Los ejercicios de meditación, pueden invertir las reacciones del ADN de estrés - Proyecto Puente
Proyecto Puente > Salud > Los ejercicios de meditación, pueden invertir las reacciones del ADN de estrés

Los ejercicios de meditación, pueden invertir las reacciones del ADN de estrés

POR Internet

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someone

Las intervenciones mente-cuerpo (MBI) como la meditación, el yoga y el Tai Chi no simplemente nos relajan; pueden “invertir” las reacciones moleculares en nuestro ADN que causan la mala salud y la depresión, asegura un estudio realizado por las universidades de Coventry y Radboud.

La investigación, publicada en la revista Frontiers in Immunology, revisa más de una década de estudios que analizan cómo el comportamiento de nuestros genes que se ven afectados por diferentes MBIs incluyendo la meditación y yoga.

Los expertos de las universidades concluyen que, cuando se examinan conjuntamente, los 18 estudios -con 846 participantes a lo largo de 11 años- revelan un patrón en los cambios moleculares que ocurren en el cuerpo como resultado de los MBI y cómo estos cambios benefician a la salud mental y física.

Los investigadores se centran en cómo se afecta la expresión génica, en otras palabras, la forma en que los genes se activan para producir proteínas que influyen en la composición biológica del cuerpo, el cerebro y el sistema inmunológico.

Cuando una persona está expuesta a un evento estresante, su sistema nervioso simpático (SNS) – el sistema responsable de la respuesta de “lucha o huida” – se activa, a su vez aumenta la producción de una molécula llamada factor nuclear kappa B ( NF-kB) que regula cómo se expresan nuestros genes.

NF-kB traduce el estrés al activar genes para producir proteínas llamadas citoquinas que causan inflamación a nivel celular, una reacción que es útil como una reacción de lucha o huida de corta duración, pero si persistente conduce a un mayor riesgo de cáncer, envejecimiento y trastornos psiquiátricos como la depresión.

Sin embargo, según el estudio, las personas que practican MBI exhiben el efecto opuesto – teniendo una disminución en la producción de NF-kB y citoquinas, dando lugar a una inversión del patrón de expresión génica pro-inflamatoria y una reducción en el riesgo de inflamación- enfermedades y afecciones relacionadas.

Sin embargo, en la sociedad actual, donde el estrés es cada vez más psicológico y de largo plazo, la expresión génica pro-inflamatoria puede ser persistente y, por lo tanto, más propensa a causar problemas psiquiátricos y médicos.

“Estas actividades están dejando lo que llamamos una firma molecular en nuestras células, lo que invierte el efecto que el estrés o la ansiedad tendría en el cuerpo al cambiar la forma en que nuestros genes se expresan mejorando nuestro bienestar.” Aseguró Ivana Buric del Laboratorio de Cerebro, Creencias y Comportamiento en el Centro de Psicología.

Fuente: Muy Interesante

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

NOTAS RELACIONADAS