Desprecio histórico e institucional hacia el magisterio - Proyecto Puente
Proyecto Puente > Opinión > Desprecio histórico e institucional hacia el magisterio

Desprecio histórico e institucional hacia el magisterio

Compartir esta nota en redes Sociales

Lo que se hereda no se hurta, y lo que se ve no se pregunta, así rezan dos sabios refranes.

El regreso del Partido Revolucionario Institucional a los órganos de gobierno, federal y estatal, deja claro por los hechos, que hoy -como en el pasado-, las demandas sociales y laborales, el PRI, las resuelve alejado de la razón y el diálogo. Queda claro que al igual que los delincuentes, busca la oscuridad y la violencia como respuesta controladora y autoritaria. La violencia.

Posterior al 15 de marzo pasado, maestros organizados de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación en Sonora y de la Asamblea Magisterial de Guaymas y Empalme, iniciaron un periodo de manifestaciones.

Plantones, marchas y mítines fueron realizados contra el cese de compañeros profesoras y profesores cuya demanda es conservar su trabajo como educadores. Fueron cesados a partir de la aplicación de la Reforma Educativa que contempla la evaluación al magisterio como medida coercitiva, de la que ya hemos hablado en otros espacios.

La demanda de profesoras y profesores al gobierno del Estado, solicitó su intervención como mediador ante el gobierno federal, para que a través de su conducto recibieran el respaldo de un gobierno, que tiene como obligación de Estado, ofrecer a sus habitantes las condiciones óptimas y de seguridad para su desarrollo.

Así fue, de viva voz la gobernadora ofreció el diálogo entre las partes.

Imagino, en caso de que haya sucedido la mediación, que los emisarios estatales al abordar esta difícil situación con el gobierno federal, de entrada recibieron respuesta: este es un asunto federal.

Al no encontrar solución favorecedora en la mediación, el gobierno del Estado reproduce por herencia lo que le corresponde: el atraco a la clase trabajadora. Le corresponde también por evidente, el desprecio hacia las y los profesores y su derecho a disentir, a manifestarse.

El desprecio a las y los trabajadores de la educación, es una historia muy larga  contar, en este país. Cuando después de la Revolución Mexicana el gobierno inicia el plan de alfabetización en el país, se encuentra con que sus educadores fueron insuficientes, no alcanzaban las y los profesores  para distribuirse en todo el territorio nacional. Eran tan pocos y tan alto el analfabetismo, que hubo necesidad de organizar y preparar a las escuelas rurales con profesores habitantes de su región, personas que sin ser profesores eran reconocidas por su honorabilidad y su capacidad de liderazgo entre otras características. Miembros de las comunidades con ahínco, capaces de hacer funcionar a los humildes centros educativos con provisiones que ellos mismos aportaban.

Y así hasta la fecha, las escuelas públicas de educación primaria, secundaria y preparatoria se mantienen por la comunidad. El estado paga solamente los salarios de profesoras y profesores, 3 mil 600 pesos a la quincena aproximadamente para profesores de primaria. Cuando nuestros hijos e hijas tienen sed, nosotros pagamos los garrafones de agua para ellos en el salón, pagamos la limpieza del aula, las hojas que se usan en los exámenes, pagamos a los profesores de danza cuando hay, de teatro y de toda actividad cultural y recreativa que se les imparta. Participamos de festines como kermeses, en las que el dinero obtenido es usado para reforestaciones, construcción de baños, y reparaciones en general.

Hasta el 2003 también nos correspondía a los padres de familia, pagar las clases de inglés. Ese año inició del Programa Nacional de Inglés en Educación Básica, a partir de entonces las y los niños recibieron material de trabajo y nosotros dejamos de subsanar este gasto.

Las y los profesores de inglés que atienden este programa, son contratados cada seis meses, se trabaja por grupos con niños de preescolar y primaria, el salario es de 750 pesos por grupo, el máximo de grupos a atender es ocho, y las clases son tres veces por semana. Con ocho grupos son veinticuatro horas a la semana, más o menos 8 mil pesos al mes gana un profesor de inglés.

Desde que inició el programa no se ha aumentado nada al salario, no se pagan vacaciones, apenas se ha conseguido bajo presión un bono el mes de julio, se atienden grupos de hasta 45 niños. No hay aguinaldo, prestaciones de ningún tipo y menos pensar en la jubilación.

¿Por qué son los profesores los que no tienen derechos de ley? ¿Por qué los ahorros deben hacerse a partir de quienes menos tienen?

Qué tal considerar que los funcionarios públicos no tengan servicio médico ni vacaciones pagadas, tampoco aumentos salariales, aguinaldo ni pensiones para su jubilación, por ejemplo.

