Chema Armenta

Volviendo a las citas

  Mañana regreso a eso de las citas. Mañana tengo una. Estoy nervioso desde ya porque ella me gusta. No soy bueno en esta área, siempre termino contando chistes malos y fuera de tiempo, queriendo...

Mar abierto

Decidí ir a vivir a ese espacio benigno, de aguas tranquilas, donde habita el alma; ese que algunos llaman corazón. Me vine navegando en una barca construida de pedazos de nostalgias, terrores, angustias...

El escribidor

Quiero escribir hoy, por ejemplo, que a pesar de todo, aún creo, existen buenos políticos, con verdaderos ideales y no con mentirosas intenciones. Que estoy seguro que un puñado de familias son dueños...

Carta al niño

Perdóname. No es ni por asomo la vida que habíamos planeado. Si soy honesto, nuestra vida ha sido una improvisación desvergonzada. No te voy a engañar: no hay esposa, no hay hijos ni fortuna. No soy...

La vida, y punto

Se aprende a evolucionar cuando se acepta el dolor y se deja atrás el sufrimiento, que no son la misma cosa. Quien se niega a reinventarse, niega su propia naturaleza, su existencia. Quien no se hace...

El último perro para chop suey

Tengo que decirlo como es: me están correteando los chinos desde hace días. Parece que se les acabaron los perros y yo soy el último de mi especie vivo, por lo menos en el barrio. En la mañana que...

“Pipo”

A él no le importa que haya ganado Trump. Come croquetas como si me odiara. Brinca, por Dios, cómo brinca. Tiene dos meses de haber nacido pero la energía de un adolescente sin control de sus hormonas....

Si te hubieras casado conmigo

No te pediría mucho. Un par de “te amos” diarios, café cargado, caliente, con poca azúcar. Pan de maíz una vez por mes, una copa de vino por las noches, que me enseñaras a querer a los gatos,...

A tres escalones del cuarto piso

Estoy a tres escalones del cuarto piso. He vuelto a fumar más por necesidad que por necedad; de alguna manera extraña, cuando lo hago  me siento acompañado, incluido, con carácter. El alma no tiene...

Mi novia imaginaria

Ella vive en el departamento que arrendo, ese lugar que tiene espíritu de departamento, pero cuerpo de armario. Se levanta desde temprano a preparar el desayuno: pan tostado, dos rebanadas de jamón,...