V Informe de Gobierno: retórica pura - Proyecto Puente
Proyecto Puente > Opinión > V Informe de Gobierno: retórica pura

V Informe de Gobierno: retórica pura

POR María Dolores Rodríguez Tepezano

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someone

Los priistas y su retórica, nunca he estado de acuerdo con su institucionalidad partidaria y menos con sus políticas gubernamentales; sin embargo, y por primera vez estuve de acuerdo con el decir de uno de ellos.

Sucedió en el noticiero matutino de Reporte Cien. Ahí escuché a Gilberto Gutiérrez Sánchez, dirigente estatal del PRI; en una entrevista mientras el conductor lo abordaba, usó un buscapiés y le señaló en su plática, “los políticos no tienen credibilidad eh”, “los medios tampoco” respondió en clara e inmediata defensa Gutiérrez Sánchez.

Efectivamente, en ambos temas, la falta de credibilidad en los políticos y también en los medios de comunicación se refleja en nuestra sociedad. Por un lado, las condiciones del periodismo son de alto riesgo en nuestro país y -en consecuencia- poco atractivas para la ciudadanía.

México ocupa actualmente uno de tres primeros lugares en el mundo con más periodistas asesinados. Y por otro lado, es comprensible que la credibilidad de los medios de comunicación se encuentre en decadencia pues no sólo han perdido credibilidad, la mayoría de ellos, además, han sido comparsa de los gobiernos en turno, sus lazos comerciales con el poder a través de publicidad institucional los ha llevado a una cadena de omisiones que los obliga a repetir y reproducir mentiras que nadie cree, así por ejemplo los spots del V Informe de Gobierno de Enrique Peña Nieto.

La retórica de Enrique Peña Nieto es de “alto nivel” en su V Informe de Gobierno, lástima que es sólo eso, retórica.

Después de tres días de haber presentado el informe, Peña Nieto visitó el estado de Oaxaca, el repudio hacia él se manifestó en vivo en las redes sociales, sus mensajes como spots publicitarios, ahí no surtieron efecto.

Reconozcamos que la falta de educación y respeto hacia los semejantes nos convierten a todas y todos en sujetos vulnerables a la corrupción. A diario recibimos noticias que revelan los altos índices de impunidad y corrupción en diversos sectores de la sociedad mexicana, pero sobre todo como lo dije antes, en la clase política, esa que certeramente está falta de credibilidad.

La corrupción y  el arte de hablar o escribir de forma elegante y con corrección con el fin de deleitar, conmover o persuadir a los mexicanos nos mantienen empachados de mentiras. Encontramos a Javier Duarte, exgobernador de Veracruz; a César Duarte exgobernador de Chihuahua; a Guillermo Padrés Elías, exgobernador de Sonora, quienes entre otros exfuncionarios enfrentan decenas de cargos con la justicia, vulgarmente insisten en ser inocentes, con la desvergüenza aún, y a pesar de las evidencias a todas luces de sus malos gobiernos.

La lista sigue y sigue no sólo con exgobernadores, expresidentes municipales y todo tipo de funcionarios públicos como revela también, a los ubicados en las distintas secretarías de Estado a través de  Animal Político y Mexicanos Contra la Corrupción e Impunidad, en su entrega periodística “La Estafa Maestra”.

Pienso que para dirigir los destinos de un país se necesitan mujeres y hombres de moral próvida, con preparación académica, con principios y valores de respeto hacia las diferencias de pensamiento, y más aún con profundo amor a la infancia.

¿Cuándo Peña Nieto ha mostrado una sola de estas cualidades? Jamás es la respuesta. Jamás.

Nuestro presidente es ladrón de textos hasta el plagio, inculto hasta no haber leído tres libros en toda su vida, tan ignorante como ser incapaz de conocer las capitales de los estados de la República Mexicana, inmoral en su falsa defensa del medio ambiente para una vida digna de nuestros hijos, mentiroso hasta inventar en sus spots un país que no existe.

Que las cosas avanzan dice Peña Nieto en sus spots, sí avanzan pero en sentido contrario a la mejoría de un país, pues los dineros provenientes de nuestra riqueza natural y los mismos a través de nuestros impuestos, se los están robando, y entonces no llegan a brindar servicios a la ciudadanía, millones de pobres son clara evidencia. Mentira también que la pobreza haya disminuido como asegura el Coneval, porque si para ellos disminuir la pobreza es que de 55 millones 341 mil 600 baje a 53 millones 418 mil personas, pues qué poca cosa es para ese órgano disminuir la pobreza, que casualmente publica las cifras de manera formal, justo antes del V Informe de Gobierno.

Cuando un gobierno quiere realmente controlar y disminuir la corrupción en la sociedad que gobierna, entonces aplica sin miramientos políticas públicas y medidas para erradicarla. ¿Acaso no es la autoridad para hacerlo? ¿Entonces por qué la corrupción crece y crece en nuestro país?

Porque la riqueza monetaria y el poder que da el presidencialismo en México, son hoy en día, ilimitados, incuantificables…infinitos. Ser presidente en México es convertirse en  hombre sin límites, así ha sucedido. Y si bien es cierto, la corrupción no se puede desterrar reconozcamos  también, que la corrupción sí se puede controlar.

Las condiciones que conjuga el Estado mexicano para que la corrupción se mantenga y permita el ejercicio unidireccional de los gobiernos, son el manejo y endiosamiento del dinero. La corrupción crece por que el Estado mexicano ha sido invadido de políticos deshonestos, incultos e ignorantes, no menos unos que otros, y peor aún, porque sus seguidores se los permiten.

Avergonzados, lastimados e indefensos los mexicanos seguimos los acontecimientos, por fortuna existen medios de comunicación que a pesar de sus escasos recursos, se erigen como fuentes de valiosa información y que ajenos a los subsidios gubernamentales permanecen en la preferencia de no pocos seguidores. Así también medios electrónicos con valiosa presencia en redes sociales como el mismo Animal Político.

La retórica política abarca a todos los priístas quienes hoy se encuentran dirigiendo los destinos del país, pobre Peña Nieto, pobres también quienes lo solapan en éste su sexenio presidencial, el más ignorante y corrupto de los gobiernos mexicanos en los últimos años.

Acerca del autor

María Dolores Rodríguez Tepezano es licenciada en Ciencias de la Comunicación por la Universidad de Sonora; pasante de maestría en Educación por la Universidad Pedagógica Nacional; promotora en Gestión Cultural por el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes; fundadora de la Red Sonorense por la Defensa de los Derechos Humanos Laborales.

Correo Electrónico

mariadolores_tepezano@hotmail.com

Las opiniones expresadas en los artículos de nuestros colaboradores, son de exclusiva responsabilidad del autor, no necesariamente representan el sentir de Proyecto Puente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

NOTAS RELACIONADAS