Cáncer cérvico uterino - Proyecto Puente
Proyecto Puente > Opinión > Cáncer cérvico uterino

Cáncer cérvico uterino

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someone

El cáncer es una enfermedad en la cual las células del cuerpo se multiplican sin control. Cuando éste se presenta en el cuello del útero, se llama cáncer cérvico uterino, o cáncer de cérvix, o cáncer del cuello del útero.

El cáncer cérvico uterino se puede tratar y curar si se detecta de manera temprana. Si no se da tratamiento, es casi siempre fatal.

La Secretaría de Salud, en coordinación con instituciones públicas y organizaciones de la sociedad civil, realizan la Semana de Sensibilización en Cáncer de Cuello Uterino 2017 con el lema “El cáncer de cuello uterino #MásCercaDeLoQueParece”, para impulsar la lucha contra esta enfermedad y emprender acciones de información, en esta semana, del 21 al 27 de agosto, sobre las soluciones que están al alcance de la población mexicana e incrementar el conocimiento sobre lo que se puede hacer para lograr un mayor impacto contra el cáncer de cuello uterino.

“En México desde 2006 el cáncer cérvico uterino es la segunda causa de muerte por cáncer en la mujer. Anualmente se estima una ocurrencia de 13 mil 960 casos en mujeres, con una incidencia de 23.3 casos por 100 mil mujeres.

En el año 2015, se registraron 4 mil 005 casos nuevos de tumores malignos del cuello uterino con una tasa de incidencia de 5.98 por 100 mil mujeres mayores de 10 años.

La distribución de los casos de cáncer cérvico uterino en relación a la edad, muestra un incremento a partir de los 35 años, siendo el grupo de 50 a 59 años de edad, quien registra el mayor porcentaje con alrededor del 30% de todos los casos para el año 2015; la edad promedio de presentación es a los 51.3 años”. (1)

En Sonora el año 2014 se registraron 126 defunciones por cáncer cérvico uterino y el 2015 se reportaron 111.

Las mujeres con factores de riesgo para este tipo de cáncer son:
♣ Mujeres de 25 a 64 años de edad.
♣ Inicio de relaciones sexuales antes de los 18 años.
♣ Antecedentes de enfermedades de transmisión sexual.
♣ Infección cérvico vaginal por virus del papiloma humano.
♣ Múltiples parejas sexuales (del hombre y de la mujer).
♣ Tabaquismo. – Desnutrición.
♣ Deficiencia de antioxidantes. – Pacientes con inmuno-deficiencias.
♣ Nunca haberse practicado el estudio citológico.

Al inicio del padecimiento las lesiones son inapreciables a simple vista y duran así varios años.

Cuando el cáncer está en una etapa avanzada se puede ver a simple vista en la exploración ginecológica o causar otras molestias, entre ellas, el sangrado anormal después de la relación sexual, entre los periodos menstruales o después de la menopausia, aumento del flujo de sangrado vía genital con mal olor, dolor de cadera y pérdida de peso.

El cáncer se puede extender a otras partes del cuerpo posteriormente.

Infección por el virus del papiloma humano

La infección por el virus del papiloma humano (VPH) es la causa principal de cáncer de cuello uterino en las mujeres. También es un factor de riesgo para el cáncer de pene en los hombres y anal en hombres y mujeres. Los mismos tipos de VPH que infectan las áreas genitales pueden infectar la boca y la garganta.

El VPH generalmente se transmite de una persona a otra mediante el contacto piel a piel durante cualquier tipo de relación sexual. La infección por VPH es muy común, y la mayoría de las mujeres y de los hombres pueden tenerlo alguna vez en su vida, aunque no lo sepan o no tengan síntomas.

En la mayoría de las personas la infección del VPH desaparece por sí misma en menos de un año, sin causar problemas de salud. Pero en algunas personas, especialmente en aquellas mayores de 30 años,
la infección persiste por años y puede causar cáncer.

El VPH puede causar cambios en las células en el cuello uterino. Los tipos de cambios cubren la gama desde lesiones de bajo riesgo, lesiones precancerosas, hasta cáncer. Las verrugas genitales ocasionadas por el VPH pueden desaparecer por sí mismas o pueden requerir extirpación, pero no suelen causar cáncer.

Las lesiones precancerosas son una etapa precursora del cáncer cérvico uterino. Estas lesiones pueden transformarse en cáncer a lo largo de muchos años si no se tratan tempranamente. Aunque no hay una cura para la infección por VPH, hay tratamientos para las verrugas, lesiones y cambios precancerosos y cancerosos causados por el virus.

