Ciencia y Sociedad - Proyecto Puente
Proyecto Puente > Puenteros Ciudadanos > Ciencia y Sociedad

Ciencia y Sociedad

POR Paul Zavala

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someone

Al inicio del sexenio del expresidente Luis Echeverría -1970- se publicó la creación del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), con la intención de aconsejar a la nación en el correcto uso de recursos naturales e industriales para el mejor desempeño de la Republica.

Ya son 47 años desde aquel momento. El país ha evolucionado educativa, científica y legalmente; cambios como las reformas estructurales han llevado a una diferenciación en la forma que manejábamos el petróleo, la educación y la inversión en el país.

Socialmente hablando, la población está en mejores (no ideales, ni perfectas) condiciones educativas; pasamos de tener un índice de analfabetismo de 25.8% en 1970 a 6.9% en 2010.

Cabe aclarar que una sociedad alfabetizada, se refiere a que sabe leer (leer no ler) y escribir.

Esto nos lleva a una variable que no se ha estudiado detenidamente; el índice de “analfabetismo científico”, es decir, cuánto porcentaje de nuestra sociedad reconoce términos y aplicaciones de la ciencia en la vida diaria.

Sencillamente las últimas encuestas nos muestran que sólo 1% de la población tiene estudios de doctorado y que un cuarto de ellos tiene que “huir” del país en busca de mejores oportunidades.

¿A qué nos lleva este analfabetismo científico? Primeramente, nos ha llevado a una desconfianza total por parte de la sociedad de nuestras instituciones educativas, tanto públicas como privadas; dudando de sus logros o menospreciando la tecnología mexicana como una especie de malinchismo tecnológico y educativo.

Seguido de una sociedad más propensa a la charlatanería a través de curas y alimentos milagrosos; orgánicos, chochos, no transgénicos, libres de gluten y a trabajos milagrosos tipo “sea su propio jefe”, pirámides o estrategias de “mercado multinivel” que al final llevará a 99% de las personas que caen en esto a perderlo todo: salud, dinero, amigos y familia.

¿A que se debo esto?, no podemos culpar a la sociedad por esto; y aunque suene trillado nos enfrentamos nuevamente a una falta de visión o una falta de audición del gobierno. Donde la educación básica es débil en ciencias, matemáticas y tecnologías; donde la educación superior está ahorcada por un presupuesto cada vez menor, llegando a hacer menor al 0.5% del PIB.

Somos el decimo cuarto país con el PIB más alto del mundo e invertimos lo mismo en ciencia y tecnología que países en condiciones menos favorables como Egipto (0.68%), Tailandia (0.48%) y Cuba (0.41%), incluso el ejercicio económico militar es mayor con el 0.7% del PIB. ¿Y qué pasa con el PIB restante?

Desafortunadamente tenemos un gasto público alto, es decir, en el pago de representantes e instituciones gubernamentales se gasta cerca de 50% mientras que en países como Estados Unidos estos no ascienden de 35%.

Adicionalmente gastamos menos PIB en salud (2.7%) y en infraestructura con 1.5%; pero no todo es malo, ya que tenemos la inversión más alta en educación dentro de la OCDE, con 5.2%.

Finalmente, considero que no necesitamos reformas; necesitamos respetar nuestras propias leyes, ya que el Articulo 9bis de la Ley de Ciencia y Tecnología publicada en el Diario Oficial de la Federación el 5 de junio de 2002 ya propone el uso de, por lo menos, 1% en ciencia y tecnología.

Segundo, tenemos un Instituto Nacional Electoral, una Secretaría de Comunicaciones y Trasportes, una Secretaría en “Esto y lo Otro”; entonces, ¿por qué seguimos teniendo un “Consejo” en Ciencia y Tecnología?

Necesitamos hacer de la ciencia y tecnología no sólo una recomendación sino parte misma de la educación y la cultura que forma a cada niño, joven y adulto; necesitamos un Instituto en Ciencia, Tecnología e Innovación. Parafraseando el libro Manifesto Geek por Mark Henderson:

“La Ciencia y Tecnología es un animal muy extraño, es el único que te regresa algo a cambio cuando inviertes en él”.

Acerca del autor

Paul Zavala

Doctor en Nanotecnología, coordinador de la Carrera de Ingeniería en Materiales de la Universidad de Sonora.

Correo Electrónico

paul.zavala@unison.mx

Twitter

@Dr_PZavala

Las opiniones expresadas en los artículos de nuestros colaboradores, son de exclusiva responsabilidad del autor, no necesariamente representan el sentir de Proyecto Puente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

NOTAS RELACIONADAS