El cuerpo habla y no miente (Parte 2 de 2) - Proyecto Puente
Proyecto Puente > Opinión > El cuerpo habla y no miente (Parte 2 de 2)

El cuerpo habla y no miente (Parte 2 de 2)

POR Esmeralda Cambuston

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someone

En el artículo de la semana pasada les estuve compartiendo acerca del cuidado de nuestro cuerpo, y les compartí 3 puntos básicos que debemos cuidar:

1.- Alimentación. En este punto vimos la importancia en la calidad de nuestros alimentos y les comentaba una frase que de alguna manera nos ayuda para aprender a comer: “Si no nutre, no te lo comas”. El cuerpo es el único vehículo que nos va sostener el resto de nuestra vida.

2.- Ejercicio. En lo que sea, ¡pero muévete! El ejercicio levanta tu autoestima, tu aparato inmune se rejuvenece, tu cuerpo produce más endorfinas, que son las hormonas que te hacen sentir placer y felicidad, y por supuesto, te regalas una vejez en movimiento y libre de tantas enfermedades. Es un reto y deseo lo tomes.

El punto 3 para el cuidado de nuestro cuerpo, son las emociones y ese es el tema de esta semana.

De nuevo vamos a desarrollar el tema con una pequeña dinámica:

– Ahí donde te encuentras, cierra un momento tus ojos y visualiza en tu mente tu clóset y observa desde los ojos de tu mente, todas tus cosas personales, observa todo cuanto tienes guardado de arriba abajo, de izquierda a derecha, de atrás hacia enfrente. Todo cuanto tienes, ¡obsérvalo! Le tomas una foto mental y abres tus ojos…

Cuando hacemos esta sencilla dinámica dentro de los cursos que imparto y les pregunto si todo cuanto tienen lo utilizan, indudablemente la gran mayoría responde un rotundo: NO.

No, la verdad no utilizamos todo cuanto en nuestro clóset tenemos y es que sin ofender a nadie, somos bien mañosos, somos bien golosos, todo guardamos, todo juntamos porque algún día se me ha de ofrecer, o en caso de las mujeres, ¡algún día voy a caber de nuevo!

Los motivos por los cuales guardamos tanto, es por apego a las cosas materiales y nos cuesta mucho desprendernos de ellas, aún sabiendo que nada nos llevaremos cuando de aquí partamos a una eternidad.

Con todo esto quiero llevarte a que en nuestro interior habitan las emociones y en ese clóset interior que tenemos muchas veces podemos tener guardadas cosas que no utilizamos, por ejemplo: Ira, rencor, culpa, resentimiento, corajes, decepciones; a raíz de tantas cosas por las cuales hemos vivido y que no permiten que vivas en una libertad emocional y por supuesto tampoco te permite tener salud en tu cuerpo. Si comer lo inadecuado y la falta de ejercicio afecta tu salud corporal, créeme que las emociones afectan de igual manera en tu salud.

¿Qué podemos hacer? Sencillo, aprender a canalizar tus emociones y sé que es un tema muy complejo y que en la gran mayoría de los casos toma varias terapias, pero hoy quiero compartirte cómo puedes aprender a liberar tu clóset interno de tanto cochinero emocional que no nos ayuda para nada:

El perdón y la aceptación. El perdón te lo soliciten o no, ¡otórgalo! Por decisión y no por emoción, porque de seguir guardando resentimientos, ira, corajes etcétera, te envenenas tú solo o tú sola y si analizas un poco tu pasado te darás cuenta que no lo puedes cambiar, pero sí aprender de lo vivido y continuar de la manera más felizmente posible.

La aceptación se da después del perdón. Aceptar que nos equivocamos o que nos hicieron daño, o tal vez que permitimos que nos dañaran; nos ayuda a entender que los errores son parte de nuestra vida. Todo en esta vida cumple ciclos, tanto las personas, como las circunstancias vienen a cumplir ciclos y debemos aceptarlos, porque apostarle al factor perdurable nos hará sufrir, por la simple y sencilla razón que en esta vida… ¡todo cambia! Acepta tus etapas, tus ciclos, lo que es y vive sin aferrarte a nada, ni a nadie. Sólo enfócate en ser feliz.

Regálate una vida sana corporal y emocionalmente hablando y todo eso se logra cuando nuestras decisiones van bien ligadas a una voluntad inquebrantable, no negociable; con nada, ni con nadie, para crear esa nueva vida en bienestar tan anhelada y que por supuesto te mereces.

Acerca del autor

Esmeralda Cambuston es coach de vida y capacitadora en desarrollo humano.

Correo Electrónico

esmeraldacambuston@hotmail.com

Twitter

@esmecambuston

Las opiniones expresadas en los artículos de nuestros colaboradores, son de exclusiva responsabilidad del autor, no necesariamente representan el sentir de Proyecto Puente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

NOTAS RELACIONADAS