Sonora anomia social y salud mental - Proyecto Puente
Proyecto Puente > Opinión > Sonora anomia social y salud mental

Sonora anomia social y salud mental

POR Sergio Oliver

Sirvan estas líneas en este espacio como oportunidad para comunicar y manifestar mi compromiso profesional y mi incansable búsqueda de compartir con todos aquellos interesados (as) una explicación diferente acerca de la salud mental, dejando a un lado el modelo biomédico que por años ha prevalecido, y que si bien es cierto ha servido de contención, no nos ha proporcionado un esquema más amplio que permita analizar dicha problemática como consecuencia desde el orden social y su relación con el bienestar social, concepto cada vez más solicitado para la explicación de la salud mental como tema de primer orden en esta nuevo siglo.

Plantear los problemas mentales de los individuos como consecuencia de un modelo de salud encadenado a la enfermedad y centrado en la presencia dentro del sujeto de síntomas físicos o psicológicos, suspendido en el vacío, tratando de explicarse a través de la Psicología clínica tradicional, es un esfuerzo inerte.

Si bien es cierto que los modelos de integralidad o también llamados holísticos, se reducen a una batalla conceptual cada vez más sangrienta en el campo de la investigación científica, poco han aportado para el esclarecimiento de cómo se llega a la enfermedad mental.

En mi opinión, cada vez estoy más convencido del poder que ejerce el ambiente dígase sociedad en el sujeto la cual es tan poderosa para bien o para mal que difícilmente te puedes zafar de ella.

Por esa razón la problemática de la salud mental debe ser abordada desde la perspectiva eminentemente social, de grupo, comunidad, de políticas del bienestar, etcétera, el tratamiento farmacológico es un tratamiento de rehabilitación, es un tratamiento que tiene que ver con las consecuencias del desorden social, y todo lo implicado en ello; por eso insisto tal como se pronunció conjuntamente la Organización Mundial de la salud (OMS) y el colegio de profesionales de la salud mental del Reino unido que, a la salud mental se le debe otorgar el nivel de atención que se le da a la salud física en todo el mundo.

En Sonora la política que rige esta temática está basada fuertemente en la concepción biomédica, (debido a intereses gremiales) que desde mi punto de vista muy poco abona para impulsar una visión mucho más amplia para la comprensión de esta problemática que ya es distintiva en nuestro estado, y más aún cuando la mayoría de estudiosos clasificamos a Sonora como una sociedad simplista con carencias de educación muy serias en el plano de la convivencia social.

Finalmente concluyo citando a Émile Durkheim uno de los padres de la sociología que sostenía sin mucho esfuerzo que:

  1. El trastorno mental depende necesariamente de causas sociales y constituyen por ello fenómenos colectivos.
  1. Dichas causas se centran en la “constitución moral” de las sociedades, y se concretan en tendencias de la colectividad que penetran irremediablemente en los individuos.
  1. Se trata de corrientes de tristeza y melancolía colectiva (alteraciones morbosas de la sociedad) que invaden la conciencia de los individuos desde fuera.
  1. Esas corrientes son fruto de la organización social, es decir, de la manera como están asociados los individuos, de sus modelos y patrones de relación.
  1. Cuando la organización y el ordenamiento social no es capaz de llegar a “una integración suficiente para mantener a todos sus miembros bajo su dependencia”, cuando impide que el individuo “se sostenga unido a ella” y se sienta más solidario, la salud mental corre el riesgo de quebrarse de manera definitiva.

Retomando el caso Sonora, estos conceptos pueden traducirse en la llamada anomia social que significa la falta de normas o incapacidad de la estructura social de proveer a ciertos individuos de lo necesario para lograr las metas de la sociedad; este concepto también ha ofrecido una de las explicaciones más convincentes de la conducta desviada en el individuo y en la sociedad.

Ejemplos: grupos de autodefensa en las colonias, crecimiento de indigentes, la corrupción desde la percepción costo-beneficio, delincuencia, y violencia en todas sus manifestaciones entre otros fenómenos sociales.

 

Sergio Oliver Burruel es Master en salud mental y educación UNAM-Unison. paecoliver@gmail.com

Acerca del autor

Sergio Oliver Burruel es Master en salud mental y educación, UNAM-Unison y presidente de la Asociación Sonorense de Psicología Aplicada A.C. (ASPA). FB. Psic. Sergio Oliver

Correo Electrónico

paecoliver@gmail.com

Las opiniones expresadas en los artículos de nuestros colaboradores, son de exclusiva responsabilidad del autor, no necesariamente representan el sentir de Proyecto Puente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *