La discapacidad en nuestros tiempos - Proyecto Puente
Proyecto Puente > Opinión > La discapacidad en nuestros tiempos

La discapacidad en nuestros tiempos

POR Maroly Solís Zataraín

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someone

Cuando nos toca por algún motivo tener un vínculo con la discapacidad, tenemos la oportunidad de empatar retos, capacidades, integración, progreso, vulnerabilidad entre muchos otros aspectos del desarrollo humano, con una visión totalmente diferente de la sociedad en general.

La discapacidad nos permite conocer aún más allá sobre las necesidades primordiales de un ser humano, así como de las diversas capacidades que podemos desarrollar cada uno de nosotros para integrarnos a nuestro mundo.

No importa la edad, la raza o estrato social, la discapacidad llega y es para siempre. Sabemos que existen más de mil millones de personas con discapacidad en el mundo, que buscan un lugar seguro, cómodo y de oportunidades, como el que todos queremos.

La discapacidad sigue representando una oportunidad de obtener logros en los entornos escolares, laborales, políticos, pero sobretodos sociales, porque ahí es donde está la verdadera ocasión de integración e inclusión.

La Organización Nacional de la Salud y el Grupo del Banco Mundial, realizaron un informe sobre el panorama mundial de la discapacidad; registrando datos concretos que establecen que los casos van en aumento, asimismo hace referencia a las necesidades reales de programas y proyectos que deben ser impulsados por los estados y las partes gubernamentales.

Pero por otra parte, destaca la necesidad aún mayor de la conciencia y la información acerca de las discapacidades, de sus entornos, de sus significados. Resaltando la importancia de tener como seres humano, una visión inclusiva, ponderando vivir una vida común de salud, comodidad y dignidad.

Las personas no sufren su discapacidad, sufren los hechos representados por actos de discriminación, vulnerabilidad, pobreza, injusticias y un rígido esquema social que les impide tener las mismas oportunidades, que todos merecemos.

Porque también tenemos que aceptar, que cuando nos referimos a las personas con discapacidad, no estamos generalizando, porque cada una de ellas tiene una circunstancia diferente, sin embargo la construcción del concepto en sí, siempre se piensa de una forma global.

Sabemos que los seres humanos por ende, somos seres temerosos ante lo desconocido, que al desconocer sobre temas como el de la discapacidad, puede representarnos algo lejano a nosotros, quizás que no nos involucra o interese de ninguna forma.

Pero es ahí donde estamos equivocados. La discapacidad está al alcance de todos  -como lo mencioné en mi colaboración anterior– los índices de enfermedades cardiovasculares, el cáncer y los trastornos de salud mental por vejez, van en aumento considerable, pues los ritmos de vida, la alimentación y hábitos nos han transformado.

Y ese mismo desarrollo, ha facilitado que la discapacidad pueda tocar a nuestra puerta algún día, nos expone a ello y por lo tanto, es que debemos ser consciente de lo que representa y hacer una valoración en nosotros mismos, para que seamos capaces de ser parte de una sociedad inclusiva.

Y esto se ve reflejado en diversos estudios realizados de carácter mundial, donde la discapacidad se sigue representando con minorías que no están al alcance de poder ejecutar sus derechos a cabalidad por motivos sociales, aun cuando se establecen legalmente a nivel mundial.

Debemos abordar la discapacidad tal y como la es, sin matizarla, sin deformar sus significados, buscando una armonía social y que les otorgue a todas las personas que viven con ella, la verdadera oportunidad de vivir de la mejor forma.

 

Acerca del autor

Maroly Solís Zataraín pertenece a la Asociación SD Hermosillo. Es responsable del área de Comunicación y difusión en INAH delegación Sonora.

Correo Electrónico

solis.marthaolivia@gmail.com

Twitter

@Marolysoza

Las opiniones expresadas en los artículos de nuestros colaboradores, son de exclusiva responsabilidad del autor, no necesariamente representan el sentir de Proyecto Puente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

NOTAS RELACIONADAS