Las mujeres. Parte 4 - Proyecto Puente
Proyecto Puente > Opinión > Las mujeres. Parte 4

Las mujeres. Parte 4

POR María Elena Carrera

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someone

“No tener en cuenta a las mujeres y ponerles trabas
a su participación política, social y económica,
así como a la vida cultural,
equivale a privar a una sociedad de la mitad de su capacidad”
Shirin Ebadi.
Discurso de la Premio Nobel de la Paz 2003.

No es sencillo tejer y mucho menos dar unicidad a un conjunto de participaciones que describan con fuerza y precisión, el legado que nos han aportado varias ciudadanas en lo que va 2017.

Se trata no sólo de su decisión de asumir un papel activo en la llamada cosa pública sino de enfrentarse, ellas lo tienen claro, a una cultura que a pesar de toda la historia que tiene México se aferra a seguir considerando que es necesario “domesticar” a las mujeres; vocablo que viene de domar; de ahí algunas palabras que surgen a la postre como “dama” o todavía más despectivo “damita” (mujer pequeña).

Mujeres con fuerza, modelo para actuales generaciones, son también las jóvenes que recientemente en la Universidad de Sonora, luego de más de un año de buscar ser escuchadas por diversas instancias dentro de la institución, se decidieron a ponerle rostro al acoso y hostigamiento sexual, dentro de nuestra alma máter a través de un tendedero que exhibió frases con las que alumnas son violentadas por sus compañeros o maestros.

Sus nombres Sheila Hernández Alcaraz, Celeste Sagaste, Gabriela Herrera, Magaly Ortiz, entre otras a quienes les debo el nombre, que impulsan con pasión, y pleno entendimiento, un proceso que ha sido difícil poner a la vista de una comunidad que ha querido tapar el sol con un dedo, y no me refiero sólo a autoridades sino a un conjunto de actores sociales que pudieran pensar, de nuevo, que lo que las jóvenes universitarias llevaron a cabo, fue un acto de exageración.

Para muchas personas hay un dicho que casi se ha vuelto ley de vida, “los trapos sucios se lavan en casa”.  Y, efectivamente, en ese tendedero expuesto a toda la comunidad el mensaje es: los actos delictivos deben ser denunciados y, en su caso castigados.

Y no, no basta con jubilar o separar de la cátedra a quienes han violentado sistemáticamente a jóvenes. Este grupo exige se castigue a maestros que han sido ya denunciados, y para ello se requiere aprobar un protocolo que atienda al interior el problema, pero también la ley sobre delitos sexuales que acaba de reformarse, especialmente en los temas de hostigamiento y acoso sexual.

Bravo por esos rostros de mujeres que se incorporan a un movimiento que ya rinde frutos; y sus nombres y rostros quedarán como el de muchas jóvenes que, en otras épocas, fueron parte de la historia de los movimientos universitarios.

No puedo despedir esta última entrega, sin mencionar nombres que ya llevan años en esta tarea de poner en la agenda política ciudadana los temas de las mujeres. Especialmente el relacionado a la violencia extrema: feminicidio.

Silvia Núñez Esquer, representante en Sonora del Observatorio Ciudadano Nacional del Feminicidio, quien ha asumido la importante tarea desde hace años, de llevar el registro –ciudadano- del feminicidio en el Estado. Se dice fácil, pero nada lo es cuando hay autoridades que no creen en el principio de máxima publicidad.

Esta base de datos sobre feminicidio, que ahora le debemos a Silvia Núñez, debe construirse con ciertas características para que nos ofrezca una fotografía del momento, que ayude además a tomar decisiones de política pública. El concepto de feminicidio se incorporó al Código Penal en 2013, y para que ello sucediera el empuje de Núñez Esquer fue fundamental.

Además, desde hace 10 años Silvia Núñez con total honestidad y libertad ha señalado desde su blog Mujer Sonora, los claroscuros de las políticas públicas destinadas para prevenir, atender, sancionar y erradicar la violencia hacia las mujeres. Para Núñez Esquer no importan colores y partidos, su centro son las injusticias que se cometen en contra de mujeres, y lo puntualiza en sus notas.

Silvia, es referencia obligada para todo académica o académico que se introduce a estudiar y analizar el tema del feminicidio. Podrá a muchas personas incomodar sus señalamientos, pero imposible no reconocer su valioso aporte al tema de las violencias en el Estado.

Lo anterior, le ha ganado respeto de instancias nacionales e internacionales; pero también la humillación y repudio de hombres que, insultándola logran justo lo contrario: entender que cuando se es insumisa e irreverente, es el costo que se paga para abrir caminos.

“La gran revolución del S. XX fue la de las mujeres, pacífica, silenciosa y aún no concluye. Con ella demandaron sus derechos políticos, económicos, sociales y culturales; sus derechos humanos”.

Le siguen las Mujeres en Acción por Cananea, grupo de ciudadanas cuyo rostro visible es María del Carmen Figueroa.

Al sur está el trabajo reconocido a nivel internacional, por los derechos de las mujeres indígenas, de Patricia Alonso Ramírez a través de Cobanaras. Quien junto a otros liderazgos de un grupo de organizaciones han logrado desarrollar el mejor modelo de casa de la Mujer indígena.

Igualmente, al sur, municipio de Cajeme, realiza un trabajo de capacitación y empoderamiento la Red Feminista del Sur de Sonora y al frente se encuentra Leticia Burgos y María Elena Barreras, pero a las que les acompañan decenas de jóvenes de diferentes instituciones académicas.

Todas absolutamente todas, forman parte de nuevo paradigma, en las que las mujeres irrumpen en un espacio eminentemente considerado masculino.

Acerca del autor

María Elena Carrera es licenciada en Ciencia Política por la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), plantel Iztapalapa; experta en temas de seguridad; coordinadora nacional y fundadora de Mujeres y Punto A.C. e integrante del Comité Ciudadano de Evaluación al Desempeño Legislativo.

Correo Electrónico

mariaelena.carrera@hotmail.com

Twitter

@MariaElenaC5

Las opiniones expresadas en los artículos de nuestros colaboradores, son de exclusiva responsabilidad del autor, no necesariamente representan el sentir de Proyecto Puente

COMENTARIOS

1 Comentario

  • Soledad dice:

    Excelente me encanta la forma de plasmar datos importantes en el avance de las mujeres es sonora ojalá mujeres como ellas fueran las que encabezarán la agenda política

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *