Sus alas le fueron negadas: el oscuro y fascinante legado de Layne Staley - Proyecto Puente
Proyecto Puente > Opinión > Sus alas le fueron negadas: el oscuro y fascinante legado de Layne Staley

Sus alas le fueron negadas: el oscuro y fascinante legado de Layne Staley

POR Mary Montijo

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someone

Entre los cantantes de grunge, a principios de los noventas, destacaba una voz en particular. Estaba llena de dolor, nostalgia, rabia y vacío, y era capaz de demostrar sentimientos y emociones al instante. Esa era la voz de Layne Staley, de Alice In Chains.

Layne, quien falleció el 5 de abril del 2002 debido a una combinación de heroína y cocaína (casualmente la misma fecha, pero de 1994, que Kurt Cobain, vocalisa de Nirvana), cumpliría 50 años de edad el pasado 22 de agosto.

Para mi es uno de los mejores vocalistas del grunge y del rock en general, debido a su variado y perfectamente bien ejecutado estilo vocal, pues podía cantar desde agudos y desgarradores gritos, hasta tonos suaves y armoniosos.

Sin dejar atrás las frías y a la vez armónicas y nostálgicas composiciones, que destacan en su primer y fascinante álbum Facelift, como la oscura y poderosa Love, Hate, Love y la pegajosa con tintes rocanroleros, Sea Of Sorrow.

En este disco, Layne, el guitarrista Jerry Cantrell; el bajista Mike Starr y el baterista Sean Kinney, plasmaron un sonido original y distintivo, que daría a Alice In Chains un poderío nato en la escena del grunge.

Dirt, el segundo material discográfico de la agrupación, dejó muy en claro la orientación que seguía el grupo, hacia una exploración recóndita de un sonido pesado y a la vez melódico, lleno de nostalgia, depresión, rabia, guerra y soledad.

Este sonido se plasma en canciones como Them Bones, Rain When I Die, Rooster y Down In a Hole, principalmente; esta última en lo personal creo que es una de las que más destacadas del disco, por su profunda letra llena de una notable melancolía.

En esta melodía destaca el afligido coro: Down in a hole and I don’t know if I can be saved, see my heart, I decorate it like a grave (en el fondo de un agujero, no sé si me podrán salvar, ve mi corazón, lo decoro como una tumba).

Y cómo olvidar el himno Would, inmortalizada en la cinta Singles de Cameron Crowe y dedicada al vocalista de Mother Love Bone, Andrew Wood, quien también muriera víctima de las drogas en 1990.

Después del Dirt, vinieron cuatro grandes discos más: Jar Of Flies – con el nuevo bajista Mike Inez – Alice In Chains, el último trabajo de Layne con la banda y Black Gives Way to Blue y The Devil Put Dinosaurs Here, con el vocalista William Duvall.

Staley, quien sufrió la pérdida de su novia a causa del mismo mal que acabaría con él, siempre fue muy sensible a la música, y eso lo podemos notar fácilmente en sus presentaciones – en especial el Unplugged de MTV, en las cuales solía cantar como si no hubiera un mañana, desde los más oculto de su alma.

Acerca del autor

María Montijo es Licenciada en Ciencias de la Comunicación por la Universidad de Sonora. Periodista. Melómana. Rockera.

Correo Electrónico

maria.montijo18@gmail.com

Twitter

@mary_montijo

Facebook

Ir al perfil

Las opiniones expresadas en los artículos de nuestros colaboradores, son de exclusiva responsabilidad del autor, no necesariamente representan el sentir de Proyecto Puente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

NOTAS RELACIONADAS