Siri vs los "chatbots" - Proyecto Puente
Proyecto Puente > Tecnología > Siri vs los “chatbots”

Siri vs los “chatbots”

POR Internet

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someone

Siri acaba de enfundarse su nuevo disfraz de humano. Ahora, lo que escuchamos al otro lado del iPhone o del iPad suena menos robótico y tenemos la posibilidad de escoger entre una voz femenina o masculina que además traduce varios idiomas en tiempo real y acepta consultas por escrito. Por si fuera poco, el usuario puede configurar algunos aspectos de los resultados, como aquello a evitar o el orden de prioridad, y se ha reforzado el aprendizaje automático del asistente para que aporte un servicio más personalizado en función del uso de Safari, News, Mail y Mensajes.

Este nuevo traje a medida forma parte de iOS 11, la actualización del sistema operativo para dispositivos móviles de Apple que dota a Siri de una mayor “naturalidad”. ¿Parará así la fuga de usuarios que dejan de hablar con esta inteligencia artificial una vez que superan la fascinación de dar órdenes a ese robot que vive en su móvil? Sólo en Estados Unidos, entre los meses de mayo de 2016 y 2017, Siri perdió 7,3 millones de usuarios mensuales, según Verto Analytics, que también destaca que en ese mismo periodo la media de uso mensual del asistente pasó de 39 a 14 minutos. Pero este abandono no solo afecta a la criatura de Apple, ya que el mismo informe señala que S Voice, el asistente personal para móviles de Samsung, perdió 1,6 millones usuarios en el último año.

¿Por qué no acaban de cuajar estas soluciones? Javier Hernández, investigador del Grupo de Computación Afectiva del MIT, recuerda a EL PAÍS RETINA que en toda nueva tecnología siempre existe una curva de aprendizaje y de adopción. “La ventaja de este tipo de interfaces es que simulan la manera en la que nos comunicamos con otros, lo cual no requiere mucho aprendizaje, pero el éxito de adopción depende en gran parte de su valor añadido, de la utilidad que proporcionen”, señala. Y, de momento, parece que estos asistentes personales siguen siendo prescindibles: Verto Analytics remarca que en el último año el índice de adherencia (probabilidad de que un usuario utilice un servicio de manera recurrente) de Siri ha caído del 21% al 11% y el de S Voice ha pasado del 18% al 14%.

Para Alfonso Rodríguez-Patón, director del Grupo de Inteligencia Artificial de la Universidad Politécnica de Madrid, una de las razones que explican esta caída de interés es que se trata de aplicaciones generalistas: “No sabemos en qué es experto Siri. El usuario normal no sabe para qué utilizarlo salvo, la mayoría de las veces, para cuestiones básicas, tareas habituales o comandos de voz del teléfono. Y para eso, los usuarios se manejan muy bien con el texto y el teclado. Tampoco hay que obviar el hecho de que los asistentes de voz necesitan entornos poco ruidosos y preferiblemente en los que el usuario esté solo, como el coche”.

Precisamente, el pasado junio Creative Strategies reveló que solo el 6% de los usuarios habituales de estas aplicaciones las utiliza en público, un porcentaje que baja a un ínfimo 1% cuando se encuentran en el trabajo y que, sin embargo, aumenta hasta el 39% si están en casa y hasta el 51% en el coche. Queda claro que hablar con un dispositivo electrónico no ofrece mucha privacidad y sigue siendo algo raro, sobre todo delante de otras personas. Para solventar este escollo, Javier Hernández recuerda que Facebook está apostando por la creación de interfaces silenciosas que puedan decodificar las señales cerebrales y transmitir directamente los pensamientos a los asistentes virtuales.

Tomada de retina.elpais.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

NOTAS RELACIONADAS