Workaholics: adictos al trabajo - Proyecto Puente
Proyecto Puente > Opinión > Workaholics: adictos al trabajo

Workaholics: adictos al trabajo

Studio shot of young woman working in office covered with adhesive notes

POR Esmeralda Cambuston

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someone

Escuchar la palabra workaholic pareciera una expresión negativa y se expresa para aquellas personas que tienen una fuerte motivación hacia su trabajo u oficio. La persona workaholic en pocas y sencillas palabras es aquella que ama de una manera obsesiva a su propio trabajo.

Esta adicción tiene una conducta progresiva que no se explica por una necesidad laboral objetiva, sino por una necesidad psicológica, pues pierde estabilidad emocional y se convierte en una adicción constante por ser cada vez mejor.

Es sin duda la adicción más aceptada y justificada por nuestra sociedad, ya que es bien visto que una persona tenga comportamientos excesivos de trabajo.

Las personas workaholic suelen hacerlo sin sentir esa obligación y le dedican demasiado tiempo a su labor profesional, incluso se sienten mal si no lo hacen. Suelen negar el problema y este hecho hace que muestren desinterés por otras facetas de su vida como son: hobbies, relaciones personales, incluso la misma familia.

Las estadísticas dicen que afecta en su mayor parte al sexo masculino entre los 33 y 50 años de edad y en ese rango un 38% de ellos trabajan más de 10 horas diarias y 9 de cada 10 se lleva labores a su casa, incluso los fines de semana.

Podemos comentar algunas características:

• Workaholics complacientes: Se caracterizan por ser menos ambiciosos y más sociables; para ellos la aprobación del jefe y de los compañeros de trabajo es de gran importancia.
• Workaholics controladores: Son ya independientes y ambiciosos; se frustran de manera excesiva por no tener el control. Cuando descienden en su rendimiento laboral, se vuelven ansiosos e irritables.
• Workaholics narcisistas controladores: Su personalidad está desequilibrada y en situaciones de tensión pueden llegar a perder el control de su comportamiento y explotar con gran facilidad. Son totalmente egocéntricos.

Conozcamos que consecuencias pueden tener:

• Relaciones familiares deterioradas.
• Tendencia al aislamiento y la soledad.
• Insomnio, malhumor, estrés, depresión, ansiedad.
• Problemas cardiacos, taquicardias.

Realiza este test de auto-evaluación para Workaholic:

1. ¿Sueles retirarte de tu trabajo después de la hora de salida?
2. ¿Sueles llevarte alguna lectura o informe a tu casa?
3. ¿Te llaman con frecuencia por teléfono del trabajo a tu casa?
4. ¿Sientes que haces algo incorrecto cuando te vas del trabajo antes que tus compañeros?
5. ¿Tienes en tu agenda más teléfonos de colegas que de amigos?
6. ¿Las vacaciones te resultan interminables a partir de la primera semana?
7. ¿Te quejas continuamente de la falta de tiempo?
8. ¿Tus conversaciones suelen ser casi siempre sobre el trabajo?
9. ¿Te planteas que el trabajo te requiere continuamente?

Si contestaste afirmativamente más del 50% de estos ítems, es probable que estés padeciendo una adicción al trabajo.

Cabe mencionar, que no toda dedicación intensa al trabajo es adicción. Hay personas que trabajan mucho, pero que saben desconectarse de su trabajo en tiempos libres.

¿Que tratamiento se puede llevar?

Para solucionar un problema de adicción al trabajo, primero hay que reconocer que lo padeces. A la vez, se debe hacer una valoración de uno mismo, establecer un programa de actividades alternativas que tendrá que cumplir obligatoriamente como: Aprender a manejar el ocio, reducir las horas que se dedican al trabajo, priorizar lo urgente, entrenarse en técnicas de relajación, cambiar actitudes de ideas erróneas sobre el perfeccionismo y el éxito.

Yo te pregunto: ¿Tienes algún comportamiento de workaholic? ¿Valdrá el esfuerzo?

El trabajo es una terapia ocupacional extraordinaria, una oportunidad de crecimiento en todos los ámbitos de nuestra vida y, sin duda, es precioso trabajar; pero siempre dentro de sus propios límites y sin olvidarse de disfrutar las otras facetas de nuestra vida.

Acerca del autor

Esmeralda Cambuston es coach de vida y capacitadora en desarrollo humano.

Correo Electrónico

esmeraldacambuston@hotmail.com

Twitter

@esmecambuston

Las opiniones expresadas en los artículos de nuestros colaboradores, son de exclusiva responsabilidad del autor, no necesariamente representan el sentir de Proyecto Puente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

NOTAS RELACIONADAS