Dicen que dinero no hay... pero sí hay - Proyecto Puente
Proyecto Puente > Opinión > Dicen que dinero no hay… pero sí hay

Dicen que dinero no hay… pero sí hay

Compartir esta nota en redes Sociales

Casi como disciplina, monitoreo los medios de comunicación -digamos de manera continua-, especialmente los radiofónicos, cada día de cada mes, en todos los horarios.

En ellos el tema de los altos sueldos a funcionarios públicos cobra relevancia de manera constante, en noticieros, programas de análisis, de salud pública y de entretenimiento, conductores y radioescuchas manifiestan su rechazo cuando por alguna razón el tema es abordado en cabina.

Apenas hace dos años, mientras atendía el canal del Congreso recuerdo haber escuchado en vivo las negociaciones entre los estudiantes y la administración del Instituto Politécnico Nacional; la comunidad politécnica demandaba en ese entonces a la administración -entre otras cosas- la derogación de los planes de estudio que tecnificaban la educación superior; eliminación de pensiones vitalicias de los ex directores; y, el aumento al presupuesto para educación superior, ciencia y tecnología.

En el debate, ante esta última demanda, la respuesta fue contundente “el gobierno no tiene más dinero” dijo la administración. Más contundente fue la respuesta de los jóvenes: y si no hay dinero ¿por qué compran un avión de 6 mil 769 millones de pesos para la Presidencia?, cuestionaron.

La falta de dinero en la administración pública del estado de Sonora, es un tema que raya en la burla en boca de nuestros representantes.

Sonora es un estado con grandes litorales, frontera con Estados Unidos, recursos minerales de gran dimensión, industria maquiladora en todos sus municipios, ríos y tierras fértiles para la agricultura, y un sinfín de recursos que lo mantienen como un estado rico.

¿Por qué la gobernadora del Estado dice que no hay dinero para evitar los despidos de trabajadoras y trabajadores del Isssteson? ¿Por qué el rector de la Universidad de Sonora declara que no hay dinero para los aumentos salariales y prestaciones de trabajadoras y trabajadores del Alma Mater? ¿Realmente están trabajando en un plan de austeridad?, tal como lo han declarado.

A pesar del robo que en el pasado las administraciones gubernamentales han consumado, Sonora sí tiene dinero y por lo que se ve, no parece que el rector de la Universidad de Sonora, ni la gobernadora del estado trabajen bajo un plan de austeridad.

En mi opinión la distribución de presupuestos, gastos y salarios no es correcta, por el contrario es inequitativa e injusta por decir lo menos, empezando por los altos sueldos a funcionarios.

En el sector salud anteponer que el director de Isssteson gane 111 mil 971 pesos y cuatro subdirectores de entre 72 a 82 mil pesos al mes, en condiciones críticas de salud pública en el estado, es un acto de ignominia para la población.

Tenemos un estado con enfermedades crónico degenerativas, ocupamos el quinto lugar a nivel nacional en obesidad, condición que desarrolla todo tipo de enfermedades mortales. Cuarto lugar enmortalidad en casos cáncer de mama. Un índice de suicidio en mujeres, hombres y adolescentes muy por encima de la media nacional, y diabetes de diferentes tipos, incluso en niñas y niños inundan los consultorios médicos, por ejemplo.

En la Universidad de Sonora el rector tiene un salario de poco más de 90 mil pesos mensuales. A pesar de los vaivenes presupuestales en que se ve involucrada la institución año con año, al inicio de su la administración Grijalva Monteverde creó sin contemplación legal alguna la Secretaría de Finanzas, que lejos de favorecer a la austeridad de la institución, genera una carga económica obesa que duplica las funciones con la Tesorería.
Medidas como esta no parecen ser de austeridad, por el contrario son, en mi opinión, medidas personales –personalísimas-, que en nada contribuyen al desarrollo de la educación en nuestro estado.

Dejar sin trabajo a la población no es una medida de austeridad, tampoco lo es no brindar las condiciones laborales justas a las y los trabajadores. Bajar los desorbitantes sueldos de quienes nos representan y disminuir sus gastos de representación sí lo es.

Las y los trabajadores deben mantenerse en un buen sistema de justicia laboral. Es, de cada persona, un derecho humano el trabajo digno y bien remunerado. Para ello nuestros administradores del dinero deben perseguir y consumar objetivos satisfactorios, programar medidas basadas en censos, probabilidades y hasta en buenos deseos. Medidas satisfactorias que se reflejen en la sociedad, como el aumento a la matrícula universitaria en todas las instituciones, la disminución de enfermedades, y la contratación de profesionistas eficientes que atiendan estos dos sectores tan golpeados.

Hasta hoy el desempeño de nuestros gobernantes en general ha sido insuficiente, causa por la que la sociedad consideramos inmerecidos sus salarios.

En estos días escuchamos muy desafortunadas declaraciones por parte de la gobernadora del estado y del rector de la Universidad en torno al tema de las y los trabajadores. Sus palabras merecen de su reflexión. Están obligados a cumplir con su responsabilidad de gestión como servidores públicos y encontrar las formas de bienestar para la sociedad.

Solo que en lo personal todavía dudo de su reflexión. Veo bajo sus rostros compungidos una mentalidad pequeñoburguesa a la que habría que ver si renuncian, al menos en el periodo de su gestión pública.

María Dolores Rodríguez Tepezano es Licenciada en Ciencias de la Comunicación, por la Universidad de Sonora. mariadolores_tepezano@hotmail.com

(Imagen tomada de internet).

Acerca del autor

María Dolores Rodríguez Tepezano es licenciada en Ciencias de la Comunicación por la Universidad de Sonora; pasante de maestría en Educación por la Universidad Pedagógica Nacional; promotora en Gestión Cultural por el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes; fundadora de la Red Sonorense por la Defensa de los Derechos Humanos Laborales.

Correo Electrónico

mariadolores_tepezano@hotmail.com

Las opiniones expresadas en los artículos de nuestros colaboradores, son de exclusiva responsabilidad del autor, no necesariamente representan el sentir de Proyecto Puente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *