La obesidad tiene su día, pero no se celebra, se combate y se concientiza - Proyecto Puente
Proyecto Puente > Salud > La obesidad tiene su día, pero no se celebra, se combate y se concientiza

La obesidad tiene su día, pero no se celebra, se combate y se concientiza

POR Dr. Francisco Javier Muro Dávila

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someone

El 12 de noviembre de cada año se celebra el Día Mundial de la Obesidad, fecha instituida por la Organización Mundial de la Salud (OMS) con la finalidad de informar y hacer conciencia en toda la población sobre la obesidad y sobre la necesidad de adoptar medidas para prevenir y tratar el sobrepeso y la obesidad.

La obesidad y el sobrepeso se definen como una acumulación anormal o excesiva de grasa que puede ser perjudicial para la salud. Una forma simple de medir la obesidad es el índice de masa corporal (IMC), esto es el peso de una persona en kilogramos dividido por el cuadrado de la talla en metros. Una persona con un IMC igual o superior a 30 es considerada obesa y con un IMC igual o superior a 25 es considerada con sobrepeso. También se considera signo de obesidad un perímetro abdominal en hombres mayor o igual a 90 cm y en mujeres mayor o igual a 80 cm.

Siendo el sobrepeso u obesidad un grave problema de salud pública en nuestro país  los individuos  no brindan la importancia necesaria a este padecimiento y mucho menos a las enfermedades relacionadas: como Diabetes, síndrome metabólico, hipertensión, dislipidemias, hígado graso, cardiopatías, cáncer y enfermedad vascular cerebral, aun sabiendo que este problema va constantemente en aumento y que México se encuentra en la lista de países con mayor índice de obesidad.

En México en adultos de veinte o más años de edad la prevalencia combinada de sobrepeso y obesidad fue de 72.5% en la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición de Medio Camino 2016 (ENSANUT MC 2016), Al categorizar por sexo, se observa que la prevalencia combinada de sobrepeso y obesidad (IMC ≥25 kg/m2) es mayor en las mujeres (75.6%) que en los hombres (69.4%); y que la prevalencia de obesidad (IMC ≥30 kg/m2) es también más alta en el sexo femenino (38.6%) que en el masculino (27.7%). Asimismo, la categoría de obesidad mórbida (IMC ≥ 40.0 kg/m2) es 2.4 veces más alta en mujeres que en hombres.

De acuerdo a la ENSANUT MC 2016, el 9.4% de los adultos entrevistados (10.3% de las mujeres y 8.4% de los hombres) contestaron haber recibido el diagnóstico de diabetes tipo 2, por parte de un médico. Se observó un ligero aumento en la prevalencia de diabetes por diagnóstico médico previo con respecto a la En cuesta Nacional de Salud y Nutrición 2012 (ENSANUT 2012) de (9.2%) y un mayor aumento con respecto a la ENSANUT 2006 (7.2%). El mayor aumento de la prevalencia de diabetes tipo 2, al comparar la ENSANUT 2012 con la ENSANUT MC 2016, se observó entre los hombres de 60 a 69 años de edad y entre las mujeres con 60 o más años de edad. En esta encuesta, la mayoría de los diabéticos con diagnóstico médico previo tiene entre 60 y 79 años de edad.

El 87.8 % de los adultos con diagnóstico médico previo de diabetes recibían algún tratamiento para controlar su enfermedad en 2106. Las complicaciones que los diabéticos reportaron en mayor proporción fueron: visión disminuida (54.5%), daño en la retina (11.2%), pérdida de la vista (9.95%), úlceras (9.1%) y amputaciones (5.5%).

La persona que vive con obesidad refiere cansancio, dolores en el cuerpo, fatiga al caminar el exceso de grasa puede determinar la aparición de placas de ateroesclerosis en la luz de sus vasos sanguíneos que obstruye el flujo sanguíneo o circulación  y puede  provocar isquemia o infartos cardiacos, hipertensión arterial, isquemia o trombosis, denominadas enfermedad vascular cerebral cerebrovascular.

El sobrepeso per se y la obesidad generan problemas también en articulaciones y huesos, además los individuos tienen limitaciones cotidianas, no se puede bañar bien, no cabe en los asientos de algunos autos o camiones, no puede cruzar la pierna ni cortarse las uñas de los pies, no encuentra ropa adecuada, y en ocasiones es discriminado u objeto de bullying, en diversas situaciones  en la escuela, el trabajo y en la calle”.

Si adoptamos una nutrición más saludable y practicamos regularmente actividades físicas, mejoraremos nuestra salud a lo largo de toda la vida.  Algunos hábitos saludables básicos son:

1.- Se debe promover la lactancia materna exclusiva durante los primeros 6 meses de la persona recién nacida y continuarla de manera complementaria hasta el segundo año de vida. A los seis meses deben introducirse alimentos sólidos, como purés de frutas y verduras, a modo de complemento de la lactancia materna durante dos años o más. Además:

La lactancia debe comenzar en la primera hora de vida; el amamantamiento debe hacerse “a demanda”, siempre que el niño lo pida, de día y de noche; deben evitarse los biberones y chupones.

2.- La variedad de los alimentos es clave, además de combinar los alimentos básicos que son: legumbres, verduras, frutas y alimentos de procedencia animal.

3.- Consuma una variedad de verduras y frutas (más de 400 gramos al día) entre horas, es preferible consumir colaciones o tentempiés de verduras y frutas que los refrigerios ricos en azúcar o grasas.

4.- Las grasas y aceites deben consumirse con moderación, elija aceites vegetales insaturados (por ejemplo, los de oliva, soya, girasol o maíz) en lugar de grasas animales o aceites ricos en grasas saturadas. Procure las carnes blancas (aves) y pescados pobres en grasas en lugar de carnes rojas, reduzca el consumo de carnes procesadas y embutidos que contengan muchas grasas y sal. En lo posible, utilice leche y productos lácteos descremados o semidescremados.

5.- Reduzca el consumo de sal y azúcar cocine y prepare los alimentos con la menor cantidad posible de sal, evite la ingesta de refrescos o jugos a los que se les haya agregado azúcar, si toma un tentempié, mejor fruta fresca que golosinas o dulces.

Estos hábitos pueden redundar en beneficios directos e inmediatos para su salud independientemente de la edad que tenga y del lugar de residencia. Mejorará nuestro aspecto, nos sentiremos mejor, mantendremos unos niveles normales de azúcar en la sangre y de presión sanguínea, mantendremos un peso saludable y disminuiremos las visitas al médico.

Consulte a su médico y visite las unidad de salud,  donde le brindaran la información necesaria.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *