Salud mental en el trabajo - Proyecto Puente
Proyecto Puente > Opinión > Salud mental en el trabajo

Salud mental en el trabajo

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someone

La salud mental se define por la Organización Mundial de la Salud (OMS), como el estado de bienestar que permite a los individuos realizar sus habilida­des, afrontar el estrés normal de la vida, trabajar de manera productiva y fructífera, y hacer una contribu­ción significativa a sus comunidades.

Sin embargo, la salud mental ha sido objeto de abandono e indiferencia al contrario de la preponderancia que se le confiere a la salud física.

Cada 10 de octubre se celebra el “Día Mundial de la Salud Mental”, el objetivo central es resaltar la importancia de los problemas de salud mental e impulsar esfuerzos en los países miembros de la OMS en favor de la salud mental.

El tema para este año es “La salud mental en el trabajo”, ya que el estrés en el entorno laboral y los problemas asociados se han incrementado.

Las condiciones de vida actual de la mujer y el hombre son cada día más demandantes, eso los lleva a incrementar notablemente cargas tensionales, ocasionándoles la aparición de diversas patologías, por lo que la práctica médica ha constatado, por años, las enfermedades producto del estrés a causa de la actividad laboral.

Estrés laboral: Tipo de estrés donde la creciente presión en el entorno laboral puede provocar la saturación física y/o mental del trabajador, generando diversas consecuencias que no sólo afectan la salud, sino también su entorno más próximo ya que genera un desequilibrio entre lo laboral y lo personal.

Estrés: Conjunto de reacciones físicas y mentales que la persona sufre cuando se ve sometida a diversos factores externos que superan su capacidad para enfrentarse a ellos.

Las personas experimentan estrés cuando sienten que existe un desequilibrio entre lo que se les exige y los recursos con que cuentan para satisfacer dichas exigencias.

McGrath (1970): «El estrés es un desequilibrio sustancial (percibido) entre la demanda y la capacidad de respuesta (del individuo) bajo condiciones en las que el fracaso ante esta demanda posee importantes consecuencias (percibidas)».

La presencia prolongada de estrés en el organismo ante los factores estresantes emocionales e interpersonales afecta de manera importante el desempeño laboral, particularmente en mujeres y hombres profesionistas.

La doctora Pulido Navarro de la UAM señala que en México el estrés laboral es un problema grave que se encuentra en crecimiento constante: encuestas internacionales señalan que 75 por ciento de la población padece ese mal, lo cual coloca al país en el primer puesto de ocurrencia del padecimiento.

Sin embargo, estimaciones nacionales subestiman la prevalencia, acaso por la exigencia tácita de las empresas a sus trabajadores a que manifiesten adaptación a las condiciones durante la jornada –no obstante lo adversas que sean– para evitar ser despedidos.

Encuestas realizadas por el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) demuestran que tres cuartas partes de los empleados mexicanos (75 por ciento) padecen estrés laboral, mientras que en China es 73 por ciento y en Estados Unidos 59 por ciento. Asimismo, la Organización Mundial de la Salud (OMS) indica que en México se registran aproximadamente 75 mil infartos al año, de los cuales 25 por ciento se relacionan con alguna enfermedad ocasionada por el estrés laboral.

En un estudio subsecuente a hombres y mujeres empleados de talleres domiciliarios de maquila de costura la doctora Pulido Navarro observó prevalencia de afectaciones características del síndrome metabólico, común en males crónico degenerativos por los que mueren miembros de la clase trabajadora del país: 80 por ciento presentó dislipidemias; 73 por ciento obesidad central; 15 por ciento glicemia de ayuno alterada; 15 por ciento hipertensión arterial, y 41 por ciento estrés prolongado.

Se estima que una de cada cinco personas en el trabajo puede experimentar un trastorno de salud mental, con un impacto directo en los lugares de trabajo a través del aumento del ausentismo, la reducción de la productividad y el aumento de los costos de atención de la salud.

La salud mental incluye, desde trastornos discapacitantes, como la esquizofrenia, depresión, obsesión –compulsión- y alcoholismo, que son enfermedades neuropsiquiatrías y están entre las 10 enfermedades más discapacitantes, hasta fenómenos sociales como la corrupción, la cual como conducta antisocial es también materia de la salud mental.

Cabe apuntar que, en relación a los impactos sociales, los índices de enfermos de estos trastornos tienden a aumentar debido a problemas como la pobreza, violencia, aumento de adicciones y envejecimiento de la población.

El individuo habitualmente tiene un estrés que le permite ser funcional, si se intensifica puede tener un efecto positivo o negativo. Este resultado dependerá de factores individuales, de la situación y de experiencias previas. Cuando un evento supera la capacidad individual para hacerle frente se genera una crisis.

