Lactancia materna - Proyecto Puente
Proyecto Puente > Opinión > Lactancia materna

Lactancia materna

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someone

La salud materno-infantil constituye un objetivo básico de los pueblos porque en ella descansa la reproducción biológica y social del ser humano; es condición esencial del bienestar de las familias y, constituye un elemento clave para reducir las desigualdades y la pobreza.

Sabemos mediante evidencia científica que la lactancia materna ayuda a la supervivencia y al desarrollo de la infancia, tiene beneficios para la salud a largo plazo de las mujeres, ofrece beneficios económicos y mejora el bienestar de todos.

El desafío para los defensores de la lactancia materna es traducir las políticas acordadas mundialmente en acciones positivas en nuestras comunidades.

Ésta es la forma natural de alimentación del recién nacido y lactante pequeño ya que proporciona los nutrimentos adecuados para asegurar el crecimiento óptimo y los factores necesarios para el desarrollo como ser humano, por tanto, es el alimento ideal para el recién nacido.

La leche materna es inocua y contiene anticuerpos que ayudan a proteger a los lactantes de enfermedades frecuentes de la infancia como la diarrea y la neumonía, que son las dos causas principales de mortalidad en la niñez en todo el mundo. Es un producto accesible que puede conseguirse fácilmente, lo que ayuda a garantizar que el lactante tenga alimento suficiente.

La Semana Mundial de la Lactancia Materna 2017, del 1 al 7 de agosto, se enfoca en mantener la lactancia materna, juntos. ¡Sosteniendo la lactancia materna unidos, por el bien común sin conflicto de interés!

En México, según Inegi, de enero de 2009 a septiembre de 2014, del total de hijos nacidos vivos de mujeres de 15 a 49 años, 91.4% recibieron leche materna; mientras que en Sonora, del total de hijos nacidos vivos de mujeres de 15 a 49 años, 91.4% recibieron leche materna.

A nivel nacional, 40.5% de los recién nacidos son alimentados con leche materna durante su primera hora de vida.

En el país, la duración media de la lactancia materna es de 8.8 meses. Oaxaca es la entidad con la mayor duración media, con 12.6 meses, y en Sonora, la duración media de esta práctica es de 7.5 meses.

De los infantes con lactancia materna, solo a 11% se les da de forma exclusiva (sin ningún otro líquido o alimento) por un periodo de seis meses.

Entre las mujeres que no dieron leche materna, las principales razones de no lactancia son: “Nunca tuvo leche” (33.4%), “El (la) niño(a) la rechazó” (25.9%) y “Estaba enferma” (14.2 por ciento).

La Norma Oficial Mexicana NOM-007-SSA2-2016, para la atención de la mujer durante el embarazo, parto y puerperio, y de la persona recién nacida, establece la protección y fomento de la lactancia materna exclusiva.

Señala que todo establecimiento para la atención médica debe aplicar los criterios y procedimientos para favorecer la práctica de la lactancia materna exclusiva, así como el alojamiento conjunto, atendiendo a las condiciones sociales, culturales y laborales de la mujer lactante.

Se debe promover la lactancia materna exclusiva durante los primeros 6 meses de la persona recién nacida y continuarla de manera complementaria hasta el segundo año de vida.

A los seis meses deben introducirse alimentos sólidos, como purés de frutas y verduras, a modo de complemento de la lactancia materna durante dos años o más. Además:
* La lactancia debe comenzar en la primera hora de vida.
* El amamantamiento debe hacerse “a demanda”, siempre que el niño lo pida, de día y de noche.
* Deben evitarse los biberones y chupones.

La OMS destaca que: la lactancia materna no debe reducirse al comenzar a introducir alimentos complementarios.
* Los alimentos complementarios deben administrarse con cuchara o taza, y no con biberón.
* Los alimentos deben presentar todas las garantías de higiene y ser inocuos.

Nutrición: Los niños que son amamantados reciben una nutrición óptima y protección contra infecciones.

Seguridad alimentaria: La leche materna es una fuente segura y estable de alimento incluso durante crisis humanitarias.

Reducción de pobreza: Amamantar es una forma económica de alimentar a los bebés sin agregar una carga a los presupuestos familiares.

Medio ambiente: La leche materna es un alimento natural y renovable, ambientalmente seguro y entregado al consumidor sin contaminación, empaque o residuos.

Cambio climático: La producción y el uso de fórmulas infantiles generan emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) que aceleran el calentamiento global.

Durante la lactancia, se debe vigilar estrechamente la prescripción y el uso de medicamentos administrados a la madre.

En los establecimientos para la atención médica no se permitirá promover fórmulas para lactantes o alimentos que sustituyan la leche materna.

La indicación de sucedáneos de leche materna o humana a menores de seis meses, únicamente se hará bajo prescripción médica y así se debe registrar en el expediente clínico.

Los establecimientos para la atención médica deben ofrecer las condiciones para que las madres puedan practicar la lactancia materna exclusiva, excepto en casos médicamente justificados. Se debe informar diariamente a las embarazadas y puérperas acerca de los beneficios de la lactancia materna exclusiva y de las implicaciones derivadas del uso del biberón y de los sucedáneos de la leche materna o humana.

Diez pasos hacia una lactancia exitosa

1.- Disponer de una política por escrito sobre lactancia.
2.- Capacitar al personal.
3.- Informar a todas las embarazadas.
4.- Ayudar a las madres a iniciar la lactancia durante la media hora después del parto.
5.- Mostrar a las madres como amamantar.
6.- No dar al recién nacido alimento diferente a la leche de su mamá.
7.- Alojamiento conjunto.
8.- Lactancia a libre demanda.
9.- No dar biberones o chupones.
10.- Formar grupos de apoyo.

Beneficios para la madre

La lactancia materna también es beneficiosa para las madres. La lactancia materna exclusiva funciona como un método natural (aunque no totalmente seguro) de control de la natalidad (98% de protección durante los primeros seis meses de vida). Reduce el riesgo de cáncer de mama y de ovario, diabetes de tipo 2 y depresión postparto.

Beneficios a largo plazo para los niños

Además de los beneficios inmediatos para los niños, la lactancia materna propicia una buena salud durante toda la vida. Los adolescentes y adultos que fueron amamantados de niños tienen menos tendencia a sufrir sobrepeso u obesidad. Son también menos propensos a sufrir diabetes de tipo 2 y obtienen mejores resultados en las pruebas de inteligencia.

¿Por qué no la leche artificial?

Las preparaciones para lactantes no contienen los anticuerpos que hay en la leche materna. Los beneficios de la lactancia materna para las madres y los niños no pueden obtenerse con leches artificiales. Si no se elaboran adecuadamente, conllevan posibles riesgos asociados al uso de agua insalubre y de material no esterilizado, o a la posible presencia de bacterias en la preparación en polvo. Puede producirse un problema de malnutrición si el producto se diluye demasiado para “ahorrar”.

Mientras que el amamantamiento frecuente mantiene la producción de leche materna, si se usa leche artificial, pero de repente se deja de tener acceso a ella, el retorno a la lactancia natural puede ser imposible como consecuencia de la disminución de la producción materna.

Reglamentación de los sucedáneos de la leche materna

En 1981 se adoptó un código internacional para regular la comercialización de sucedáneos de la leche materna. En el código se estipula que:
* Las etiquetas y demás información sobre todas las leches artificiales dejen claros los beneficios de la lactancia materna y los riesgos para la salud que conllevan los sucedáneos.
* No haya actividades de promoción de los sucedáneos de la leche materna.
* No se ofrezcan muestras gratuitas de los sucedáneos a las embarazadas, a las madres ni a las familias, y …
* No se distribuyan los sucedáneos de forma gratuita o subsidiada entre los trabajadores sanitarios ni en los centros sanitarios.

Lactancia materna y trabajo

Muchas madres que reanudan su actividad laboral abandonan la lactancia materna parcial o totalmente porque no tienen tiempo suficiente o no disponen de instalaciones adecuadas para dar el pecho o extraerse y recoger la leche.

Las madres necesitan tener en su trabajo o cerca de él un lugar seguro, limpio y privado para poder seguir amamantando a sus hijos y las pausas para dar el pecho.

Referencias

1.- Norma Oficial Mexicana NOM-007-SSA2-2016, para la atención de la mujer durante el embarazo, parto y puerperio, y de la persona recién nacida.
2.- http://worldbreastfeedingweek.org.
3.- Lactancia Materna, Nino con enfermedad, guía de práctica clínica, evidencias y recomendaciones; Catálogo Maestro de Guías de Práctica Clínica: IMSS-704-14
4.- OMS, 10 datos sobre lactancia materna
5.- http://www.who.int/features/factfiles/breastfeeding/facts/es/index9.html
6.- Estadísticas a propósito de la lactancia materna, (del 1 al 7 de agosto) Datos Nacionales, 2016 Inegi.

Acerca del autor

Dr. Francisco Javier Muro Dávila es médico cirujano por la UNAM (Ced. Prof. 471325, Reg. SSA 58351), maestro en Salud Pública, ESPM-SSA (Ced. Prof. 026403 SEC-Sonora), presidente de la Federación Médica de Sonora, A.C., y subdelegado médico de lssste, Delegación Sonora.

Correo Electrónico

fj_muro@hotmail.com

Twitter

@MUROFJ

Las opiniones expresadas en los artículos de nuestros colaboradores, son de exclusiva responsabilidad del autor, no necesariamente representan el sentir de Proyecto Puente

COMENTARIOS

2 Comentarios

  • Fernanda dice:

    La condición del señor Muro como hombre, prácticamente de la tercera edad, funcionario público con muchos privilegios, y el uso de copiar y pegar información, lo descalifican para hablar de lactancia materna, especialmente en lo referente a las madres trabajadoras. Toda mujer debe tener el derecho a decidir como alimentar y criar a sus hijos en total beneficio para su hijos y ella misma, sin limitar las posibilidades de alimentación e informarse acerca de la lactancia materna, fórmulas y/o cualquier alimento adecuado para su bebé sin prejuicios o favoritismos hacia un tipo u otro de alimentación, porque de cualquier otra forma, es violencia obstétrica, violencia infantil y violencia de género al limitar el derecho a decidir de una madre y sus hijos y obligarla a seguir lineamientos que de acuerdo a cada caso puedan ser imposibles, difíciles, atemorizantes, desgastantes y/o amenzantes para la mujer y su bebé. Médicos (hombres y mujeres) y enfermeros (hombres y mujeres), especialmente en las instituciones públicas de salud, no deberían atemorizar a las mujeres (y sí me constan no solo algunos, sino muchos casos) de personal sanitario que en lugar de informar en forma imparcial las opciones para ejercer el derecho a decidir la forma de alimentación y crianza de los hijos, amenazan a las mujeres en un momento tan vulnerable como el haber dado a luz una hora o incluso media hora después, sobre la lactancia como única forma de alimentación viable. Es una decisión que debe ser tomada por las mujeres exclusivamente, y lo puedo corroborar como mujer, madre y trabajadora que la decisión es tuya, mamá, recibe información fundamentada de los beneficios de los tipos de alimentación para que tu bebé crezca sano, y que cubra tus necesidades como mamá, trabajadora, estudiante, profesionista, artista, deportista, no permitas que hombres mayores sin mayor relación con el embarazo, la lactancia o crianza de los hijos y los problemas cotidianos del trabajo y familiares, te digan que debes hacer, es tu decisión. Qué vergüenza que siga existiendo ese pensamiento machista y misógino que limita los derechos de las mujeres por favorecer políticas públicas ajenas a la vida real de las mujeres.

  • Salvador Ponce S dice:

    EN DEFENSA DE LA LACTANCIA MATERNA, EN DEFENSA DEL INTERÉS SUPERIOR DEL NIÑO Y EN DEFENSA DE HOMBRES DE LA TERCERA EDAD
    Es cierto que que “toda mujer debe tener el derecho a decidir cómo alimentar y criar a su hijos en total (Sic) beneficio para sus hijos y ella misma” y no es violencia recomendar lo que evidencia científica y la historia de siglos de lactancia materna muestran, que la leche materna es el mejor alimento para el niño desde recién nacido hasta seis meses de edad. Cientos de libros, serios, miles artículos científicos con conocimiento del tema lo atestiguan. Millones de hombres y mujeres humanistas e instruidos pueden corroborar la afirmación que el mejor alimento para el bebe es la leche materna
    Las instituciones públicas de salud pueden tener fallas al informar sobre la lactancia materna, pero el sistema público de salud al sugerir o indicar la lactancia materna lo hace velando por el interés superior del niño. Tener hijos es una gran responsabilidad, por ello hay que informarse adecuadamente sobre la alimentación al pecho materno. Las madres deben tener la seguridad que el inicio inmediato de lactancia materna, incluso media hora después de nacer el bebe es una buena medida que será beneficiosa para la madre y sobre todo para el niño.
    El encono que muestra la comentarista, para los adultos de la tercera edad, debería en todo caso enfocarlo a empresas y entidades que les aseguren a las mujeres seis meses sin exigencias laborales, como dicen, que goce de su “incapacidad”, para que pueda alimentar con lecha materna a su bebe.
    Muchos adultos de la tercera edad no tienen pensamiento machista ni misógino, solo por ser de la tercera edad. Si son expertos en el tema, son capaces de dar información fundamentada y están calificados para hablar de lactancia materna

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *