Hermosillo tiene otro Plan de Desarrollo - Proyecto Puente
Proyecto Puente > Opinión > Hermosillo tiene otro Plan de Desarrollo

Hermosillo tiene otro Plan de Desarrollo

POR Felipe Mora Arellano

Por ley, los presidentes municipales están obligados a presentar un Plan de desarrollo al poco tiempo de que asumen el cargo. El jueves 25 de febrero lo hizo Ignacio Acosta, presidente municipal de Hermosillo.

Para los presidentes se trata de un día muy importante y quieren toda la atención y reflectores, pues consideran que el Plan es algo así como un parto, aunque en realidad el producto es un texto que indica qué se quiere para la ciudad, cómo, en qué cantidad y calidad y para cuando.

Desafortunadamente, los medios, las redes y la gente pusieron más atención en los despidos del personal del Isssteson, la toma de calles y la presencia de las policías para desalojarlos, y el Plan de desarrollo fue hecho a un lado.

Con todo, la ciudad tiene otro plan. Se trata de un documento de 386 páginas, extenso y de detalles que debe ser leído con atención.

Digo que se trata de otro plan, porque el anterior correspondió al del gobierno de Alejandro López Caballero para el periodo 2012-2015. Un documento de 350 páginas que también tenía una estructura básica semejante al que presentó el presidente Acosta: una visión, una misión, ejes (cinco contra siete del actual), programas, acciones y metas.

Los lemas del anterior plan fueron Planeación estratégica participativa y Hermosillo tu gobierno ciudadano. Desconozco si alguien lo evaluó como para saber qué de lo propuesto se logró y sobre qué base está fincándose el nuevo plan.

El Plan actual tiene algunas diferencias con el anterior, citaré las que alcancé a percibir (http://www.hermosillo.gob.mx/descargas/plan_municipal_de_desarrollo_2016-2018.pdf). Se trata de un proyecto de ciudad que no acaba en 2018 sino que ve hacia el 2040, año en que quizá se tenga un “Hermosillo con todo”, que es el lema de este Plan.

Hasta ahora pocas son las políticas que trascienden allende los periodos sexenales, porque cada administración quiere distinguirse de la anterior y ser identificada como una de cambio. Así que nadie asegura algo para dentro de 24 años.

El Plan actual tiene un mejor diseño visual que el anterior –los consulté en intenet-, de manera que facilita su lectura. Desarrolla un poco más sus diagnósticos y ofrece cifras interesantes que habría que ver en qué medida los programas, líneas y metas los tomaron como referencia (se supone que sí porque dicen haber empleado la metodología del marco lógico).

Los medios impresos destacaron lo imponente de su contenido: siete ejes rectores, 51 objetivos estratégicos, 235 programas y 651 metas. El eje que reúne la cuarta parte del total de las metas (164) es el de “Hermosillo con inclusión, equidad, en familia con valores”.

Si el Plan se hubiera presentado el día en que se tomó posesión del cargo, deberían lograrse 18 metas por mes, pero como se presenta cinco meses después, entonces el número de metas a cumplir será de 21 por mes.

A propósito de lo anterior, es posible lograr las metas –o rebasarlas, incluso- dependiendo de cómo estas sean enunciadas. Por ejemplo, en la columna de líneas de acción y metas suelen indicarse cosas como las siguientes que marcan la diferencia en su cumplimiento.

“Recibir 720 peticiones ciudadanas del programa calle por calle” (a razón de 23 por mes en el periodo de gobierno que resta); si pasa de ese número de peticiones seguro será celebrado como que se rebasaron las metas, si no se llegó a la cifra se puede decir que los ciudadanos no pidieron porque sus demandas estaban satisfechas. Otro ejemplo es el de “realizar pagos de acuerdo con la suficiencia de recursos (p. 87), ¿será esta una línea o una meta?

También tenemos algo como “promover el bienestar de los jornaleros fomentando su organización…” No se indica ni qué ni cómo, pero supongo que hasta una charla o una visita para decirles que es necesario que se organicen puede contar como meta cumplida.

Igual que la promoción de políticas públicas en apoyo a las mujeres con acciones orientadas a la perspectiva de género, donde proyectar un filma o dar unas pláticas pueden pasar como metas cumplidas. A diferencia de ofrecer 99 cursos de defensa personal (sic) a mujeres, que sí indica la cantidad aunque no se hable de su duración.

Asimismo se indica algo como “impulsar decididamente (sic, aunque se supone que todo lo que se habrá de impulsar deberá ser de la misma manera) tareas de vinculación, cooperación e intercambio con otros municipios del país”. Cualquier cosa que se haga y que caiga en este rubro podrá ser considerado como meta cumplida.

En la firma del convenio de colaboración con TECMED para residuos sólidos, está claro que la meta se cubre con el hecho de que este se firme, pero en el caso del número importante de proyectos que se pretende llevar a cabo (Kino Mágico, por ejemplo) su cumplimiento es la presentación de ellos y no necesariamente su realización o ejecución, a diferencia de indicar que se construirán cinco centros comunitarios, donde esa será la meta.

Y algo curioso resulta esta línea-meta: mantener la presencia del personal de avanzada en todos los eventos donde estará presente el presidente municipal. Habré de revisar el capítulo XI de indicadores para conocer cómo medirán esta y las tantas metas que se propone el Plan.

De todos esos detalles, avances y resultados tendrá que estar atento el Comité de Planeación Municipal (COPLAM) que se reunirá dos veces por año y el cual supongo se hará de ojos y oídos para conocer la opinión de los ciudadanos y que no resulte solamente su percepción. Este mecanismo es una de las características que al parecer lo distingue del anterior Plan. Por cierto, me llamó la atención que, de los 73 miembros que lo integran, sólo participan ocho mujeres, casi el 11%.

Felipe Mora Arellano es profesor de tiempo completo del Departamento de Sociología y Administración Pública de la Universidad de Sonora. fmora@sociales.uson.mx

Acerca del autor

Felipe Mora Arellano es profesor de tiempo completo del Departamento de Sociología y Administración Pública de la Universidad de Sonora.

Correo Electrónico

fmora@sociales.uson.mx

Las opiniones expresadas en los artículos de nuestros colaboradores, son de exclusiva responsabilidad del autor, no necesariamente representan el sentir de Proyecto Puente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *