que manda mensaje a sus allegados: si la conducta afecta el gobierno, no cabes en el gabinete.

Así se interpreta y es lo mejor que le puede suceder a Sonora. Uno de los personajes favoritos de la historia de Claudia Pavlovich es Margaret Thatcher, la ex primera ministra de Inglaterra. Única mujer que ha gobernado el Reino Unido. Es recordada como la dama de hierro, porque no se doblaba ante los problemas y tomaba decisiones fuertes cuando lo tenía que hacer.

Preferible en Sonora tener a una gobernadora de hierro a una autoridad permisiva y débil con sus amigos que se la jugaron en campaña o porque se conocen desde la infancia. ¿Quién es el siguiente que se va?

No hay marcha atrás: el orden se pone con acciones y decisiones. Se tiene que empezar una nueva cultura política en Sonora. Basta de protegidos.

Luis Alberto Medina es periodista; director de Proyecto Puente, en Radio Fórmula Sonora; Premio Nacional de Periodismo 2014; colaborador de Denise Maerker, columnista en periódico El imparcial y coordinador de la Licenciatura de Periodismo en la Universidad Kino. @elalbertomedina

(Columna tomada de El imparcial, imagen tomada de Internet).

Acerca del autor

Luis Alberto Medina es periodista, director de Proyecto Puente noticiero por internet y en Megacable; Premio Nacional de Periodismo 2014. Colabora con Denisse Maerker en Atando Cabos; con Carmen Aristegui, El Imparcial y Animal Político.

Correo Electrónico

luisalberto@proyectopuente.com.mx

Las opiniones expresadas en los artículos de nuestros colaboradores, son de exclusiva responsabilidad del autor, no necesariamente representan el sentir de Proyecto Puente

COMENTARIOS

1 Comentario

  • MARCOS RAFAEL SOLANO FONSECA dice:

    LA CABACERA DE LA NOTICIA ES CLARA, Y ESTE SUPER SEÑOR ´PERIODISTA SE PASEA POR EL PASADO. Y LA NOTICIA ES ESCUETA Y ESTERIL. NO ABONA NADA. SE NECESITA EN CEREBRO CON CAPACIDAD DE IQ ALTA PARA GRABARSE TANTO PASADO ESTERIL.. LA NOTICIA ES ESO NOTICIA Y QUE SEA ESO VERAS Y EFICAZ. TANTAN (FINAL)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *