Un hombre descubre un “life hack” abriendo su cerveza en un tren (VIDEO) - Proyecto Puente
Proyecto Puente > Sorpréndete > Un hombre descubre un “life hack” abriendo su cerveza en un tren (VIDEO)

Un hombre descubre un “life hack” abriendo su cerveza en un tren (VIDEO)

POR Internet

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someone

El tuit viral de Patrick Dalton cuenta una historia de ingenio y supervivencia.

El lunes, este fotógrafo de Reino Unido publicó un video de sí mismo abriendo sin problemas una botella de cerveza, sin la ayuda de un destapador o un encendedor, sino utilizando las ranuras de ventilación en un tren suburbano.

“¡Acabo de descubrir un life hack para el @SouthernRailUK!”, tuiteó Dalton, mencionando a la compañía de ferrocarriles que, aunque probablemente sin darse cuenta, le proporcionó a él y a otros viajeros incontables destapadores de cerveza.

Eufórico, se comparó con el espía de televisión MacGyver, aunque rápidamente rebajó su ingenio al nivel de un Fonzie. El primer tweet de Dalton obtuvo más de 4,000 retweets y 14,000 likes, así como cientos de comentarios que aplaudían su logro.

Técnicas increíbles y sin duda muy prácticas, pero todo lo anterior plantea una pregunta importante: el importantísimo “¿Por qué?” Según Dalton, quien ya documentó la vida cotidiana británica en una colección de libros de fotografía llamada Shit London, fue tanto aburrimiento como supervivencia. “El servicio de trenes en el Reino Unido es tan poco confiable que beber es casi un requisito para soportar el tedio aplastante de otro viaje retrasado”, explicó Dalton a MUNCHIES vía correo electrónico, y ese tedio produjo un momento de lucidez.

“No tenía un destapador o cualquier otra herramienta útil, de pronto estaba en medio de una situación de supervivencia”, relata Dalton. “Pero cuando el peligro amenazante de la deshidratación me acariciaba, la sabiduría de Bear Grylls regresó a mí: ‘Improvisar. Adaptar. Superar’. Miré hacia arriba y parecía que la ventilación en el techo podía salvarme. Levanté la mano, la tapa de la botella se deslizó perfectamente y, con un silbido de satisfacción, la tapa de la botella se abrió. ¿Habrá sido una intervención divina? ¿Quién sabe? Yo no”.

No importa cómo lo mires, este destapador fue un regalo de arriba.

Información tomada de www.vice.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

NOTAS RELACIONADAS