Los Bours, contrapeso necesario en el PRI Sonora - Proyecto Puente
Proyecto Puente > Opinión > Los Bours, contrapeso necesario en el PRI Sonora

Los Bours, contrapeso necesario en el PRI Sonora

POR Luis Alberto Medina

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someone

A mediados de mayo de este año, Abel Murrieta, exprocurador de Justicia de Sonora, denunciaba en medios de comunicación en Cajeme la ola de violencia incontenible. Levantaba la voz y ponía el dedo en la llaga: había una fallida estrategia de seguridad en todos los niveles. Por parte del gobierno del Estado y el de Cajeme, ordenaban el cierre de espacios para que el diputado federal no hablara. Proyecto Puente quiso escuchar si era verdad lo que se señalaba. Abel estaría en entrevista en el noticiero el lunes 22 de mayo para que diera su versión. Se pidió a la Secretaría de Seguridad Estatal, la suya. Lo primero que hizo Adolfo García Morales, como en otros temas y ocasiones, fue intentar frenar la información. Pidió a Abel Murrieta no hablar del tema. Movió a la gente del Palacio de Gobierno. Argumentaron que había intereses políticos de los Bours para manejar la información. No se veía el fondo: el fracaso de la seguridad en Cajeme, hasta ese mes.

Pedimos la opinión de Rodrigo Bours, el otro aspirante a la alcaldía de Cajeme, y fue quien dio la nota y la razón a Abel: había un abandono en la ciudad. Todo esto desencadenó un debate que, dos meses después, iría a dar en el refuerzo de la seguridad en el municipio, encabezado por Adolfo García Morales, que, ahora con el control de la información, presumió fotografías de guerra contra la delincuencia con realce en su figura. Antes, Faustino Félix, demostró cómo lo había rebasado la situación que estuvo a punto de crear una alerta nacional desde Sonora, al decir que se había perdido la tranquilidad de las familias. En ese mes, principios de julio, vendría un debate inédito entre Rodolfo Montes de Oca y Abel Murrieta, en Proyecto Puente. El fiscal general de Sonora tenía que defender al gobierno, Abel cuestionar lo que no se lograba. Los dos dieron muestras de un debate de altura. Hoy Cajeme tiene un control de la violencia gracias a la denuncia del grupo Bours. Obvio, y a que autoridades estatales, municipales y la Secretaría de la Defensa Nacional, se pusieron las pilas en operativos. Pero todo fue por un contrapeso responsable que incomoda en Palacio de Gobierno. A la Gobernadora, como sucede en cada sexenio, sus colaboradores cercanos y aduladores le presentan la información que quieren. Cajeme era una muestra de que no le hablaban con la verdad. ¿Qué otros temas habrá?

Eduardo Bours, el otro frente

El exgobernador ha movido todo el cuadro político el PRI. Sólo falta definir apoyos jurídicos y políticos desde la Ciudad de México para que anuncie su candidatura ciudadana al Senado, junto con Guatimoc Yberri, el exacalde de Hermosillo. La respuesta del sector oficial priista y sus aliados, algunas plumas pagadas bien identificadas, es la descalificación a priori. No les conviene que haya un priista que se revele al grupo del poder en turno en Sonora. Cualquier contrapeso en la sociedad es saludable. Pero estamos hablando del partido en el poder que sobredimensiona y lo altera la crítica política, empresarial, periodística y ciudadana. Están en el apogeo del gobierno, segundo año, y cualquier señalamiento, movimiento o agenda que no muevan ellos, es enemiga. El mismo camino de anteriores gobiernos. Y, así como otros exgobernadores de otros partidos y en otros estados, incluyendo Sonora, han tenido su segunda oportunidad de demostrar que pueden aportar a la transformación social, Eduardo Bours aún tiene mucho que dar. Él y su familia. Lo que sí es necesario es una explicación pública, una versión amplia, del caso de la guardería ABC. Eduardo ahí debe tener más humildad y reparar lo que tenga que hacer. Aún quedan muchas dudas. Se ha mañoseado tanto el tema que se ha perdido el enfoque y fondo.

Ricardo Bours, el mediador

Dentro y fuera del PRI se le respeta. Pero también incomoda al actual grupo de poder: una entrevista que dio a una televisora estatal se intentó parar. ¿Por qué tanto miedo y opresión? ¿Por sus aspiraciones para gobernar Sonora? ¿Quién de los priistas que ahorita no andan en campaña por diputaciones, alcaldías y Senado, no quisieran ser gobernadores? Ricardo ha asumido una posición de respeto al gobierno del Estado. Pero no sumisión. Juega un papel de contrapeso en el PRI mediante Abel Murrieta. Pero un contrapeso responsable. Sí, con aspiraciones políticas todos, pero con una crítica que le urge al partido en el poder. A cualquier partido en el poder. Los otros contrapesos somos los medios de comunicación, empresarios, organizaciones sociales, redes sociales. Todos cabemos en Sonora en el siglo XXI. Aunque muchos aún piensen y añoren el siglo XX para gobernar.

Columna tomada de El Imparcial

Acerca del autor

Luis Alberto Medina es director de Proyecto Puente, noticiero en Internet. Coordinador de Periodismo de la Universidad Kino. Premio Nacional de Periodismo 2014. Corresponsal nacional de Denise Maerker en Atando Cabos.

Correo Electrónico

luisalberto@proyectopuente.com.mx

Las opiniones expresadas en los artículos de nuestros colaboradores, son de exclusiva responsabilidad del autor, no necesariamente representan el sentir de Proyecto Puente

COMENTARIOS

1 Comentario

  • Dora dice:

    nO ME GUSTA ESTE ARTÍCULO, A MI QUE ME IMPORTA QUE EN EL PRI HAYA CONTRAPESOS? SI TODOS UNOS UNOS GANDALLAS NI A QUIÉN IRLE, YO QUIERO UN CANDIDATO QUE SE IDENTIFIQUE Y ESTE PROBADO QUE ESTÁ CON EL PUEBLO, NO ESTA BOLA DE SÁTRAPAS LADRONES Y GANDALLAS. NO PIERDAS TU TIEMPO LUIS ALBERTO DEFENDIENDO A ESTOS PILLOS, NO TIENEN ALGO BUENO DE QUE HABLAR DE ELLOS.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *