La santa rebelión - Proyecto Puente
Proyecto Puente > Opinión > La santa rebelión

La santa rebelión

POR Omar Balderrama

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someone

En 1517, un maestro, monje sacerdote de nombre Martín Lutero, le puso guantes de box a su dignidad espiritual, se colocó los lentes de aumento y se abrochó bien los pantalones para señalar lo que muchos callaban, con el firme objetivo de regresar el evangelio a la iglesia, liberar la mente de la gente que era adoctrinada a base del miedo, si pagas te salvas, si compras esta carta podrás ir al cielo, a grandes rasgos ese fue el cerillo que incendió una revolución de pensamiento.

Lutero protestó por la práctica de la venta de indulgencias en un escrito… Los cristianos debían ganarse su salvación en el seguimiento a Cristo, no por la compra de las indulgencias.

Lutero tomó un martillo y clavó una copia de sus 95 tesis en las puertas de la iglesia del Castillo de Wittenberg en Alemania. Gracias a la valentía y la “santa rebelión” de Lutero, las letras de la Biblia hoy hablan más fuerte y nos recuerdan que es la Fe en Cristo Jesús lo que determina el cielo o el infierno.

La salvación no se compra con dinero. Es la gracia de Dios quien me lleva al cielo.

Gracias a estos hombres es que personas como yo primero seguimos a Dios y después a los hombres, de ahí todas las congregaciones en general (cristianas) que se les autonombró “protestantes”, pero la ironía es que hoy en día los protestantes no protestan. La iglesia protestante en México poco a poco comprende que la sociedad la necesita más activa sobre todo en los temas políticos.

¿Qué hubiera pasado si Martín Lutero no se hubiera rebelado ante el sistema religioso tradicional? ¿Qué hubiera pasado si Miguel Hidalgo, Ignacio Allende, Josefa Ortiz y José M. Morelos y todos ellos y ellas que lucharon por nuestra independencia no se hubieran levantado?, tú y yo fuéramos esclavos.

¿Qué hubiera pasado si Daniel hubiera comido la comida que le ofrecían en Babilonia en los tiempos del rey Nabucodonosor?, Daniel tuvo una santa rebelión con tal de mantener sus convicciones. ¿Qué pasaría si los miles de misioneros que arriesgan su vida por expandir su fe “obedecieran” las reglas de esos países donde está prohibido el evangelio públicamente? ¿Qué hubiera pasado si Rosa Parks hubiera cedido su asiento? Barack Obama posiblemente nunca hubiera llegado a la presidencia.

¿Qué pasaría con los traficantes de biblias en el medio oriente? ¿Qué hubiera pasado si el Pastor Martin Luther King no se hubiera manifestado contra un gobierno opresor y racista?, o el caso de la joven Malala, conocida por su activismo a favor de los derechos civiles, especialmente de los derechos de las mujeres en el valle del río Swat, en la provincia de Khyber Pakhtunkhwa del noroeste de Pakistán, donde el régimen talibán había prohibido la asistencia a la escuela de las niñas.

En la tarde del 9 de octubre de 2012, Yousafzai abordó su autobús escolar en el distrito paquistaní de Swat. Un hombre armado abordó y preguntó por ella llamándola por su nombre, y luego le apuntó con una pistola y le disparó tres veces. Una de las balas dio en el lado izquierdo de la frente de Yousafzai, la bala atravesó la piel a través de la longitud de la cara, y luego entró en el hombro. ​

En los días posteriores al ataque, Malala permaneció inconsciente y en estado crítico, pero más tarde, su condición mejoró lo suficiente como para que ella fuese enviada al Hospital Queen Elizabeth de Birmingham, (Inglaterra), para la rehabilitación intensiva.  Después en el mes de octubre recibió el Premio Nobel de la Paz 2012.

El inconformismo ante las injusticias está en el ADN del creyente, desde los tiempos de Moisés.

Dios le ordena que vaya a liberar a un pueblo cautivo por Egipto. El pueblo de Israel se sometió a sus autoridades solamente por un tiempo, pero después de las injusticas se levantaron y se fueron. Dios no nos llama a la guerra si no a la justica.

Los gobiernos hacen lo que hacen porque los dejamos solos, la policía se comporta así porque nadie los dignifica, nadie nos comprometemos en apoyar a sus esposas e hijos, esposas que sufren cuando se fajan una pistola y salen a la calle, hijos lastimados en escuela porque su padre es un “chota”, la educación en la escuela no incluye enseñanzas sobre el alma o aquella área más importante del ser, la espiritual, y ¿qué hacemos como creyentes al respecto?, la educación debe ser laica, está bien, pero laico no es ateo, laico es no pertenecer al credo y ateo es no reconocer a Dios.

El arte ha sido contaminado a tal grado que la mayoría de la música te incita al sexo, a las drogas, la violencia. La división religiosa prosigue ya que nos enfocamos más en lo que nos divide que en lo que nos une.

Lo único que se mantiene en la cuerda floja, pero sigue de pie es la familia, ahí sí, ya que la mayoría de las parejas que se casan buscan hacer un pacto con Dios. Fuera de ahí, hemos abandonado los espacios y claro que otras culturas ajenas a la Fe y la moral se han aprovechado.

La iglesia tiene que retomar el lugar que le corresponde en la sociedad. Solamente lo podrá hacer a través del amor al prójimo y así poder ganarse el respeto y la credibilidad que se requiere para impactar a la nación.

Protestar con amor. Seguimos

Olvidamos que la libertad de expresión es un derecho, olvidamos que es una responsabilidad moral señalar la corrupción de nuestros gobiernos, olvidamos que señalar no es pelear y que si es posible protestar pacíficamente.

La realidad es que la iglesia no se involucra de lleno a los problemas sociales, se mantiene al margen en una posición cómoda jugando siempre como local y no como visitante, no quiere ir a las causas de origen sobre las desgracias sociales porque sabe que tendrá que enfrentar directamente a Roma, pero Lutero lo hizo.

¿Cómo explicamos entonces, Romanos 13:1? “Sométase toda persona a las autoridades superiores, porque toda autoridad es puesta por Dios”. La posición de autoridad es dada por Dios, las personas que llegan a esta posición de gobierno son elegidas por el voto, por lo menos en México así funciona.  El debate sobre este versículo está vivo.

“Es necesario obedecer a Dios antes que a los hombres” Hechos 5:29

Entonces…

“Es responsabilidad de cada individuo desobedecer las leyes injustas”: Martín Luther King

Deuteronomio 16:18-19, “Jueces y oficiales pondrás en todas tus ciudades que Jehová tu Dios te dará en tus tribus, los cuales juzgarán al pueblo con justo juicio. No tuerzas el derecho; no hagas acepción de personas, ni tomes soborno; porque el soborno ciega los ojos de los sabios, y pervierte las palabras de los justos”.

Acerca del autor

Omar “Tato” Balderrama es fundador de Amor y Convicción AC y director del Programa Advertencia; Premio Estatal de la Juventud 2015 y 2013; Premio Sonora Filantropía 2014, y Premio Municipal de la Juventud 2011.

Correo Electrónico

amoryconviccionac@gmail.com

Twitter

@Tato_NK

Las opiniones expresadas en los artículos de nuestros colaboradores, son de exclusiva responsabilidad del autor, no necesariamente representan el sentir de Proyecto Puente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

NOTAS RELACIONADAS