Síntomas del estrés

Emocionales: ansiedad, miedo, irritabilidad, mal humor, frustración, agotamiento, impotencia, inseguridad, desmotivación, intolerancia.

Conductas: disminución de la productividad, cometer errores, reportarse enfermo, dificultades en el habla, risa nerviosa, trato brusco en las relaciones sociales, llanto, apretar las mandíbulas, aumento del consumo de tabaco, consumo de alcohol y otras sustancias.

Cognitivos: dificultad de concentración, confusión, olvidos, pensamiento menos efectivo, reducción de la capacidad de solución de problemas, reducción de la capacidad de aprendizaje.

Fisiológicos: músculos contraídos, dolor de cabeza, problemas de espalda o cuello, malestar estomacal, fatiga, infecciones, palpitaciones, respiración agitada, aumento de la presión sanguínea, agotamiento, mayor riesgo de obesidad y de problemas cardiovasculares, deterioro en la memoria, problemas de sueño

En el trabajo: Ausentismo (días del trabajo perdidos), presentismo (productividad reducida), elevada tasa de rotación del personal, falta de puntualidad, problemas de disciplina, acoso, accidentes, lesiones/enfermedades, incapacidades frecuentes, errores, quejas de personal, aumento de los costos de atención médica e indemnizaciones, consecuencias legales.

Para prevenir los efectos del estrés, los expertos recomiendan:

Estrategias de afrontamiento

De acuerdo al IMSS el manejo abarca recomendaciones que van enfocadas a mantener bajo control las situaciones de estrés en el entorno laboral, así como aquellas prácticas saludables que nos ayudan a minimizar las consecuencias que se presentan como reacciones en nuestro organismo:

* Lleva a cabo técnicas de relajación: meditación, música relajante, ejercicios de estiramientos.
* Practica algún deporte, ya que es un gran aliado la liberación de endorfinas y nos ayuda a descansar mejor por las noches. Estilo de vida saludable: cuida tu alimentación, duerme las horas necesarias, evita el tabaco y el alcohol, tómate un descanso.
* Mejora tus habilidades de comunicación, sé amable, expón la situación y procura no enfadarte.
* Aumenta tu asertividad, la actitud es muy importante, no tienes nada que perder y sí mucho que ganar.
* Busca ayuda profesional en caso necesario.

La intervención de capacitación continua para el personal dentro de la organización ayuda a prevenir la ansiedad y el estrés, como son trabajo en equipo, organización de calidad, asertividad, autoestima y pausa para la salud.

La depresión en el trabajo es una causa principal de productividad perdida, ausencia por enfermedad y retiro prematuro.

La campaña para combatir la depresión iniciada el 10 de octubre del 2016, buscaba que más personas con depresión, en todos países, busquen y reciban apoyo, siendo lo más relevante hablar sobre la depresión, sus síntomas y manifestaciones, para rehabilitar el individuo.

Los empleadores y los compañeros de trabajo pueden ser agentes de cambio en el lugar de trabajo, combatiendo el estigma y fomentando el debate abierto sobre la salud mental. También pueden aprender a identificar los signos de problemas de salud mental comunes como la depresión y alentar a los colegas que pueden estar luchando para buscar ayuda.

Se puede empezar por:
* Detectar el estrés en sus primeras fases.
* Identificar tu principal causa de estrés laboral (exceso y ritmo de trabajo, tareas monótonas o aburridas, exigencias de la tarea, condiciones ambientales, inestabilidad laboral, nivel de responsabilidad, tareas peligrosas, falta de apoyo, necesidad de reconocimiento, poder en la toma de decisiones).

Consulte a su médico para el manejo de aquellos problemas que están afectándola salud del personal y los especialistas de medicina laboral, le pueden apoyar en planes para su empresa.

Referencias

1.-Invertir en Salud Mental, Departamento de Salud Mental y Abuso de Sustancias, Organización Mundial de la Salud, Ginebra, 2004.

2.- Día Mundial de la Salud Mental 2017, Salud Mental en el Trabajo,OMS.

3.- http://www.imss.gob.mx/salud-en-linea/estres-laboral/definicion

4.- México, líder mundial en estrés laboral, Semanario de la Universidad Autónoma Metropolitana núm. 22, 04-02-2013

Acerca del autor

Dr. Francisco Javier Muro Dávila es médico cirujano por la UNAM (Ced. Prof. 471325, Reg. SSA 58351), maestro en Salud Pública, ESPM-SSA (Ced. Prof. 026403 SEC-Sonora), presidente de la Federación Médica de Sonora, A.C., y subdelegado médico de lssste, Delegación Sonora.

Correo Electrónico

fj_muro@hotmail.com

Twitter

@MUROFJ

Las opiniones expresadas en los artículos de nuestros colaboradores, son de exclusiva responsabilidad del autor, no necesariamente representan el sentir de Proyecto Puente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

NOTAS RELACIONADAS