El sexenio del empleo - Proyecto Puente
Proyecto Puente > Opinión > El sexenio del empleo

El sexenio del empleo

POR Antonio Quintal Berny

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someone

Columna A toro pasado

Hay un viejo adagio que reza “Si le das un pescado a un hombre, comerá una vez; pero si lo enseñas a pescar comerá siempre”.

Es claro que la mejor política pública que puede tener un gobierno es la promoción del empleo, ya que entre más personas tienen acceso a éste, todos los indicadores negativos de la sociedad disminuyen. Las sociedades más laboriosas tienen menos delincuencia, enfermedades, prostitución, tráfico de drogas y otras muchas circunstancias perniciosas.

Por eso, es de celebrarse que en el pasado informe del presidente Peña, haya destacado que este año, por primera vez en la historia del México moderno, se crearán más de medio millón de empleos para llegar a la cifra record de 19 millones 292 mil 865 personas ocupadas (Inegi) y que, durante todo el sexenio, el empleo habrá aumentado en 3 millones.

Por su lado, la gobernadora Claudia Pavlovich, en su informe resaltó que el índice de desempleo en el estado bajo a un3.9 % con una ocupación total de 594 mil 063.

Por supuesto que en empleo estamos mejor que nunca y cabe destacar que su aumento es la consecuencia de promover y asegurar factores importantes que de una manera u otra, el estado debe vigilar.

La creación de empleos es la resultante de la inversión y ésta se ubica donde tiene mejores réditos, consecuencia de costos menores, mayor seguridad, mejor estabilidad social, más personal calificado adecuado en todos los niveles, pero, sobre todo, la sólida observancia del estado de Derecho.

Los menores costos se derivan de contar con mejor y mayor infraestructura de comunicaciones y menores costos industriales; por su parte, el nivel de seguridad responde a políticas de impartición pronta y efectiva de la justicia, de la respuesta ágil a denuncias, de la captura expedita de bandas y personas que delinquen y de la existencia de corporaciones policiacas preparadas y honestas.

Por otro lado, la mejor estabilidad social esta íntimamente relacionada con el respeto a los derechos humanos, el que la sociedad tenga acceso a los satisfactores para su bienestar y a su percepción de justicia.

Así mismo, la disponibilidad de personal calificado se deriva la acción educativa orientada al dominio de competencias laborales o profesionales que busca la inversión.   En esto último, el sistema educativo nacional ha jugado un papel importante y cito una referencia concreta del informe del Presidente “hay más de 400 institutos tecnológicos y universidades tecnológicas y politécnicas en las que estudian carreras tecnológicas más de 800 mil jóvenes.”

Todo lo anterior deriva de políticas públicas correctas y enfocadas a las necesidades y vocaciones regionales; sin embargo, el estado de de Derecho es un elemento crucial que, de no tenerlo, obra en contra de todo lo que empuja al empleo.

El estado de Derecho es un concepto muy simple de describir, pero muy complejo de estandarizar e implica que todas las leyes sean claras y conocidas, pero que además todos las respeten y que, de lo contrario, haya consecuencias legales; en otras palabras que haya certeza jurídica, sin excepción, sin corrupción y sin impunidad.

Por desventura como país, México cuenta con una mala imagen en este concepto a nivel internacional y es causal de desaliento de inversión extrajera.

Salvo excepciones como Odebrecht u OHL, casi todas las corporaciones internacionales tienen como principio no incurrir en actos de corrupción en el proceso de invertir en otro país y sus ejecutivos no permiten siquiera insinuaciones de moches o mordidas.

Así, a nivel país, todavía tenemos un largo trecho por recorrer para mejorar la imagen y con ello ser un considerado un mejor país para invertir.

Por fortuna, Sonora, es un estado que en general no comparte esa imagen y por ello, es considerado un destino con un adecuado manejo del estado de Derecho, en el que la propiedad se respeta, así como los contratos de laborales y los costos industriales.

Por otro lado, la estrategia de Sonora de montarse en segmentos de alta inversión internacional como la energía y la aeronáutica ha hecho visible las bondades del estado y con ello ha atraído mayores inversiones y más empleos.

Sin duda, tanto las políticas públicas federales como las de la propia entidad han mostrado sus bondades y han creado empleos; no obstante, con la renegociación del TLCAN, México y Sonora verán una fuerte presión por mejorar los niveles de ingresos de los trabajadores que, a estas alturas, Estados Unidos ve en ellos casi un mecanismo de dumping, en el que se sustenta la competitividad del país.

Es el proceso de renegociación del TLCAN, es muy probable que, como condición de continuidad, México tenga que incrementar sustancialmente el salario mínimo y todos los sueldos referenciados a él.

Aquí es donde el país deberá probar que sus bajos costos, sus mayores índices de seguridad, su estabilidad social, su gente con mejores competencias adecuadas en todos los niveles, pero, sobre todo, sólido estado de Derecho, son lo suficientemente sólidos como para asegurar que la verdadera competitividad del país está en ello y no sólo en el nivel de sueldos de los trabajadores.

Por lo pronto, qué bueno que haya record en la creación de puestos laborales, en México y en Sonora; esos huevos si se cacaraquean.

Aquí si vale lo de “Lo bueno también cuenta y queremos que siga contando”.

Acerca del autor

Antonio Quintal Berny es socio-director de WB Solutions, Talento en Movimiento; ha sido director general del Tecnológico de Monterrey, Campus Sonora Norte; rector de UVM y UNO, subsecretario de Fomento Industrial y director general de Copreson; es conferencista, expositor y facilitador en congresos, seminarios y talleres en México y otros países y profesor en varias universidades de cursos en administración e ingeniería en profesional y posgrado.

Correo Electrónico

aqberny@hotmail.com

Twitter

@aqberny

Las opiniones expresadas en los artículos de nuestros colaboradores, son de exclusiva responsabilidad del autor, no necesariamente representan el sentir de Proyecto Puente

COMENTARIOS

4 Comentarios

  • ENRIQUE ZAVALA dice:

    Muy buen articulo Antonio.

  • Angel Azteca dice:

    Sí, claro hay más empleo aquí en Sonora, pero desafortunadamente más del 80% de estos son de mala calidad con sueldos paupérrimos como en prestaciones sociales. En muchos empleos generados y ofrecidos por la iniciativa privada como en maquiladoras, supermercados, restaurantes, comercios en general a los empleados les quieren pagar de 700 pesos a 1300 pesos semanales, cantidad realmente insuficiente para que un padre de familia pueda mantener bien a una familia. De poco sirve que en Sonora se generen más empleos de la iniciativa privada, si éstos no satisfacen para tener una buena calidad de vida tanto en social, económico, recreativo, etc. A ver, al secretario de economía, ya sea el federal o estatal, ¿ganar 1500 a la semana les alcanzaría para cubrir todas sus necesidades tanto personales como de su familia? Gracias.

  • Antonio Quintal dice:

    Estimado Ángel Azteca: Estoy de acuerdo y lo reafirmo en mi escrito, que los salarios son bajos y que en ello se sustenta, erróneamente, la competitividad del país.
    Por presión externa derivada de la renegociación del TLCAN esto se modificará y colocará los sueldo en mejores nivele, pero que bueno que hay más empleo, estaríamos peor si ni siquiera eso hubiera.

    Saludos y gracias por el cometario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

NOTAS RELACIONADAS