Se "portan bien" aficionados mexicanos en Kazán; evitan gritos ofensivos - Proyecto Puente
Proyecto Puente > Deportes > Se “portan bien” aficionados mexicanos en Kazán; evitan gritos ofensivos

Se “portan bien” aficionados mexicanos en Kazán; evitan gritos ofensivos

POR Agencias

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someone

En la mira de la FIFA, que advirtió incluso con suspender el partido, los aficionados de México prácticamente dejaron de emitir a coro un grito considerado homofóbico, durante el duelo del domingo ante Portugal, por la Fase de Grupos de la Copa Confederaciones.

El miércoles, el organismo rector del futbol mundial anunció que por primera vez en un torneo oficial implementaría un protocolo de tres pasos para evitar manifestaciones de racismo y discriminación en los estadios de futbol. Las medidas incluían la posibilidad de detener un partido si los hinchas insistían en esas expresiones.

Los seguidores mexicanos suelen pronunciar, desde hace años, el grito “Eh… puto”, palabra altisonante considerada homofóbica por algunos, cada vez que el arquero del equipo rival realiza un saque de meta.

Este domingo, en el primer despeje del portero portugués Rui Patricio apenas a los tres minutos, los aficionados reunidos en la Arena Kazán de esta ciudad profirieron de manera sonora el grito que le ha costado al país varias multas económicas de parte de la FIFA.

A los siete, vino otro despeje y fue apenas perceptible el canto, que no se escuchó en el resto de los despejes del arquero luso.

“Creo que todos los aficionados venimos con la intención de apoyar y ante todo lo que se dice de que nos iban a castigar ya era el momento de parar”, dijo Alejandro Vázquez, de 31 años, quien vive en Los Ángeles, California.

“Venimos a divertirnos y a pasarlo bien, ya era momento de acabar con esa tontería”.

A pesar de campañas de la federación y medios locales para cesar con el cántico, los aficionados en México siguen emitiendo el grito, tal como ocurrió apenas la semana pasada en el Estadio Azteca durante dos partidos de la eliminatoria mundialista ante Honduras y Estados Unidos.

La expresión llamó la atención internacional durante el Mundial de Brasil 2014, donde el organismo rector del futbol abrió una investigación.

En aquella ocasión, los mexicanos fueron exonerados porque la comisión disciplinaria decidió que el grito “no es considerado un insulto en este contexto específico”.

El coro se originó en los partidos de Chivas de Guadalajara y se popularizó en un encuentro entre las Selecciones de México y Estados Unidos en esa misma ciudad mexicana por la eliminatoria para los Juegos Olímpicos de Atenas 2004.

Desde que tomó una postura más estricta tras la Copa Mundial de 2014, la FIFA también ha multado a otras federaciones por expresiones parecidas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *