Escoge no enfermarte - Proyecto Puente
Proyecto Puente > Opinión > Escoge no enfermarte

Escoge no enfermarte

Imagen: Internet

POR Esmeralda Cambuston

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someone

Por todos es bien sabido que nosotros somos quienes elegimos la vida que queremos vivir, aun cuando en nuestra niñez hayamos tenido un pasado difícil, eso no nos determina para elegir el presente que queremos. He conocido una gran cantidad de personas que a pesar de muchas circunstancias adversas, han aprendido a tener una vida en total bienestar.

De igual manera, podemos escoger qué calidad de salud corporal queremos tener y es que sin duda, los temas de la salud, son un área sumamente importante para vivir en bienestar.

Hay muchos malestares físicos que a menudo provienen de desórdenes fisiológicos como por ejemplo ciertos dolores de cabeza, dolores de espalda, úlceras, hipertensión, urticaria, erupciones de la piel, calambres, dolores diversos y así por el estilo.

Dentro de mis sesiones de coaching personal, en una ocasión atendí a una persona que tenía años con dolor de cabeza por las mañanas al despertarse.

Todas las mañanas a las 6:45 horas ella se quedaba acostada esperando a que le llegara el dolor de cabeza y hasta que sentía el dolor, se levantaba a tomar sus analgésicos para entonces, empezar sus actividades diarias.

Algo que también hacía era mantener bien informados de sus sufrimientos a su grupo de amigos, familiares y compañeros de trabajo. En verdad, yo estaba segura que con esta mentalidad, no solamente quería, sino que también se ocasionaba estos dolores de cabeza y los había escogido como una manera de llamar la atención para que la gente la compadeciera.

Una de las cosas que tuve que cambiar en ella, fue su mente. Le hice saber que podía aprender a no desear esto para sí misma y que podía por lo menos intentar no tener más dolores de cabeza. No fue una tarea sencilla, porque traía hábitos programados en su mente y desde años atrás para sentir dolores de cabeza.

Ella comentó que se hizo el firme propósito de intentarlo y desde la siguiente mañana se despertó a las 6:30 horas y como siempre se quedó esperando su dolor.

Cuando empezó a sentir el dolor, pudo pensar el no desearlo y enfocar su mente ya no más en el dolor, sino en las miles de cosas que tenía que hacer y la mente se fue hacia otro punto y el dolor no continuó.

Yo no podría afirmar a ciencia cierta, pero muchos médicos aseguran que la mente tiene un poder impresionante para que el cuerpo se enferme. Sabemos que una enfermedad depende de factores genéticos, influye la alimentación que tenemos, pero creo firmemente que la calidad de nuestros pensamientos influye también en los temas de la salud.

En el tratamiento de enfermos en fases terminales, muchos investigadores han empezado a creer que la manera de aliviar el mal es ayudando al paciente a no desear la enfermedad en cualquier forma que sea, cambiando su manera de pensar, ayudándole a ser optimista, positivo y feliz y eso nace desde nuestra mente.

Algunas culturas en el mundo, tratan el dolor dominando completamente la mente y haciendo que la sanidad sea sinónimo del control mental, un gran ejemplo de esto son los budas.

No es raro ver gente que se enferma misteriosamente cuando se enfrentan ante alguna circunstancia difícil, a alguna adversidad o situación de dolor.

Muchas personas evitan enfermarse porque piensan que estar enfermos es sencillamente “imposible” por la gran cantidad de actividades que tienen que atender y pensando de esa manera, postergan los efectos de una gripe, una fiebre, dolor de cabeza o cualquier otro síntoma u enfermedad y así de sencillo con esa manera de pensar, se cierran las posibilidades de enfermarse.

El cerebro está compuesto por 10 billones de partes funcionales que tienen suficiente capacidad de almacenamiento como para aceptar 10 novedades por segundo. Se ha calculado, que el cerebro humano puede almacenar una cantidad de información equivalente a 100 trillones de palabras, y que nosotros usamos solo una pequeña fracción de este espacio.

Este instrumento que llevas contigo por todas partes es muy potente y puedes elegir usarlo de diferentes maneras, algunas tan estupendas y tan fantásticas que ni siquiera se te hubieran ocurrido hasta ahora.

Yo te invito a que trates de ser consciente de esto y escojas nuevas formas de pensar que te ayuden a tener una mejor calidad de vida, a través de lo que guardas en tu mente.

Acerca del autor

Esmeralda Cambuston es coach de vida y capacitadora en desarrollo humano.

Correo Electrónico

esmeraldacambuston@hotmail.com

Twitter

@esmecambuston

Las opiniones expresadas en los artículos de nuestros colaboradores, son de exclusiva responsabilidad del autor, no necesariamente representan el sentir de Proyecto Puente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

NOTAS RELACIONADAS