Los informes y la desgarradora realidad paralela - Proyecto Puente
Proyecto Puente > Opinión > Los informes y la desgarradora realidad paralela

Los informes y la desgarradora realidad paralela

POR Hermes D. Ceniceros

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someone

La crisis de la política en este país nos ha llevado a estar frente a dos realidades paralelas mínimamente. Una, que la hegemonía describe con informes muy alejados a la cotidianidad que la ciudadanía percibe y otra, reflejada a través de las redes sociales donde día a día se expresa el horror, el miedo, la indignación y el shock al que estamos sometidos tanto a nivel local como nacional.

La distancia cada vez más pronunciada entre la realidad de la que hablan los informes de gobierno o la que a través de Facebook y Twitter proyecta la elite política, desde el Presidente de la República hasta nuestro alcalde, pasando por Anahí, la esposa del Gobernador de Chiapas y toda clase de personaje de todos los colores, se han convertido en una fuente ilimitada de memes y burlas.

En un principio la chacota que nos hacían pasar momentos hilarantes en los que el humor, como una herramienta para la justicia poética, nos permitía bajar al nivel de la plaza pública (en términos bajtinianos) a quienes desde el poder hegemónico toman decisiones que nos perjudican en la vida cotidiana, creando una válvula de escape para tanta frustración e indignación, pero la constante repetición de este tipo de escenas y la distancia cada vez más acentuada han llegado al punto de que la crisis política que vivimos radica principalmente en como la hegemonía vive en un universo paralelo totalmente distinto al que compartimos el resto de las personas.

Ver los spots del Segundo Informe de Gobierno del Alcalde de Hermosillo pautados en redes sociales, en medio de publicaciones hechas por personas de carne y hueso quejándose de los baches, la inseguridad, la corrupción e impunidad por #LaEstafaMaestra, ofende a la inteligencia. Y me atrevería a afirmar que es una pésima estrategia de comunicación política, pero todavía tengo la duda de que quizás lo que buscan es generar más hartazgo y decepción porque su apuesta no es por ganar votos sino por desmotivar la participación ciudadana en el proceso electoral, para así tener más oportunidades de ganar comprando votantes con despensas, tarjetas rosas y todas las artimañas que se ven en el día “D”.

Por lo anterior creo que ante la necedad de la hegemonía por mantenerse en un discurso burbuja, intervenciones como la de la regidora Rosa Elena Trujillo antes de no aprobar el segundo informe de la administración municipal son sumamente valiosas, no solo por su valentía sino que porque ante la tozudez de quienes gobiernan dicen lo que muchos quieren decir, expresando que la mayoría no se siente representada y tomada en cuenta por una administración que ha decepcionado por sus innumerables errores.

Quienes participamos en la vida pública, ya sea ocupando cargos de elección o generando debate desde una asociación -o con una columna- debemos enfocarnos con rescatar la política ayudando a que la hegemonía no continúe con discursos burbuja que describen realidades paralelas a las que viven las personas de a pie todos los días.

Necesitamos revertir las distancias entre la realidad que describen los informes y discursos políticos con la que se vive cotidianamente porque se ha llegado al punto en el que una mentira repetida mil veces ya no se vuelve verdad, sino que se convierte en un meme y un meme retuiteado un millón de veces nos lleva a la memecracia, una parodia del fracaso de la democracia en una sociedad.

Necesitamos una nueva masculinidad feminista para solidarizarnos con las mujeres.

El ingrato feminicidio de Mara Castillo dejó tocada a toda la sociedad mexicana y su efecto en las redes sociales se sintió todo el fin de semana para mostrar que el machismo mata y es uno de los causantes de todo el horror que vivimos como país.

Haber participado con bordando por la paz en la lucha de las mujeres de Sonora para tipificar el feminicidio, me ha enseñado a que desde mi masculinidad puedo ser solidario en las luchas feministas sin buscar protagonismos y a estar allí firme en pie de paz, bordando y escuchando.

Menciono lo anterior porque entre los tuits que vi este fin de semana relacionado al caso de Mara estaba uno de la excelente periodista Lydia Cacho que decía: “#NiUnaMenos Se solicitan hombres valientes que eduquen a otros hombres contra el #feminicidio.” Al que le seguían una serie de comentarios machistas entre los que se veían desde troles hasta machitos ofendidos. Me limité a dejar mi tuit para manifestar que desde Sonora decía presente en esa lucha.

Ahora que tengo más de 140 caracteres aprovechó para decir que la crisis humanitaria que vivimos por las violencias machistas que han provocado una epidemia de feminicidios en todo el país, necesita que los hombres aprendamos a ser feministas, a que reconozcamos que, aunque no seamos violadores y asesinos, cuando justificamos el machismo y sus violencias somos cómplices de los feminicidios y del horror. Para ser solidarios con las mujeres no necesitamos ser protagonistas, necesitamos aprender a estar de su lado venciendo nuestro propio machismo cuantas veces se pueda.

Acerca del autor

Hermes D. Ceniceros es doctor en Didáctica de la Lengua y la Literatura en contextos plurilingües y multiculturales por la Universidad de Barcelona. Comunicador freelance y colaborador en espacios alternativos como Nuestra Aparente Rendición y Crónica Sonora.

Correo Electrónico

nar.hermes@gmail.com

Las opiniones expresadas en los artículos de nuestros colaboradores, son de exclusiva responsabilidad del autor, no necesariamente representan el sentir de Proyecto Puente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

NOTAS RELACIONADAS