Mensaje a la gobernadora Pavlovich - Proyecto Puente
Proyecto Puente > Opinión > Mensaje a la gobernadora Pavlovich

Mensaje a la gobernadora Pavlovich

POR Sergio Oliver

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someone

A propósito de su segundo informe…

Estimada y respetada Lic. Claudia Pavlovich Arellano, esta semana se cumple el segundo año en el cumplimiento constitucional de informar a tod@s los sonorenses de la situación que guarda nuestro querido estado de Sonora.

Cualquier gobernador, cuando inicia su mandato descubre la gran cantidad de “ojos” organizacionales que lo observarán durante su gestión, como el gobierno federal, los organismos de control, algunas agencias internacionales y organizaciones de la sociedad civil, grupos de empresarios, académicos y científicos, así como la ciudadanía en general no agrupada.

Estos “ojos” realizarán constantes y periódicas solicitudes de reportes sobre su gestión y el, a veces, incomodo seguimiento del comportamiento gubernamental, que pueden ser formales o informales, a través de la crítica abierta o soterrada.

Entre los años ochenta y el 2000, gobernar un estado como el de Sonora, dirían muchos que es una responsabilidad sumamente fácil, desde el punto de vista del control ciudadano, ya que los sonorenses siempre se han caracterizado por su apatía a la participación, y su accionar es de corto plazo y de forma desorganizada, situación que ofrece un gran margen de maniobra para los intereses gubernamentales y de poder en general.

En lo que va del presente milenio, se observa que la responsabilidad de gobernar se ha vuelto muy complicada, por motivos de la restricción de recursos, la corrupción y el crecimiento de las demandas ciudadanas, que cada vez aumenta el tono de sus demandas, y al no ser atendidas, la ciudadanía almacena el voto de castigo para la siguiente elección, fenómeno cada vez más evidente los últimos 17 años , donde el sufragio se convierte en elemento de castigo principalmente, favoreciendo la opción contraria, por motivos de desencanto y desanimo ciudadano.

Ese fue el caso de su arribo a la gubernatura del Estado hace dos años, que fue resultado de una pésima y corrupta administración de su antecesor Guillermo Padrés, donde la ciudadanía castigó de manera contundente y ejemplar el comportamiento de ese gobierno, del que todavía hay pendientes aún sin saldar.

Considero que los aciertos de usted, señora Gobernadora, han sido mantener su posición de castigo a los principales personajes de la anterior administración, aunque todavía hay exsecretarios que gozan de la libertad, cuando el señalamiento público es contundente, y a esa percepción se le suma la duda de “algún arreglo” por el cual se sospecha no han sido detenidos, al igual que gran cantidad de directores generales y subsecretarios a los cuales no se les ha molestado.

Como una debilidad, en el proceso de la conducción de nuestro Estado sería el hecho de haber gastado buena parte de su capital político en la falta de supervisión más directa y estricta de su gabinete gubernamental; dado a que los ojos de la ciudadanía y sobretodo de la población pensante y profesional aglutinada en las universidades y centros de investigación, se sostiene la idea que los funcionarios responsables de las principales carteras de actuación en el ejercicio gubernamental, carecen de conocimiento y nivel intelectual para el desarrollo de las principales funciones de la secretaría a su cargo, aunque se reconocen algunas excepciones como sería la Secretaría de Salud, donde los objetivos de la misma amalgaman con el perfil médico de su titular, quien cuenta con trayectoria y respeto profesional en el gremio de la salud pública.

Lamentablemente en la Secretaría de Educación y Cultura no podemos sostener dicha coincidencia profesional, al estar en manos de un personaje eminentemente político, ajeno totalmente a la temática educativa, con las consecuencia que de ella derivan en dicho sistema, las cuales emergerán aproximadamente en cuatro años impactando profundamente en las actuales generaciones, las cuales sufrirán el descontrol y confusión en sus siguientes etapas de aprendizaje y desarrollo humano, como por ejemplo, Sonora cuenta con un índice de deserción escolar del 40% lo que indica que “algo no está funcionando”.

Así como estos dos ejemplos podríamos extendernos al resto de secretarías donde el común denominador es la carencia de un perfil calificado del titular para las funciones de la secretaría encomendada.

Lo anterior, tiene mucha importancia, incluso es clave y estratégico para iniciar los siguientes dos de seis años ya que finalmente logró cumplir generosamente con sus compromisos políticos con los padrinos de los actuales funcionarios, la siguiente fase de su gobierno veremos y esperamos constatar el empuje y dinamismo caracterizado por su sello distintivo, por la cual usted salió triunfadora en las pasadas elecciones, pienso que no nos equivocamos al verle dado nuestro voto, sabedores que estos dos años han sido sumamente complicado, y sabemos también que el año que entra es de un fuerte riesgo político, dado a que se encuadra en la transmisión de poderes presidenciales para el 2018, lo cual obligadamente requiere de un buen blindaje por lo que pudiera o no suceder, y una buena forma de lograrlo es rodearse de un equipo sumamente calificado en el ser y el hacer, y que su vocación sea de servir a los sonorenses y no servirse de ellos, para mi ese es un verdadero factor protector.

Para finalizar, observo que en lo que resta del presente año, la concentración de la vida pública se centraliza como ya empezamos a observar, en la agitación de los egos de funcionarios y diputados, que aspiran a otra posición, sin importar qué tan calificados están para ello, lo cual confirma que la prioridad es el beneficio personal y escalar jerárquicamente es una garantía de progreso personal y familiar, tomando como rehenes a la ciudadanía, y todavía para reforzar estos procesos de selección de candidatos, éstos emergen de en un listado de hombres y mujeres, que son reciclados elección tras elección, como verdaderos “chapulines”.

Mi pregunta sería ¿qué no hay más sonorenses, o será que no son invitados ni forman parte de esa élite súper exclusiva asignada únicamente para los jefes políticos, o sea, a los verdaderos dueños del Estado?

Gobernadora Pavlovich usted sigue manteniendo un buen capital político ciudadano, no lo malgaste en sostener a políticos insensibles a las necesidades y propuestas de los sonorenses.

Mejor le sugiero ajuste su estrategia ya que el verdadero impacto de su gestión ya inició desde el 14 de septiembre, y una limpia de funcionarios es un buen inicio.

Respetuosamente.

Acerca del autor

Sergio Oliver Burruel es Master en salud mental y educación, UNAM-Unison y presidente de la Asociación Sonorense de Psicología Aplicada A.C. (ASPA). FB. Psic. Sergio Oliver

Correo Electrónico

paecoliver@gmail.com

Las opiniones expresadas en los artículos de nuestros colaboradores, son de exclusiva responsabilidad del autor, no necesariamente representan el sentir de Proyecto Puente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *