Regreso a clases - Proyecto Puente
Proyecto Puente > Opinión > Regreso a clases

Regreso a clases

POR David Figueroa Ortega

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someone

Esta semana dio inicio el nuevo ciclo escolar 2017-2018 con más de 25 millones de alumnos de preescolar hasta secundaria que regresan a clases en todo México y con ello empezó una semana de acomodos en los hogares de estos niños y adolescentes que tendrán que adaptarse después de vacaciones a nuevos horarios y sus padres a lidiar con el tráfico o bien el transporte público para llevarlos a la escuela, así como solventar el gasto realizado en la compra de los útiles escolares, los uniformes, las inscripciones y en algunos casos las colegiaturas que generan un gran estrés.

Ellos se sumarán a los alumnos de bachillerato, licenciatura y posgrado que iniciaron clases hace un par de semanas. En total tenemos más de 36 millones de estudiantes en todo el País.

Mucho hemos escuchado que la educación es el camino para el desarrollo de cualquier nación y por ello el regreso a clases nos debe invitar a revisar dónde estamos parados en este rubro tan importante.

De entrada los números de escolaridad que nos arroja INEGI no son alentadores ya que en promedio los mexicanos solo terminamos la secundaria es decir 9.1 años de escolaridad, mientras que otros países con los que tenemos que convivir y competir tienen una escolaridad promedio que va desde los 14 hasta los 17 años en promedio.

Estudiar en México representa una prueba de resistencia, según datos de la misma Secretaría de Educación Pública, solo 22 jóvenes de cada 100 que ingresan al sistema educativo terminarán satisfactoriamente con un grado universitario.

Es decir 78 jóvenes de cada 100 se quedarán en el camino y no concluirán su preparación educativa con todos los costos que esto representa en su desarrollo humano.

Según las estadísticas más actualizadas de la misma SEP, cada minuto renuncian a la escuela 2.2 jóvenes mexicanos con una mínima posibilidad de reintegrarse nuevamente.

La deserción escolar se agudiza al pasar del nivel secundaria al nivel medio superior con un abandono del 12.1% y en nivel universitario con el 6.8%

La pregunta obligada es ¿qué paso en la vida de estos jóvenes que abandonan las aulas y no logran concluir satisfactoriamente su formación educativa?

Los problemas familiares, problemas económicos y sociales son los que se tienen qué indagar para dar con las causas de esta deserción escolar que representa un altísimo costo para el desarrollo de México.

Se estima que el abandono escolar por periodo representa una pérdida para el País superior a los 45 mil millones de pesos invertidos en estos jóvenes que no concluyeron su educación.

La desintegración familiar, la falta de orientación para tomar buenas decisiones al momento de ingresar al nivel de bachillerato, así como las trabas burocráticas del mismo sistema educativo son factores que alientan la deserción escolar.

La falta de una buena preparación académica representa una condena para las nuevas generaciones ya que en el mundo laboral una mano de obra con poca calificación solo encontrará trabajos de baja remuneración y productividad, lo que representa una afectación directa al desarrollo económico nacional.

Pero también la deserción escolar en los jóvenes puede representar un riesgo social al ser atraídos por la tentación del dinero fácil que representan las actividades ilícitas del crimen organizado.

Abatir los índices de abandono escolar es uno de los grandes retos de nuestro sistema educativo nacional y en el se requiere la concurrencia de todos ya que la ruta de la educación es la ruta correcta que México debe seguir por el bien de las siguientes generaciones.

Acerca del autor

David Figueroa Ortega es empresario, Excónsul de México en Los Ángeles y San José California; Exdiputado Federal; Exalcalde de Agua Prieta; Exdirigente del PAN en Sonora.

Correo Electrónico

davidfigueroao@me.com

Twitter

@DavidFigueroaO

Las opiniones expresadas en los artículos de nuestros colaboradores, son de exclusiva responsabilidad del autor, no necesariamente representan el sentir de Proyecto Puente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

NOTAS RELACIONADAS