La lengua de los farsantes - Proyecto Puente
Proyecto Puente > Opinión > La lengua de los farsantes

La lengua de los farsantes

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someone

¿A poco no puede el Instituto Sonorense de Cultura cambiar dos lámparas fundidas en una biblioteca a su cargo?

Resultan increíbles las condiciones materiales en que se encuentran distintas bibliotecas públicas del municipio de Hermosillo. Viejos escritorios, viejos libros, malas instalaciones en los servicios de consulta digital y hasta viejas lámparas fundidas, eso es lo que se encuentra al ingresar en estos espacios que tanto han costado a verdaderos amantes del saber.

En Sonora, como en el resto del país, el tema del fomento a la lectura es un de obligatoriedad para el Estado mexicano. A través de instituciones educativas públicas y privadas la Secretaría de Educación y Cultura en la entidad debe encaminar todos los esfuerzos necesarios para ofrecer las condiciones óptimas y los programas adecuados de fomento a la lectura.

El estudio “La Comprensión Lectora en los Egresados de Educación Media en Sonora”, publicado en enero del 2014 por Martha Olivia Peña Ramos y José Ángel Vera Noriega, en su página de Internet señala como objetivo de la investigación: la medición y la descripción del nivel de comprensión lectora en la comunidad de egresados de educación media superior en el estado de Sonora.

En esta investigación del Instituto de Innovación y Evaluación Educativa del estado de Sonora, IEEES, encontramos como dato relevante, que de un total de 108 países evaluados, México ocupa el penúltimo lugar mundial en lo que a hábitos de lectura se refiere, apenas el 2% de la población cuenta con dicho hábito de manera permanente, según la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) en su informe de 2010.

Otros datos que ofrece el estudio de Peña Ramos y Vera Noriega, indican que Sonora en el 2013, obtuvo en lo relativo a la variable de habilidad lectora en la prueba Enlace (Evaluación Nacional de Logro Académico en Centros Escolares, 2013) un nivel de insuficiente de 14.6, en el elemental 31.2, en el bueno 46.5 y en el nivel excelente 7.8 con un total de 26,927 alumnos (Enlace, 2013).

Por otro lado el informe del programa “Sonora Lee”  nos muestra en lugar número 30 a nivel nacional en materia del hábito de la lectura y en habilidades lectoras. Ahí mismo encontramos que, de acuerdo con datos señalados por la Secretaría de Educación Pública, Sonora se ubica en el lugar número 30 sólo por encima de Chiapas y Oaxaca (Instituto Sonorense de Cultura, 2014).

¿Sabrá el Secretario de Educación, el Pato Lucas, de estas cifras?

Las cifras son desastrosas y se arrastran a la actualidad por lo menos desde 2010, año en que inició a través del Instituto Sonorense de Cultura el mencionado programa “Sonora Lee”.

Las cifras lo dicen todo, este valioso ejercicio no ha dado los frutos esperados, quienes se han incorporado como colaboradores en el fomento a la lectura reciben apenas miserables gratificaciones a modo de honorarios, en su mayoría a través de becas. Entre los pronunciamientos como ejes rectores al arranque del programa, “Sonora Lee” encontramos:

Lo más importante en estos momentos es brindarle a las nuevas generaciones las herramientas para que salgan delante de una forma más integra y consciente de la realidad social que los rodea.1

Ofrecer el apoyo necesario para convertir a cada biblioteca de la entidad en un centro de promoción cultural.2

¿Por qué las instituciones encargadas no cumplen al menos con sus obligaciones materiales? ¿Cómo se puede leer con lámparas fundidas por meses? Por ejemplo, en la sala Alejandro Carrillo Marcor al interior de la Biblioteca Pública Central. ¿Qué atractivo tiene para el lector acudir a una biblioteca desfasada en su bibliografía?

Leer implica un compromiso compartido, por un lado se encuentra el individuo y por otro, y el más importante, el Estado que, a través de sus instituciones educativas, tiene obligación, para eso está, para desarrollar estrategias y programas fructíferos que eleven los hábitos de lectura desde la infancia.

Es muy vergonzoso el tema de la lectura en Sonora, quienes ocupan puestos en este sector de la educación, deben predicar con el ejemplo.

De las presentaciones de libros a las que han asistido el Secretario de Educación y Cultura y el Director del Instituto Sonorense de Cultura en lo que va del sexenio, me pregunto, ¿cuántos libros habrán comprado, cuántos habrán leído? No lo sé, lo que sí sé, es que se les nota lo poco que leen.

Y mientras las bibliotecas están olvidadas, el Secretario de Educación y Cultura, “el Pato de Lucas”, ofrece programas de lucimiento como “Jóvenes de 100” donde se destinan miles de dólares para su ejercicio, además dicen que quiere ser candidato a la presidencia municipal de Hermosillo -me sonrío con lo que llaman pena ajena- y si Peña que no ha leído más de tres libros en su vida es presidente de México, pues las aspiraciones del político sonorense no resultan imposibles. Aunque ambos no lean, no sepan pensar y en consecuencia no sepan hablar, porque eso también se nota.

“La lengua basura nos convierte en muñecos al servicio de los farsantes. Pensar con claridad era para Orwell el primer requisito de la salud pública”.3

Referencias:
-Peña Ramos Martha. Vera José Ángel. La comprensión lectora en los egresados de educación media superior en Sonora.
-Programa estatal Sonora Lee ISC.
– Jesús Silva Herzog Martínez. Nexos (1 de Noviembre de 2017) De la soledad a la soledad.

Acerca del autor

María Dolores Rodríguez Tepezano es licenciada en Ciencias de la Comunicación por la Universidad de Sonora; pasante de maestría en Educación por la Universidad Pedagógica Nacional; promotora en Gestión Cultural por el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes; fundadora de la Red Sonorense por la Defensa de los Derechos Humanos Laborales.

Correo Electrónico

mariadolores_tepezano@hotmail.com

Las opiniones expresadas en los artículos de nuestros colaboradores, son de exclusiva responsabilidad del autor, no necesariamente representan el sentir de Proyecto Puente

COMENTARIOS

1 Comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

NOTAS RELACIONADAS