Hallan brackets en el estómago de una paciente tras perderlos 10 años - Proyecto Puente
Proyecto Puente > Salud > Hallan brackets en el estómago de una paciente tras perderlos 10 años

Hallan brackets en el estómago de una paciente tras perderlos 10 años

POR Internet

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someone

La introducción de cuerpos extraños en el organismo es un fenómeno que se observa con cierta frecuencia. Existen casos en la literatura médica donde se describe la presencia de objetos como palillos, verduras o frutas que, ya sea por placer, error o mera curiosidad, los pacientes introdujeron a través de la boca, el recto o la nariz con inesperadas —y a veces graves— consecuencias. La prestigiosa revista British Medical Journal publica hoy una de esas sorprendentes y llamativas historias. Una mujer de treinta años de edad acudió a urgencias dos días después de la primera consulta en el hospital, aquejada de un fuerte dolor en el abdomen. Los médicos vieron que la joven sufría taquicardia, aunque el resto de sus signos vitales parecían ser normales.

Tras descartar lo que inicialmente parecía un cólico biliar, la paciente se sometió a una tomografía computerizada, una técnica que fotografía una zona del cuerpo para determinar la existencia de problemas como un tumor o la presencia de cuerpos extraños. La imagen fue realmente una sorpresa para los médicos, al ver que la mujer presentaba un pequeño alambre de unos siete centímetros en una zona del intestino delgado. La joven fue operada de urgencia mediante una laparatomía, una cirugía por la que se retiró la pieza metálica, que resultó ser unos antiguos brackets.

La ortodoncia dental, que la paciente afirmó no haber ingerido y desconocer su existencia desde hacía más de diez años, había obstruido parte de su sistema digestivo. A raíz de su caso clínico, los médicos han publicado este artículo donde dan a conocer un nuevo origen del vólvulo intestinal, un trastorno por el que los intestinos se bloquean total o parcialmente por culpa de un giro de las tripas sobre sí mismas. El equipo del Hospital Sir Charles Gairdner (Australia) aconseja que en pacientes donde no haya historia quirúrgica o médica relevante se tenga en cuenta la posible introducción de cuerpos extraños como causa del dolor abdominal.

Una vez que los objetos inertes pasan por la garganta atravesarán de forma espontánea el sistema digestivo. En algunas ocasiones, estos cuerpos son expulsados de forma natural a través de las heces, sin embargo, a veces pueden llegar a producir perforaciones en el estómago, los intestinos o el hígado, provocando incluso la muerte en los casos más graves, por lo que los médicos deben estar alerta por sus posibles consecuencias. La historia recogida en este número de la revista British Medical Journal muestra el segundo caso en la historia en la que los brackets son introducidos en el interior del organismo. El primer suceso de este tipo fue publicado por dentistas iraníes en 2013, cuando descubrieron que uno de sus pacientes había tragado por error la ortodoncia dental.

Por aquel entonces, los médicos de la Universidad de Ciencias Médicas Shahid Sadoughi alertaban de que la posición más peligrosa para ingerir un brackets era cuando la persona estaba tumbada boca arriba, una situación que se da frecuentemente en las clínicas dentales. El peligro es que la ortodoncia pueda tragarse e ir hacia el esófago o las vías respiratorias, una situación que puede ser mortal. En su caso, el joven de 29 años notó que uno de sus brackets se separó de los dientes a la hora de comer, sin poder evitar su ingestión completamente accidental. La pieza metálica fue encontrada y retirada de la zona inferior del estómago gracias a una endoscopia, aunque el paciente tuvo que recibir quimioterapia posteriormente durante tres meses debido a los daños que sufrió en su sistema digestivo. Aunque este tipo de problemas no son habituales, los investigadores han alertado de los riesgos que tiene la introducción de cuerpos extraños en el organismo, incluidos fragmentos tan peligrosos como una simple ortodoncia.

Fuente: Hipertextual

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

NOTAS RELACIONADAS