Río Sonora: tres años de opacidad y falsas promesas de Grupo México - Proyecto Puente
Proyecto Puente > Opinión > Río Sonora: tres años de opacidad y falsas promesas de Grupo México

Río Sonora: tres años de opacidad y falsas promesas de Grupo México

POR Hermes D. Ceniceros

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someone

Don Oscar, un integrante de los Comités de Cuenca Río Sonora (CCRS) en Ures es un hombre de cabellos canosos por la edad, alto y fuerte como un roble por el trabajo de campo que lo ha hecho ser quien es, pero, sobre todo, una persona con mucha dignidad que lleva tres años haciendo frente a Grupo México y a los tres niveles de gobierno que han sido cómplices de la empresa en la violación de sus derechos humanos.

Este auténtico vaquero se pone de pie ante otros como él para conmemorar tres años de la más grande tragedia ambiental que ha dado la historia minera nacional y decir todo lo que se ha avanzado en la batalla legal que tienen contra la minera. Y es que el recorrido de los CCRS en estos años no ha sido poco, han estado frente al alto comisionado de las Naciones Unidas en materia de derechos humanos y empresas, así como también han presentado más de nueve amparos contra las diferentes autoridades que han actuado como cómplices con la minera.

Por su parte, Grupo México ha manipulado en estos tres años al Fideicomiso Río Sonora como si fuera una herramienta que le sirve para actuar como autoridad en la región contaminada, pero con la ventaja de no tener que rendir cuentas a nadie.

De esta forma es que ha hecho que funcionarios como el subsecretario de Semarnat, Rodolfo Lacy Tamayo, y el delegado de gobernación en la entidad, Wenceslao Cota Montoya, sean los voceros de la minera.

El abandono, la impotencia, la desesperanza que sienten los pobladores de los pueblos ribereños radica en cómo fueron engañados tanto por el Fideicomiso Río Sonora como por las autoridades de los tres niveles de gobierno al no obligar a la empresa a cumplir con las 28 plantas potabilizadoras de agua con tecnología para separar metales pesados, la unidad epidemiológica o Clínica Uveas, así como el diagnóstico ambiental y el plan de resarcimiento del daño.

A cambio de lo anterior, los pobladores ven cómo los tres niveles de gobierno son cómplices de Grupo México al actuar de manera omisa en la violación de sus derechos humanos y ambientales.

Recientemente la ONU reclamó a Grupo México el no haber cumplido con lo prometido y anteriormente, a través de las recomendaciones que hizo el alto comisionado de las Naciones Unidas en materia de derechos humanos y empresas le pidió tanto al gobierno de México, como al de Sonora fomentar el diálogo social y hacer que en el territorio se respeten los derechos humanos de los afectados.

Pasaron los meses y a casi un año de la visita del alto comisionado tanto funcionarios del gobierno federal como del estatal se limitan a ser voceros del Fideicomiso, desprotegiendo a quienes deberían proteger y garantizar el respeto de sus derechos.

Afortunadamente los CCRS siguen persistentes en su lucha y han ganado amparos claves para dejar ver como la empresa y el gobierno han vulnerado sus derechos. El más reciente de estos amparos es el que deja ver como los pozos de “La Labor” y “Sinoquipe” muestran cantidades de manganeso y arsénico por arriba de la norma, mostrando que el monitoreo de los pozos no se ha hecho de la correctamente.

El impacto del derrame en el Río Sonora no solamente debe preocupar a los habitantes de las poblaciones afectadas, también debe inquietarnos a todos en Sonora porque somos un estado minero en donde la mayor parte de la población vive aguas abajo en una cuenca impactada por la explotación minera.

Desafortunadamente esta tragedia nos ha mostrado que estamos desprotegidos y que el gobierno tanto federal como estatal no están preocupados por exigir medida de no repetición a las mineras.

Los tres años del derrame en el Río Sonora no deben pasar desapercibidos, porque eso es a lo que le apuesta Grupo México y sus voceros en el gobierno. Los tres años de esta tragedia los debemos conmemorar manifestando nuestra indignación y acompañando quienes están en el frente de la lucha por nuestros derechos humanos y ambientales. Por eso yo también soy Comité de Cuenca Río Sonora.

Acerca del autor

Hermes D. Ceniceros es doctor en Didáctica de la Lengua y la Literatura en contextos plurilingües y multiculturales por la Universidad de Barcelona. Comunicador freelance y colaborador en espacios alternativos como Nuestra Aparente Rendición y Crónica Sonora.

Correo Electrónico

nar.hermes@gmail.com

Las opiniones expresadas en los artículos de nuestros colaboradores, son de exclusiva responsabilidad del autor, no necesariamente representan el sentir de Proyecto Puente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *