Ya no sólo harás yoga con animales o bebidas, sino también escalando - Proyecto Puente
Proyecto Puente > Sorpréndete > Ya no sólo harás yoga con animales o bebidas, sino también escalando

Ya no sólo harás yoga con animales o bebidas, sino también escalando

POR Internet

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someone

Las extravagancias comenzaron con el yoga de la cerveza y el yoga paddle. Luego alguien añadió cabras y ahora una profesora de Birmania se ha apuntado al “climbing yoga”, que se practica en lo alto de un muro de escalada.

Eso, claro, sin olvidarse del acroyoga, una fusión de esta disciplina milenaria con acrobacia y masajes, que causa furor en las salas del mundo entero.

A la birmana Khin Myat Thu Zar se le ocurrió hace seis meses “mezclar yoga y escalada” mientras aprendía a escalar. Una idea menos disparatada de lo que pudiera parecer, puesto que algunos escaladores suelen practicar yoga como calentamiento muscular.

“No es la misma sensación cuando se hace yoga en el muro o en el suelo”, asegura esta profesora de yoga treintañera que hace cinco años dejó la abogacía para vivir de su pasión.

El club de escalada Climb’O clock, abierto recientemente en el centro de Rangún, capital económica birmana en plena mutación, le permite usar el muro de escalada para las clases, que comienzan siempre con un calentamiento colectivo en el suelo.

Entre siete y diez personas, en su mayoría mujeres, asisten a ellas. Como el muro se encuentra en la planta baja de un edificio, los transeúntes ven cómo las mujeres, con mallas de licra, suben equipadas con un arnés y con la ayuda de un empleado del club.

Desde el suelo, Khin Myat Thu Zar intenta tranquilizar a sus alumnos hasta que se sueltan para hacer las hazañas colgados de una cuerda.

“No tengo fuerza suficiente en las manos para practicar el yoga clásico”, explica Myint Myat Sandy, una de las participantes.

Sandar Win, otra alumna, acostumbrada a las salas de musculación, se apuntó porque la relajación -asegura- es mayor a una altura que en el suelo.

 

Más relajada

“Adoro la sensación que siento al final de la clase de yoga, mi mente está totalmente en paz”, explica esta mujer de unos 40 años, propietaria de un gimnasio.

La multiplicación de los centros deportivos es uno de los muchos cambios registrados en la capital económica birmana, donde cada vez se ven más edificios modernos, supermercados y coches extranjeros.

Una clase de una hora de ‘climbing-yoga’ cuesta casi 10 euros, una suma considerable en uno de los países más pobres de Asia, después de décadas de junta militar y de cierre al mundo.

Desde la autodisolución en 2011 de la junta, actualmente sustituida por un gobierno civil dirigido por la exopositora Aung San Suu Kyi, la sociedad evoluciona rápido.

Muchos hombres y mujeres de la capital visten todavía el lungi (la falda tradicional) pero se van viendo más pantalones y zapatillas deportivas.

“Las cosas cambian. Las prendas deportivas están ahora de moda en Birmania. Se multiplican los muros de escalada y los gimnasios”, asegura Khin Myat Thu.

“¡Quiero que el mundo entero sepa que hacemos ‘climbing yoga’ (yoga escalada) en Birmania!”, dice con una sonrisa.

Su próximo proyecto: llevar a sus alumnos a practicar en el exterior, con piedras de verdad, para que la comunión con la naturaleza sea total.

 

 

 

Información tomada de www.huffingtonpost.com.mx

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

NOTAS RELACIONADAS