Música para mis oídos - Proyecto Puente
Proyecto Puente > Opinión > Música para mis oídos

Música para mis oídos

POR Nelsy Mendoza

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someone

“Sin música, la vida sería un error”:  Friedrich Nietzsche

Uno de los placeres de la vida es sin duda la música. Prácticamente desde que nacemos nos acompaña alguna melodía. Incluso antes, cuando aún nos encontramos en el vientre escuchamos la sinfonía de la vida, aunque ya no lo recordemos: El latir del corazón de nuestra madre, su voz, su respiración.

Al nacer e ir creciendo, más melodías se van sumando a nuestra caja de recuerdos: El canto de los pájaros al amanecer, los discos del abuelo, la música de mamá, las canciones infantiles del colegio… Y así, nuestra vida, querámoslo o no, se va impregnando poco a poco de música.

Seguramente muchos de ustedes tienen recuerdos atados a una canción: la del primer beso, la de la primera vez que te rompieron el corazón, el primer baile, la de la salida con los amigos, en fin. Bien podríamos formular nuestro propio soundrack de la vida con cada canción para rememorar cada momento.

La música es tan importante que incluso Don E. Beck, exasesor de Nelson Mandela se atrevió a asegurar que, si queríamos saber lo que pasaría dentro de algunos años, lo único que teníamos que hacer era preguntarles a los jóvenes qué música estaban escuchando. Inquietante, ¿no?

A menudo subestimamos la influencia de la música en nuestras vidas y las de las nuevas generaciones. Es cierto que al final del día, nosotros -como individuos- tenemos la capacidad de decidir lo que es mejor, pero también debemos tomar en cuenta que muchas veces la música transmite ciertos valores y actitudes que no debemos fomentar, como: machismo, misoginia, la vida fácil, entre otras muchas ideas que para mi punto de vista afectan la percepción de los jóvenes y esto, va en detrimento de nuestra sociedad.

¿Qué podemos hacer? Para empezar, está en nosotros -como padres- darles a nuestros hijos una educación que en consecuencia no permita que se identifiquen con cierta música o sus letras. Al final de cuentas la música es una forma de expresarnos, de entendernos con el autor y su obra y si no nos sentimos identificados con ella, pues simplemente no tendrá cabida en nuestra vida.

También es importante que fomentemos en nuestros hijos nuevos gustos musicales. Acercarlos tal vez a la música de otras épocas o música de actualidad que realmente pueda aportar algo positivo. Incluso la música puede ser una manera de reencontrarse en familia, al ampliar nuestros gustos musicales, recordar momentos familiares o aprender sobre nuevos géneros.

Debemos permitir que la música entre en nuestras vidas de la misma manera que suceden las cosas buenas: porque las buscamos, las practicamos, las fomentamos y les hacemos un espacio en lo cotidiano.

Si permites que la melodía correcta sea parte de tu vida, podrás encontrar que la música es poderosa, que te alimenta el espíritu y te llena el alma de los mejores momentos.

Permite que la música llene tus días y que escuchar una melodía sea tu descanso llenando tu mente y tu corazón con lo mejor, para que puedas ofrecer lo mismo a quienes te rodean.

Acerca del autor

Nelsy Mendoza Ramírez es comunicóloga con especialidad en Publicidad y Comunicación Organizacional.

Correo Electrónico

nelsymendoza81@yahoo.com.mx

Twitter

@nmmendoza81

Las opiniones expresadas en los artículos de nuestros colaboradores, son de exclusiva responsabilidad del autor, no necesariamente representan el sentir de Proyecto Puente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

NOTAS RELACIONADAS