Ama a tu hijo - Proyecto Puente
Proyecto Puente > General, Opinión > Ama a tu hijo

Ama a tu hijo

POR Hiram Teran

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someone

Agradece hoy que tu hijo quiere acompañarte al cine, al súper, a comer, que te ruegue por tu compañía, por tus besos y por tus abrazos; porque llegando a la adolescencia es muy probable haga todo lo contrario, que comience a alejarse de ti; entonces los papeles pueden cambiar, tú comenzarás a rogar por sus besos y su compañía, y él a evitarte, huyendo con sus amigos y a sus reuniones sociales.

Todas las etapas de tus hijos son maravillosas, pero, de los 0 a los 12 años tienes el privilegio de ser su cielo, ser la persona más importante que existe no sólo en la tierra, también en el universo, en esa etapa eres su héroe, su maestro, su mejor amigo, su ídolo deportivo, el ser humano más inteligente, su Dios, en esa edad eres incluso para ellos inmortal; en esa edad el amor que sienten por ti es infinito.

Muchas personas dicen que no hay amor más grande que el de los padres a sus hijos, puede ser verdad, sin embargo, el amor que siente un niño de 6 años por sus progenitores es también muy asombroso, porque es un amor diferente, un amor lleno de confianza, admiración, seguridad, amistad, respeto, inocencia y un gran número de emociones “plenas” que sólo un niño puede sentir.

En el caso del amor que los padres sentimos por los hijos, muchas veces está lleno de miedos, distracción, impaciencia, inseguridad, lejanía y seriedad, emociones más relacionadas con la vida adulta y el poco tiempo que se tiene para vivir.

Sé la cantidad de problemas que la vida plantea día a día, es imposible ser un padre perfecto, sin embargo, en esa edad, los hijos no exigen perfección, simplemente porque por un regalo divino, ellos ya te ven perfecto, esos 12 años, tú, siendo tal y como eres, con todos tus defectos, limitaciones y carencias, te verán perfecto, ese es uno de los regalos más grandes que tendrás en tu vida.

Aprovecha esa etapa, los hijos te exigen tiempo, no sólo calidad de vida, y tampoco ese invento de “calidad de tiempo”, realmente ellos quieren de ti mucho tiempo, horas y horas, en esa etapa es poco probable se harten de ti, da lo más que puedas, haz de tus hijos tus compañeros de vida; lo creas o no, el tiempo se irá volando, y siempre será mejor estar, que no estar.

Al final de tu vida, créeme que serán más importante para ti los fines de semana que fuiste con tus hijos al cine que las carnes asadas que pasaste con tus amigos, el ir a cenar con tus familia que las parrandas, el amor que diste a tus hijos que las riquezas económicas que hayas logrado, y sobre todo el tener tu memoria llena de recuerdos con ellos, que recuerdos del tiempo que pudiste haber pasado sin ellos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

NOTAS RELACIONADAS