Delitos sin castigo en México - Proyecto Puente
Proyecto Puente > Puenteros Ciudadanos > Delitos sin castigo en México

Delitos sin castigo en México

POR Javier Cázares

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someone

Nos hemos acostumbrado en nuestro país a conocer nuevos casos de corrupción casi todos los días, a veces del gobierno federal, luego de algún gobernador y también muy seguido a nivel municipal.

Cada que vemos una de estas noticias nos da coraje, despotricamos contra el funcionario en cuestión, pero al poco tiempo pasa la molestia de ese evento porque ya tenemos una, dos o tres nuevas situaciones de corrupción igual o peor de malas que las anteriores.

Obviamente no sólo se da la corrupción en el sector público, tenemos muchos casos de abusos y agandalles también entre los ciudadanos, lo mismo que casos de robos, despojos, daños en propiedad ajena, y una gran cantidad de delitos que sigue creciendo.

Lo más grave de esta situación es que ha creado una cultura de falta de respeto a las instituciones, a las leyes y en última instancia al país; muchas personas se salen con la suya, en detrimento del bienestar de todos los demás.

En el caso de Sonora un monumento a la impunidad es la circulación de automóviles chuecos, solapado por las autoridades supuestamente por estar preocupados por la economía familiar, cuando en realidad podemos recordar que esta situación se repite cada vez que hay elecciones, en especial a nivel federal, ya que regularizarlos genera la “buena voluntad” de dichas familias para con el candidato que les sea señalado.

El robo en casa habitación o de automóviles nos ha pegado muy fuerte en esta ciudad, aunque esperamos que, al dificultar la venta de artículos en casas de empeño, yunques, así como en las recicladoras se reduzcan los incentivos de robar, no por el temor al castigo sino por la dificultad para deshacerse de lo robado.

Está comprobado que la reducción del delito se da, no por penas más severas, sino por una mayor posibilidad de que el delincuente pueda ser atrapado y pagar las consecuencias de sus actos.

En la medida que las personas que infringen la ley sientan un riesgo de pagar las consecuencias, los delitos empezarán a bajar. En este momento estamos en la lógica inversa, sale barato delinquir porque la probabilidad de ser llamado a cuentas es muy baja, casi nula.

En días pasados quebraron dos vidrios de mi carro, que se encontraba estacionado por fuera de la casa de un familiar que visitaba, el motivo no pareció ser el robo, ya que lo hicieron un grupo de muchachos que pasaron en su vehículo rápidamente haciendo el daño con un bat, tal vez por diversión, siguiéndose de frente para repetir el acto en otro carro unos metros más delante.

Este hecho sólo es una muestra más del poco respeto que tienen algunas personas por el resto de los miembros de la sociedad, pero también una muestra del poco temor a ser llamados a cuentas de todos los que cometen ilícitos.

En muchos sentidos nuestras autoridades se encuentran rebasadas, siguen aplicando métodos ineficientes y formulas desgastadas para decir que quieren resolver nuestros problemas, como siempre lo han hecho, la cuestión es que los problemas de antes solo se han ido haciendo más grandes, porque no se han atendido sus causas.

Nuestro país requiere de nuevos liderazgos que vengan a cambiar las reglas del juego, la “experiencia para gobernar” lejos de ser un activo hoy en día es un impedimento para progresar, se ocupa gente de todas las edades, pero en especial jóvenes, que vengan a crear una nueva forma de gobernar.

En la medida que se empiece a llevar a cuentas a quienes delinquen muchas cosas empezaran a mejorar en nuestro país, porque empezaremos a generar confianza, algo que hemos perdido desde hace mucho tiempo los mexicanos.

Se tendrán que cambiar muchas reglas del juego para que empiece a mejorar la vida institucional y el respeto a las leyes, algo que muchos otros países han logrado y que nosotros también podemos lograr, la cuestión es ponernos de acuerdo una mayoría, he ahí el detalle.

Acerca del autor

Javier Cázares

Consultor organizacional.

Correo Electrónico

javier.cazares@outlook.com

Twitter

@jcazares66

Las opiniones expresadas en los artículos de nuestros colaboradores, son de exclusiva responsabilidad del autor, no necesariamente representan el sentir de Proyecto Puente

COMENTARIOS

1 Comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

NOTAS RELACIONADAS