Los síntomas de la infección viral o de la displasia cervical, son irritación, ardor y dolor en la vagina por aumento del flujo. Puede tener mal olor, que no se quita a pesar de los tratamientos.

Los métodos de tamizaje para la detección oportuna de cáncer del cuello uterino son:

Citología Cervical (Papanicolaou) y Visualización Directa con Acido Acético (solo cuando no se cuente con infraestructura para realizar la citología cervical).

Las pruebas biomoleculares como Captura de Híbridos y reacción Cadena Polimerasa (RPC), pueden ser utilizadas como complemento de la citología.

El personal de salud de primer contacto (médicos, enfermeras y técnicos capacitados) ofrecerá a toda mujer entre 25 a 64 años de edad, en especial a aquellas con factores de riesgo, la prueba de detección del cáncer cérvico uterino y se le realizará a quien la solicite independientemente de su edad.

Las mujeres con muestra citológica inadecuada para el diagnóstico, deberán ser localizadas en un lapso no mayor a 4 semanas, para repetir la prueba. En mujeres con dos citologías anuales consecutivas con resultado negativo a lesión intraepitelial o cáncer, se realizará la detección cada 3 años.

A las mujeres con resultado citológico de lesión intraepitelial o cáncer, se les informará que el resultado no es concluyente y que requieren el diagnóstico confirmatorio. Estas pacientes serán enviadas a una clínica de colposcopía. Cuando sean dadas de alta, continuarán con el control citológico establecido.

Antes de ser cancerosas, las células del cuello de la matriz tienen cambios que las hacen verse diferentes a las normales. A estas alteraciones se les llama displasias o lesiones precursoras del cáncer.

Si el resultado es positivo a displasias o cáncer, la paciente se envía a una clínica de colposcopía para corroborar el diagnóstico e iniciar el tratamiento. El tratamiento se hace en el consultorio en forma ambulatoria, es decir, no es necesario internar a la paciente y consiste en congelar, quemar o quitar una pequeña parte del cuello de la matriz.

Si tienes alguna duda sobre el resultado y el tratamiento, consulta a tu médico para que te explique y te oriente.

En etapas más avanzadas el tratamiento puede ser mediante cirugía quitando la matriz o con radioterapia y quimioterapia..
¿Cómo se puede prevenir el cáncer cérvico uterino?

La prevención primaria establece premisas de educación en salud para reducir conductas sexuales de alto riesgo e incluye el uso del condón, promoción de relaciones sexuales monogámicas y el uso de las vacunas profilácticas contra los VPH asociados más frecuentemente al cáncer cérvico uterino.

La vacuna del VPH sirve para prevenir la infección por el VPH antes del inicio de la actividad sexual, y por tanto su probable infección por VPH. La vacuna se aplica a niñas entre los 9 y los 13 años de edad. La Organización Panamericana de la Salud, por ahora, no recomienda vacunar a los niños varones.

Referencias:
1. http://cnegsr.salud.gob.mx/contenidos/Programas_de_Accion/CancerdelaMujer/CaCu/semanaSensib2015.html
2. Norma Oficial Mexicana NOM-014-SSA2-1994, Para la prevención, detección, diagnóstico, tratamiento, control y vigilancia epidemiológica del cáncer cérvico uterino.
3. http://www.paho.org/hq/index.php?option=com_content&view=article&id=11568%3Avph-y-cancer-cervicouterino&catid=1872%3Acancer&Itemid=40602&lang=es
4. http://www.imss.gob.mx/salud-en-linea/cancer-cervico-uterino
5. https://www.gob.mx/salud/acciones-y-programas/informacion-estadistica.

Acerca del autor

Dr. Francisco Javier Muro Dávila es médico cirujano por la UNAM (Ced. Prof. 471325, Reg. SSA 58351), maestro en Salud Pública, ESPM-SSA (Ced. Prof. 026403 SEC-Sonora), presidente de la Federación Médica de Sonora, A.C., y subdelegado médico de lssste, Delegación Sonora.

Correo Electrónico

fj_muro@hotmail.com

Twitter

@MUROFJ

Las opiniones expresadas en los artículos de nuestros colaboradores, son de exclusiva responsabilidad del autor, no necesariamente representan el sentir de Proyecto Puente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

NOTAS RELACIONADAS