Hombres bordando por la erradicación de las violencias machistas - Proyecto Puente
Proyecto Puente > Opinión > Hombres bordando por la erradicación de las violencias machistas

Hombres bordando por la erradicación de las violencias machistas

POR Hermes D. Ceniceros

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someone

El sábado 30 de septiembre en Casa Madrid nos reunimos por primera vez algunos hombres para bordar los casos de feminicidio en Sonora, para solidarizarnos con las mujeres que luchan por una vida libre de violencia, pero también con el propósito de construir un espacio en el cual, entre varones, podamos hablar e informarnos sobre temas relacionados con la agenda de las mujeres.

La idea de los convocantes a este grupo de bordado, Jesús Madrid y un servidor, surgió después de haber visto la reacción nacional por el caso de Mara Castillo y darnos cuenta que los feminicidios son ya una epidemia en todo el país.

Entre todas las manifestaciones de diferentes maneras de interpretar el feminismo que se expresaron, tanto en las calles como a través de redes sociales, el texto que Lydia Cacho publicó en su cuenta de Facebook “Es el turno de los hombres”, nos marcó y lo interpretamos como un llamado para comenzar a crear espacios donde los hombres aportemos en la construcción de una sociedad que garantice a las mujeres una vida libre de violencia.

Anteriormente, en este espacio, ya había mencionado la experiencia que me dejó haber bordado por la tipificación del feminicidio acompañando a la madre y hermana de Priscilla Carolina Hernández Guerra, así como a otras a mujeres activistas.

Pero después del llamado de Lydia a los hombres consideraba importante compartir la experiencia con otros hombres que quisieran comenzar a desarrollar una nueva masculinidad.

Por su parte, Jesús Madrid había trabajado con los murales del centro, descubriendo la capacidad del arte para cambiar a la sociedad y transformar conciencias.

Decidimos que retomar la actividad del bordado, basándonos en los colectivos de Bordando por la Paz que se han hecho para visibilizar los homicidios, desapariciones y feminicidios en todo México, nos ayudaría a crear un espacio para sensibilizar a hombres sobre esta realidad en Casa Madrid que ya llevaba tiempo apostando al arte como un mecanismo para transformar su entorno social.

Nuevamente el elemento cultural, artístico y artesanal del bordado, aparecería para romper paradigmas y transformar conciencias.

Sabemos que la acción de bordar por sí sola no nos va a cambiar, pero creemos que es un primer paso para ir creando una nueva masculinidad no machista y, por lo mismo, queremos que las bordaderas también sean un pretexto para conversar con las mujeres que han luchado y han conseguido los avances en la agenda de la mujer, para que sean ellas quienes nos guíen en la forma en la cual quieren que las acompañemos en la lucha donde ellas son las protagonistas principales.

Los dejo con la invitación para que el próximo sábado 14 de octubre se sumen a bordar en Casa Madrid, pero sobre todo a que los hombres nos ayudemos a nosotros mismos a deconstruir el machismo y encontrar rutas que nos sirvan tanto en acompañar como en coparticipar con las mujeres en su lucha por erradicar las violencias que sufren por el machismo estructural de nuestra sociedad.

Acerca del autor

Hermes D. Ceniceros es doctor en Didáctica de la Lengua y la Literatura en contextos plurilingües y multiculturales por la Universidad de Barcelona. Comunicador freelance y colaborador en espacios alternativos como Nuestra Aparente Rendición y Crónica Sonora.

Correo Electrónico

nar.hermes@gmail.com

Las opiniones expresadas en los artículos de nuestros colaboradores, son de exclusiva responsabilidad del autor, no necesariamente representan el sentir de Proyecto Puente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

NOTAS RELACIONADAS