Día Internacional de la Juventud - Proyecto Puente
Proyecto Puente > Opinión > Día Internacional de la Juventud

Día Internacional de la Juventud

POR Antonio Quintal Berny

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someone

Columna A toro pasado

El pasado 12 de agosto, con motivo de la celebración del Día Internacional de la Juventud -establecido en 1985 por la ONU-, el Inegi dio a conocer algunas estadísticas nada alentadoras de los jóvenes sonorenses.

32.8% con edad de entre 15 y 19 años no asiste a la escuela; así como 71.2%, de los que tienen entre 20 y 24 años.  Es obvio que una parte de ellos trabaja, pero, tomando en cuenta que la tasa de desempleo en este segmento de edad es de 6% es claro también que muchos ni estudian ni trabajan.

Entre los 34 países de la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE), México tiene el tercer porcentaje más alto de jóvenes que ni estudian ni trabajan, sólo debajo de Turquía e Israel.

Cerca de 8 millones de jóvenes mexicanos, el 25% de entre 15 a 29 años de edad está en esta categoría; además, es inquietante que este porcentaje se haya mantenido igual en la última década.

La OCDE afirma que el fenómeno es consecuencia de fallas estructurales de los países, en las que se incluyen; falta de acceso a educación, perfil deficiente de competencias profesionales de programas de estudio, déficit de puestos de trabajo en el sector productivo, carencia de programas de apoyo gubernamental y privado para emprendedores, problemas económicos y desintegración familiar e impericia de los jóvenes en factores relacionados con la integración social.

Todo lo anterior también afecta a egresados universitarios, quienes, con título en la mano, no logran colocarse en el mercado laboral.

Las universidades preparan a sus estudiantes con conocimientos, competencias, valores y principios para que concluyan una carrera profesional con el bagaje suficiente para ser exitosos en su campo de especialidad, pero… ¿por qué sólo unos cuantos lo logran?, ¿por qué muchos no encuentran empleos en su campo de estudios?, ¿por qué hay profesionistas trabajando como operarios o choferes?

Las respuestas son variadas, pero una de ellas es que no se han preparado integralmente para reconocer oportunidades. Tener éxito requiere destrezas adicionales que, generalmente, no se incluyen en programas de estudio.

Muchas investigaciones, encuestas y estudios concluyen que, aparte de las competencias profesionales, los jóvenes necesitan desarrollar otro tipo de competencias relacionadas con su capacidad de insertarse en la sociedad, para aumentar las posibilidades de éxito laboral.

Las más frecuentemente mencionadas son: 1) La capacidad de buscar y seleccionar la información útil para el desarrollo de ideas y proyectos o para reconocer oportunidades en el entorno; 2) La acción reflexiva sobre el futuro y planear lo que se quiere lograr en períodos específicos de tiempo; 3) El desarrollo del hábito del ahorro, y el conocimiento del valor del dinero y la manera en que la liquidez económica influye en la creatividad; 4) La construcción de relaciones interpersonales positivas y su utilización oportuna y; 5) El afán de sobresalir en alguna actividad para aumentar la visibilidad y la seguridad en si mismo.

Desafortunadamente, los modelos educativos de los países como México no atienden estos temas y son pocas las instituciones que buscan desarrollar estas y otras competencias sociales en sus estudiantes.

Hay mucho por hacer para erradicar el problema de los jóvenes que ni estudian ni trabajan, desde establecer políticas públicas, pasando por revisar y mejorar modelos educativos y fomentar la inversión productiva para creación de más puestos laborales, pero hay que empezar por algo; es claro que en la medida en que el joven aumenta sus habilidades de interacción social, mejora su perfil profesional y aumentan sus posibilidades de insertarse laboralmente.

Infortunadamente, son escasas las iniciativas, tanto públicas como privadas, que se orientan apoyar a los jóvenes a desarrollar este tipo de competencias sociales fundamentales.

Así que, la sociedad y el gobierno tienen una tarea clara y objetiva: establecer como estrategia prioritaria el capacitar a los jóvenes en las competencias sociales básicas.

Con este pequeño cambio, se mejorarían las estadísticas del Inegi y pudiéramos hacer que el Día Internacional de la Juventud fuera verdaderamente una celebración. ¡De veras!

¿Será mucho pedir?

 

Acerca del autor

Antonio Quintal Berny es socio-director de WB Solutions, Talento en Movimiento; ha sido director general del Tecnológico de Monterrey, Campus Sonora Norte; rector de UVM y UNO, subsecretario de Fomento Industrial y director general de Copreson; es conferencista, expositor y facilitador en congresos, seminarios y talleres en México y otros países y profesor en varias universidades de cursos en administración e ingeniería en profesional y posgrado.

Correo Electrónico

aqberny@hotmail.com

Twitter

@aqberny

Las opiniones expresadas en los artículos de nuestros colaboradores, son de exclusiva responsabilidad del autor, no necesariamente representan el sentir de Proyecto Puente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

NOTAS RELACIONADAS