Suicidio, un problema de salud pública - Proyecto Puente
Proyecto Puente > Opinión > Suicidio, un problema de salud pública

Suicidio, un problema de salud pública

POR Dr. Francisco Javier Muro Dávila

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someone

La Organización Mundial de la Salud (OMS), define al suicidio como un acto deliberadamente iniciado y realizado por una persona en pleno conocimiento o expectativa de su desenlace fatal.

La palabra “suicidio” proviene de las palabras latinas sui (uno mismo) y caedere (matar), término acuñado en 1642 por el médico y filósofo Thomas Browne para distinguir entre el homicidio de uno mismo y el cometido hacia otra persona.

La OMS señala que el suicidio es un grave problema de salud pública y puede ser prevenible mediante intervenciones oportunas, para lo que se requiere información fidedigna para realizar intervenciones eficaces.

Por esta razón el 10 de septiembre, se estableció el Día Mundial para la Prevención del Suicidio, y se promueven por todos los países miembros de la OMS medidas prácticas para prevenir los suicidios.

* Cerca de 800 mil personas se suicidan cada año a nivel mundial, lo cual representa 2 mil 191 diarios, 91 cada hora.

* En México en 2015 de acuerdo a Inegi se registraron 6 mil 285 suicidios, 17 diariamente y por lo tanto uno cada 84 minutos.

* En México la tasa de defunciones por suicidio es de 5.2 fallecidos por cada 100 mil habitantes

* Por sexo, la tasa de suicidio es de 8.5 por cada 100 mil hombres y de 2.0 por cada 100 mil mujeres.

Las entidades federativas que tuvieron mayores tasas de suicidio, por cada 100 mil habitantes, fueron Chihuahua (11.4), Aguascalientes (9.9), Campeche (9.1) y Quintana Roo (9.1) y Sonora (8.3).

* Por su parte, Guerrero (2.1), Morelos (2.3) y Veracruz de Ignacio de la Llave (3.0), presentaron las tasas más bajas.

* En Sonora el año 2015 se registraron por Inegi 249 defunciones por suicidio, una cada 35 horas.

* Del total de defunciones por suicidio en Sonora 217 fueron en hombres lo que representa 1 %  de los casos y 32 fueron en mujeres para un  12.85 %.

“La adolescencia y los primeros años de la adultez son etapas que implican grandes cambios físicos y emocionales. En algunos casos, los jóvenes pueden llegar a sentir malestar emocional ante las diversas situaciones y factores estresantes que se les presentan, por ejemplo, ante los procesos normales de maduración, la influencia de las hormonas sexuales y a los conflictos con los padres”.

En México los suicidios se suelen concentrar en edades jóvenes, ya que resalta que cuatro de cada 10 (41.3%) tenían de 15 a 29 años; así mismo, llama la atención que 3.7% tenían de 10 a 14 años de edad.

En los datos que presenta Inegi 79.3 % del total de suicidios es por ahorcamiento, estrangulamiento o sofocación, 8.9% por disparo con arma de fuego y 3.8% por envenenamiento por plaguicidas.

Los expertos señalan un vínculo entre el suicidio y los trastornos mentales particularmente los trastornos relacionados con la depresión y el consumo de alcohol.

El suicidio no es un evento aislado, sino el último eslabón de una cadena de eventos, señala la Secretaría de Salud. El intento suicida es producto de la interacción entre un trastorno mental y un evento estresante, por cada persona que pone fin a su vida, al menos 20 personas intentan suicidarse.

En países de altos ingresos, se menciona que muchos suicidios se producen impulsivamente en momentos de crisis que menoscaban la capacidad para afrontar las tensiones de la vida, tales como los problemas financieros, las rupturas de relaciones o los dolores y enfermedades crónicos.

En general eventos estresantes  como los desastres, violencia, conflictos, abusos, pérdidas y sensación de aislamiento están estrechamente ligadas a conductas suicidas.

