Cuphead: un juego para los gamers de la vieja escuela... y los masoquistas - Proyecto Puente
Proyecto Puente > Tecnología > Cuphead: un juego para los gamers de la vieja escuela… y los masoquistas

Cuphead: un juego para los gamers de la vieja escuela… y los masoquistas

POR Agencias

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someone

Desde su realización con animación con estilo de los años 30, escenarios creados con acuarelas y música instrumental de jazz, Cuphead, el juego desarrollado por Studio Moldenhauer, es una carta de amor para los ‘hardcore gamers’.

El título cuenta la historia de dos hermanos: Cuphead y Mugman, quienes un día, lejos de casa, se encuentran con un casino que pertenece, ni más ni menos, que al diablo.

Después de una racha de suerte, el dueño del lugar se acerca a los protagonistas para darles una propuesta difícil de aceptar: apostar sus almas a cambio de la posibilidad de ganar el casino y ser millonarios.

Como es de esperarse, pierden y ruegan por sus almas ante su terrible destino. El diablo aprovecha la situación y los manda a recolectar las almas de aquellos que tampoco han querido pagar, que son los temibles jefes de cada nivel.

Y vaya que son mortíferos. Cuphead es un juego en el que debes esperar un ataque proveniente de cualquier ángulo, similar a juegos como Contra III, uno de los títulos que inspiró a la creación de título, junto a Gunstar Heroes, Super Mario World y Street Fighter III, entre otros.

Como te habrás percatado, los juegos en pareja dieron el material para la jugabilidad de Cuphead, pues los hermanos Chad y Jared Moldenhauer, fundadores del estudio MDHR quisieron recordarle a los gamers lo que era jugar antes en la compañía de alguien.

A mí me recordó a las tardes que pasaba con mis hermanos al jugar Joe & Mac en el Super Nintendo, un juego de plataformas en donde los cavernícolas tenían que rescatar a damiselas de dinosaurios.

El juego cooperativo tiene sus desventajas y sus beneficios, tal como el poder avanzar más en los niveles, pues al morir después de recibir daño tres veces, tu compañero puede revivirte.

No obstante, esto también implica un riesgo, pues en ocasiones alcanzar al otro jugador es complicado y podría significar el fin de la partida.

Otro elemento increíble es la música de Kristofer Maddigan, con estilo de jazz que inyecta de emoción desde la presentación del juego hasta su fin. Realmente le da personalidad a cada villano y escenario que se recorre en Cuphead. Deléitate al oír la banda sonora en studiomdhr.bandcamp.com.

¿Debería comprarlo?

Cuphead vale muchísimo la pena. Incluso me siento algo culpable al tener que pagar un precio tan bajo por una obra que se nota que tiene el corazón de cada uno de los colaboradores de Studio MDHR.

Pero, ciertamente, no es para cualquiera. El juego puede desesperarte si eres de los gamers que no son tan persistentes y no tienes tanta afinidad a los juegos de plataformas. Mientras jugaba con un primo, después de 45 minutos me dijo “¿y si mejor jugamos FIFA?”.

Si no te importa renunciar a tu orgullo gamer, puedes bajar la dificultad de “Regular” a “Simple” para progresar en la historia. También tienes la opción de comprar objetos en la tienda para modificar tus habilidades y facilitar la aventura.

No obstante, esto impedirá que obtengas las almas de los jefes, por lo que para pasarlo bien deberás superar la frustración, además con el paso del juego obtienes armas y habilidades que facilitan el juego y le dan más variedad a la forma de enfrentar a los enemigos.

Disponible desde $179 pesos en Steam, Xbox One y PC. Clasificación E.

(Reforma)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

NOTAS RELACIONADAS