La hoguera de las vanidades - Proyecto Puente
Proyecto Puente > Opinión > La hoguera de las vanidades

La hoguera de las vanidades

POR Antonio Quintal Berny

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someone

Columna A toro pasado

En 1990 se estrenó la película La hoguera de las vanidades, una adaptación de la novela homónima de Tom Wolfe, dirigida por Brian De Palma.

El largometraje narra, en tono de sátira, la caída de un corredor de bolsa que trabaja en Wall Street y a quien la vida le sonríe; disfruta de su trabajo, está casado con una bella mujer y tiene una amante.

Con ésta última, una noche se dirige a su apartamento, pero pierden el rumbo y terminan en un peligroso barrio de Nueva York. La amante, asustada, atropella a un supuesto atracador, en la creencia de que está acosando a su pareja. Finalmente, los dos consiguen escapar, y ya en su apartamento deciden no denunciar el incidente.

El atropellado, de raza negra, queda en coma, desatando un linchamiento público por parte de líderes religiosos, aspirantes a políticos, periodistas ambiciosos y gente sin escrúpulos que se aprovecha de las circunstancias.

A final, todos pierden, tratando de salvar su propio pellejo de una manera egoísta.  Así, todas las vanidades personales acaban en la hoguera. En un proceso administrativo o de negociaciones a esto se le llama suma cero.

Lo que esta ocurriendo en México, en política, me parece que está recreando la película en referencia; los panistas divididos por la designación como presidente del Senado de Ernesto Cordero por el mayoriteo priista; la Cámara de Diputados sin instalarse por el boicot de casi todos los partidos hacia el PRI, como medida de presión para que el actual procurador general de Justicia, Raúl Cervantes, no pase de manera automática a ser fiscal general por nueve años.

Por otro parte, el PRD en desbandada abierta hacia Morena y éste ultimo partido haciendo lo que le da la gana sin respetar las leyes electorales.

Por si fuera poco el desorden político, los precandidatos a la presidencia de México de todos los partidos se consideran a sí mismos la única opción para tomar la riendas del país y llevarlo a un destino majestuoso.

Cada político se percibe como “el último vaso de agua en el desierto”, aunque la verdad es que lo que lo único que están consiguiendo, todos, es mostrar el cobre. Por sentirse la divina envuelta en huevo, la gente común cuestiona la credibilidad, principios y honorabilidad de todos y cada uno de los políticos.

A la luz de estos acontecimientos, nuestros políticos están mostrando sus vanidades individuales y sus egoístas aspiraciones personales, lejanas a la búsqueda del bien común; el resultado será la incineración política de muchos de ellos.

También en otras latitudes hace aire, lo que está ocurriendo en Estados Unidos refleja el mensaje de la película en referencia.

Éste martes Trump anuncia su posición sobre el programa DACA, Acción Ejecutiva de Obama que permite estudiar, trabajar y hasta poder adquirir un estatus migratorio legal a los extranjeros ilegales llegados en su infancia; no obstante, cualquiera que sea su posición y decisión, ésta deberá ser aprobada por el congreso dentro de los próximos 6 meses, período en el cual habrá movilizaciones de ciudadanas en cada distrito electoral para presionar a los representantes para que voten a favor de ella, para ampliarla o para cancelar sus beneficios de manera definitiva.

El futuro de los dreamers está, pues, no en la voluntad de Trump sino en manos del Congreso de Estados Unidos, que votará oyendo a sus electores y a sabiendas que el voto de cada congresista será clave en sus aspiraciones reeleccionistas en las elecciones intermedia del próximo año.

La estrategia de Trump, cargada de racismo y vanidad, no será suficiente para determinar el futuro de la política migratoria de nuestros vecinos.

En otro acontecimiento, antes y durante la segunda ronda de negociaciones del TLCAN, Trump, haciendo gala de su vanidad como presidente, no ha dejado de tratar de intimidar a México y de amenazar con dejar la mesa de negociaciones; pero, pese a sus bravuconadas, los negociadores de los tres países siguen encerrados desde el 1 de septiembre en México discutiendo mejores condiciones para cada país en el nuevo TLCAN.  Cabe destacar que, el lunes, día inhábil y casi sagrado por ser el día del trabajo en Estados Unidos, sus negociadores no hicieron puente, aunque en todo el territorio americano, sí.

Este hecho, indica que la sociedad norteamericana esta verdaderamente más interesada y preocupada en mejorar el TLCAN, que en cancelarlo como amenaza Trump, quien ha empezado a perder liderazgo y fortaleza en su territorio, a tal grado que ya ni sus conciudadanos lo escuchan, mucho menos lo toman en serio. Nuevamente, su vanidad está siendo su tumba.

Dar cabida a vanidades personales, tanto aquí como allá o acullá, tiene el mismo efecto en la persona, la aniquila como una hoguera. Hoy, las redes sociales ponen rápido en evidencia las vanidades personales y encienden también la hoguera para quemarlas.

Si nuestros líderes políticos no advierten el peligro de la vanidad, la hoguera puede ser su destino.

Acerca del autor

Antonio Quintal Berny es socio-director de WB Solutions, Talento en Movimiento; ha sido director general del Tecnológico de Monterrey, Campus Sonora Norte; rector de UVM y UNO, subsecretario de Fomento Industrial y director general de Copreson; es conferencista, expositor y facilitador en congresos, seminarios y talleres en México y otros países y profesor en varias universidades de cursos en administración e ingeniería en profesional y posgrado.

Correo Electrónico

aqberny@hotmail.com

Twitter

@aqberny

Las opiniones expresadas en los artículos de nuestros colaboradores, son de exclusiva responsabilidad del autor, no necesariamente representan el sentir de Proyecto Puente

COMENTARIOS

1 Comentario

  • Joaquín Enríquez Flores. dice:

    Buena reflexion…excelente ejercicio analítico.
    La vanidad es el caldo de cultivo de todo género de monstruosidades humanas y sociales.
    Saludos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

NOTAS RELACIONADAS