Sonora se encuentra entre las ocho entidades con mayor número de maestros con resultados insuficientes. ¿Por qué tenemos estos números? Imagine usted todas las causas como probables, pero solo una es certera: el Estado mexicano es, con los profesores y profesoras un “gandalla” y miserable.

“Gandalla” al no brindar mejores salarios a pesar de las pesadas cargas de trabajo con grupos de hasta 45 niños, miserables al negarles los derechos de ley como trabajadores, aguinaldo, vacaciones, jubilación, servicio médico y más, que por ser servidores de la educación, les corresponde.

Con estos datos y acompañado de “lo que se ve no se pregunta” digamos que deberían tener vergüenza quienes enarbolan la reforma educativa diciendo que es, en aras de elevar la calidad de la educación.

No es casualidad que no se destine dinero suficiente a la educación, y que el Estado mexicano no cumpla con su función de formar una sociedad ilustrada

Poco les importa la educación a quienes nos gobiernan, porque no es posible que no se den cuenta de sus desequilibrios en la distribución de presupuestos. Sí se dan cuenta, y obviamente no destinarán mayor esfuerzo para mejorar las condiciones de profesores y alumnos, no sacrificarán sus privilegios ni distribuirán el dinero en beneficio de los trabajadores. No lo harán, empezando por el gobierno del Estado.

Desprecio por el magisterio y sus demandas es lo que explica el desalojo que sufrieron profesoras y profesores de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación en Sonora y de la  Asamblea Magisterial de Guaymas y Empalme, cuando el pasado 22 de marzo en Hermosillo -por la madrugada- fueron sorprendidos y despojados de su campamento y sus propiedades, frente a Palacio de Gobierno.

La represión del gobierno estatal, el desalojo, el despojo y la combinación de una falsa moral que, por un lado, ante las apariencias muestra una sonrisa reconstruida a la ciudadanía, y por otro, usa el desalojo y la violencia en manos  de la policía estatal – salida de Palacio – muestra sin duda que la violencia, virtud heredada del viejo PRI es ya la estrategia del gobierno en turno.

Apenas hace unos días, escuché decir a Hanan Al Hroub, mujer palestina reconocida como la mejor maestra del mundo: “Podemos cambiar el mundo para mejor, maestras y maestros podemos”. Lo suscribo, si podemos, ante este desprecio, estamos obligados a apoyar a nuestras y nuestros educadores.

Por último, sugiero que en vista de que se construye el  Diálogo Nacional por la Educación, el gobierno del Estado ponga el ejemplo y haga lo que le corresponde en beneficio del magisterio sonorense. Así como también, que el Estado renuncie a la promoción de estereotipos de maestras y maestros bien portados que de la noche a la mañana se convierten en diputados.

María Dolores Rodríguez Tepezano es licenciada en Ciencias de la Comunicación por la Universidad de Sonora; pasante de maestría en Educación, por la Universidad Pedagógica Nacional; promotora en Gestión Cultural por el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes; fundadora de la Red Sonorense por la Defensa de los Derechos Humanos Laborales.

Acerca del autor

María Dolores Rodríguez Tepezano es licenciada en Ciencias de la Comunicación por la Universidad de Sonora; pasante de maestría en Educación por la Universidad Pedagógica Nacional; promotora en Gestión Cultural por el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes; fundadora de la Red Sonorense por la Defensa de los Derechos Humanos Laborales.

Correo Electrónico

mariadolores_tepezano@hotmail.com

Las opiniones expresadas en los artículos de nuestros colaboradores, son de exclusiva responsabilidad del autor, no necesariamente representan el sentir de Proyecto Puente

COMENTARIOS

1 Comentario

  • HECTOR M dice:

    COMO VAMOS A AVANZAR EN MEXICO., SI LA CULTURA QUE TIIENEN LOS MAESTROS EN GENERAL O SEA EN TODO MEXICO ..ES LA CULTURA DE MUCHAS AUSENCIAS..ABANDONOS….HUELGAS..CERRAR ESCUELAS COMO SI FUERAN DE SU PROPIEDAD, BASTANTES DIAS INHABILES., POR CONQUISTAS DE SINDICADO., HERENCIAS DE PUESTOS ETC. ETC. ETC. COMO QUEREMOS UN CAMBIO ? SOLAMENTE LO QUE SE ESTA EJECUTANDO LAS REFORMAS PONIENDO ORDEN…..
    PUROS MITINI ENTRE OTROS. SEAN CONSCIENTES Y UNANSE Y SOLIDARICENCE CON MEXICO.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *