La fórmula mágica de la democracia - Proyecto Puente
Proyecto Puente > Puenteros Ciudadanos > La fórmula mágica de la democracia

La fórmula mágica de la democracia

POR Melissa Platt

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someone

La eminente llegada de las elecciones ya nos empieza a tapizar la ciudad de la cara de políticos que nos presumen sus logros, sus valores o su visión. A veces creo que estamos condenados a sufrir un atiborramiento de información vacía, con promesas que no se van cumplir y visiones de un país que de seguir igual no vamos a alcanzar, no en los próximos seis años por lo menos.

Mi juicio podrá parecer cínico, pero vivimos en un México donde menos de la mitad de la población sale a votar, donde los jóvenes estamos completamente desencantados con los políticos y francamente, no hay candidatos que representen los intereses de la población por encima de los suyos.

El abstenerse del voto se convirtió en la herramienta favorita de los ciudadanos para manifestar su inconformidad con la manera en que se maneja el país, una protesta silenciosa contra la corrupción y un acto de rebeldía que lamentablemente no alcanza ningún objetivo.

Pero a los políticos esto les viene importando lo mismo que un cacahuate, ¿por qué mas –entonces- siguen plasmando su cara en espectaculares en lugar de atender las necesidades de los ciudadanos?

Me queda claro que el manejo de recursos y la manera en que se destinan a las distintas instancias de gobierno es un dolor de cabeza, incluso para la propia burocracia que la inventó, pero ganaría mi respeto y mi voto mucho antes alguien que proponga cómo vamos a arreglar los baches o el desastre del drenaje pluvial de la ciudad que quien -con una foto y un hasthag semi-creativo- me pide que lo apoye.

Los problemas que vivimos en nuestra vida diaria no son culpa del alcalde en turno ni de nuestros diputados ni siquiera del presidente.

Lamentablemente es culpa de todos, de quienes han ocupado los puestos de alto mando y de quienes nos hemos quedado callados dejando que la situación empeore.

Cada día me convenzo más de que, sin la participación activa de todos los ciudadanos, nunca vamos a tener un mejor país y la participación ciudadana no es sólo pedirles cuentas a los gobernantes, es trabajar con ellos, aún si no son del partido que preferimos, aún si nos desagradan, aún si no nos han cumplido promesas.

No podemos pasarnos la vida reclamando y no actuando. Las elecciones se acercan y los eslóganes de campaña van a ser refritos de “Para que vivamos mejor” o, “México es primero”, exijamos planes concretos y más importante aún, sumémonos a llevarlos a cabo, la democracia se construye entre todos, no se delega.

Organizar comités de vecinos, encontrar personas con necesidades afines y con objetivos comunes son acciones que abren el camino para lograr cambios. La fórmula mágica de la democracia es empieza con eso, participación comprometida.

Tal vez no nos guste ningún candidato en estas elecciones ni en las próximas, puede ser que nunca. Aceptemos que no vamos a encontrar un mesías que va a venir a salvarnos y a poner esta ciudad o este país en regla. Somos nosotros quienes lo vamos a lograr, si nos atrevemos a involucrarnos y a crear el país que queremos.

Acerca del autor

Melissa Platt

Licenciada en Ciencias de la Comunicación y responsable de Comunicación de la Coordinación de Seguridad Ciudadana en el Ayuntamiento de Hermosillo.

Correo Electrónico

meliplatt@gmail.com

Twitter

@melissaplatt9

Las opiniones expresadas en los artículos de nuestros colaboradores, son de exclusiva responsabilidad del autor, no necesariamente representan el sentir de Proyecto Puente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

NOTAS RELACIONADAS