¿Los subsidios, serán una solución al transporte público? - Proyecto Puente
Proyecto Puente > Puenteros Ciudadanos > ¿Los subsidios, serán una solución al transporte público?

¿Los subsidios, serán una solución al transporte público?

POR Javier Cázares

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someone

El subsidio es una herramienta utilizada por muchos gobiernos en el mundo, por lo general tienen la intención de apoyar temporalmente a determinados grupos sociales o de favorecer o hacer competitivas a ciertas actividades económicas o a regiones de algún país, para evitar algún mal que se considera más grave que esta solución.

Por ejemplo, el subsidio al transporte público en el estado de Sonora es fácil de justificar en el discurso, por el impacto social que tiene este servicio, no sólo su costo, en toda nuestra comunidad.

Uno de los problemas de los subsidios es que representan mayor gasto público, por lo tanto, conllevan la necesidad de nuevos o mayores impuestos a menos que específicamente se paguen con economías en otros rubros, o comúnmente se paguen con nuevos préstamos que cada vez más limitan el accionar de nuestros gobiernos.

Otra cuestión a evaluar cuando se habla de esta solución, que para algunos se considera mágica, es que no se evalúan adecuadamente otras alternativas que pudieran impactar positivamente en el monto a subsidiar.

Hasta hace poco el costo del servicio de taxis se consideraba algo intocable y sin solución, hoy podemos recibir un servicio de transporte en automóvil particular, a un costo significativamente menor y con mayor calidad, lo que ha provocado que muchas personas que antes no consideraban esta opción de transporte hoy la utilicen con frecuencia.

¿Qué pasaría si el servicio de transporte público se abriera a la libre competencia, con reglas claras de entrada, niveles de servicio mínimos deseables, con unidades de reciente adquisición? ¿Y si se aplicara realmente la ley y se les retiraran las concesiones a quienes no cumplieran con sus obligaciones?, ¿pudiéramos ahorrar dinero si modificáramos las rutas? ¿Se podría obtener ingresos considerables si se monta publicidad en las unidades de manera comercial y no sólo durante las campañas políticas?

Estas preguntas y otros muchos aspectos se podrían evaluar si el sistema se abriera para que cualquier ciudadano pudiera acceder a la totalidad de los datos de operación y se pudiera evaluar cada uno de los aspectos que implica la prestación de este servicio público.

Los subsidios no son malos en sí, pero debido a los abusos que comúnmente se cometen en muchos servicios públicos, no deben de servir como tapadera de ineficiencias, privilegios, cotos de poder, entre otros muchos vicios que se les da permanencia, por no detenerse a evaluar lo que hasta hoy se ha hecho.

Utilizar recursos públicos convierte al sistema de transporte público en cosa de interés de todos y por lo tanto sujeto de evaluación y escrutinio, no perpetuemos malas prácticas del pasado con soluciones fáciles, vayamos mejorando la forma en que este país es manejado.

Acerca del autor

Javier Cázares

Consultor organizacional.

Correo Electrónico

javier.cazares@outlook.com

Twitter

@jcazares66

Las opiniones expresadas en los artículos de nuestros colaboradores, son de exclusiva responsabilidad del autor, no necesariamente representan el sentir de Proyecto Puente

COMENTARIOS

1 Comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

NOTAS RELACIONADAS