Las tasas de suicidio también son elevadas entre los grupos vulnerables objeto de discriminación, por ejemplo, los refugiados y migrantes; las comunidades indígenas; las personas lesbianas, homosexuales, bisexuales, transexuales, intersexuales; y los reclusos. Con diferencia, el principal factor de riesgo de suicidio es un intento previo de suicidio.

Considerando que los suicidios son prevenibles, la OMS sugiere algunas medidas que se pueden adoptar entre la población y las personas para prevenir el suicidio y los intentos de cometerlo:

* Restricción del acceso a los medios de suicidio (por ejemplo, plaguicidas, armas de fuego y ciertos medicamentos);

* Información responsable por parte de los medios de comunicación;

* Introducción de políticas orientadas a reducir el consumo nocivo de alcohol;

* Identificación temprana, tratamiento y atención de personas con problemas de salud mental y abuso de sustancias, dolores crónicos y trastorno emocional agudo;

* Capacitación de personal sanitario no especializado, en la evaluación y gestión de conductas suicidas;

* Seguimiento de la atención dispensada a personas que intentaron suicidarse y prestación de apoyo comunitario.

El primer informe mundial de la OMS sobre el suicidio, publicado el 2014 señala  «Prevención del suicidio: un imperativo global», por ello como un problema de salud pública el suicidio es un problema complejo, multifactorial cuya  prevención requiere la coordinación y colaboración estrecha de múltiples sectores de la sociedad, incluidos los de salud, educación, trabajo, agricultura, comercio, justicia, derecho, defensa, política y medios de comunicación.

Esas actividades deben ser amplias e integradas, dado que ningún enfoque individual por separado puede tener efecto en una cuestión tan compleja como el suicidio.

Referencias
1.-Estadísticas a propósito del Día Mundial para la Prevención del Suicidio, 2017, Inegi.
2.- Suicidio, Nota descriptiva, Agosto de 2017 ,OMS.
3.- ¿Es normal que piense en suicidarme?
4.- “Estadísticas a propósito del Día Mundial para la Prevención del Suicidio (10 de septiembre)”, datos nacionales, Inegi, 2016.

Acerca del autor

Dr. Francisco Javier Muro Dávila es médico cirujano por la UNAM (Ced. Prof. 471325, Reg. SSA 58351), maestro en Salud Pública, ESPM-SSA (Ced. Prof. 026403 SEC-Sonora), presidente de la Federación Médica de Sonora, A.C., y subdelegado médico de lssste, Delegación Sonora.

Correo Electrónico

fj_muro@hotmail.com

Twitter

@MUROFJ

Las opiniones expresadas en los artículos de nuestros colaboradores, son de exclusiva responsabilidad del autor, no necesariamente representan el sentir de Proyecto Puente

COMENTARIOS

2 Comentarios

  • Jesús Noriega dice:

    Saludos Dr. Muro.
    Buena y completa revisión del tema.
    Hasta pronto

  • Jorge Salcido dice:

    Suicidarse sin dolor y sin alimentar el morbo de terceros seria una salida digna para quien ya no desee vivir; por las razones que fueran. Esperar a que una enfermedad terminal acabe con tu patrimonio te haga dependiente de los demás y representes un gasto para la sociedad no es deseable. Debería ser un derecho al ciudadano el ser asistido para morir cuando lo desee, de manera tranquila, reposada, sin sobresaltos o dolor. Irse tranquilamente es decision personal, pero actualmente, quien ayude, se le considera homicida. Quitar esa barrera ayudaria a muchos a tomar la decision. El suicido dejaria de ser un problema de salud publica, para convertirse en una opcion para la salud publica. Tener la opcion de matarse en paz horroriza a todos, menos al que lo desea. Nadie desea matarse con dolor o miedo. Visto asi, el suicidio es un problema para la salud mental de los que quedan vivos. Si el que se suicida lo hace en paz, voluntariamente y con asistencia piadosa, para quienes quedemos vivos, el sentimiento de perdida sera mas llevadero, con menos sentimiento de culpa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *