Recuerdos de unos bordados para encarar el machismo institucional - Proyecto Puente
Proyecto Puente > Opinión > Recuerdos de unos bordados para encarar el machismo institucional

Recuerdos de unos bordados para encarar el machismo institucional

POR Hermes D. Ceniceros

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someone

Cuando en el Congreso del Estado se estaba tipificando el feminicidio, unos pañuelos bordados con hilo morado aparecieron en los respaldos de los asientos del área pública. Cada uno de estos bordados llevaba una mariposa, el nombre, la fecha y el municipio de una víctima de feminicidio en lo que iba del 2013.

Fue la forma en la que con mucha creatividad la madre y la hermana de Priscilla Carolina Hernández Guerra, la víctima de feminicidio que puso en la agenda mediática la necesidad de tipificar este crimen, hicieron un activismo con mucha elocuencia, conciencia y socializaron su dolor con un acto de ternura como es el de bordar.

Recuerdo lo anterior porque en ese proceso de tipificar el feminicidio hubo una reticencia por parte del en ese entonces presidente del Supremo Tribunal de Justicia del Estado, el licenciado Sebastián Sotomayor Tovar, así como de algunos diputados.

En las juntas que se hicieron con grupos de mujeres de la sociedad civil, así como con la madre y la hermana de Priscilla, los argumentos por los cuales se negaban a tipificar el feminicidio eran tan simplistas y carentes de argumentación que únicamente reflejaban su incapacidad de reconocer que vivimos en una sociedad que ha normalizado la violencia contra la mujer, algo que se parece en gran medida a lo que ahora sucede con la negativa para declarar la alerta de género en Cajeme.

A pesar de que el gobierno del Estado ha repetido en varias ocasiones que su resistencia a declarar la alerta de género no se debe a los efectos que esto podría traer a la imagen de la Gobernadora y que si esta declaratoria trajera consigo recursos especiales la declararían, quienes han hecho activismo para erradicar la violencia contra la mujer en la entidad no están convencidas de sus argumentos.

A lo anterior se suma la renuncia de la doctora Mercedes Zúñiga, investigadora del Colegio de Sonora (Colson) al grupo de trabajo que investigó la solicitud de la Alerta de Violencia de Género  para Cajeme por irregularidades en el proceso -algo que se ha vuelto una costumbre en la entidad si recordamos la conformación del Comité de Participación Ciudadana (CPC) del Sistema Estatal Anticorrupción- entre las cuales está no reconocer que no se siguen las recomendaciones tal y como se piden, así como tampoco se tiene un programa emergente para combatir la violencia.

Minimizar las necesidades de una población vulnerable es una forma de discriminación y cuando el gobierno no se sensibiliza frente a la crisis de violencia que viven las mujeres en Sonora, principalmente en Cajeme, se les está discriminando por género, en lo que es una manifestación del machismo institucional como al que se enfrentaron cuando no se quería tipificar el feminicidio con argumentos absurdos.

En aquella ocasión los bordados, la presión de los medios, así como de las mujeres de la sociedad civil terminaron venciendo la necedad machista del licenciado Sotomayor y los diputaditos que se escondían tras de él para justificar su negativa.

Ahora con la alerta de género la situación es más compleja, pero tanto las mujeres de la sociedad civil y académicas como la doctora Zúñiga no están dispuestas a dejar de defender que tienen derecho a una vida libre de violencia.

Esperemos que esto ayude a que la Gobernadora escuche sus voces, porque como mujer no tiene nada de malo que reconozca que en su Estado el machismo este institucionalizado, debido a que ese mal viene de años atrás; malo para su imagen va ser que pase el tiempo y suban los feminicidios porque ella no quiso combatir el machismo institucionalizado, permitiendo que se siguiera perpetuando.

Acerca del autor

Hermes D. Ceniceros es doctor en Didáctica de la Lengua y la Literatura en contextos plurilingües y multiculturales por la Universidad de Barcelona. Comunicador freelance y colaborador en espacios alternativos como Nuestra Aparente Rendición y Crónica Sonora.

Correo Electrónico

nar.hermes@gmail.com

Las opiniones expresadas en los artículos de nuestros colaboradores, son de exclusiva responsabilidad del autor, no necesariamente representan el sentir de Proyecto Puente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

NOTAS RELACIONADAS