La discapacidad al alcance de todos - Proyecto Puente
Proyecto Puente > Opinión > La discapacidad al alcance de todos

La discapacidad al alcance de todos

POR Maroly Solís Zataraín

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someone

Cuando hablamos de personas con discapacidad, lo primero que se nos viene a la mente es discriminación, marginación o desigualdad, concepciones que representan algunos de los más de mil millones de personas que viven en el mundo con estas condiciones, según la Organización Mundial de la Salud, OMS.

Para la OMS, 200 millones de personas enfrentan dificultades considerables en el desarrollo de vida, conformando uno de los grupos más marginados en el mundo, con rezagos sanitarios, académicos, de inclusión e integración.

Las personas con discapacidad representan una cifra en aumento, con una visión de preocupación por las causas asociadas a enfermedades como diabetes, cáncer, trastornos de salud mental y el riesgo inminente que tienen los adultos mayores a padecerlo.

En todo el mundo, las personas con discapacidad tienen peores resultados sanitarios, peores resultados académicos, una menor participación económica y unas tasas de pobreza más altas que las personas sin discapacidad. En parte, es consecuencia de los obstáculos que entorpecen el acceso de las personas con discapacidad a servicios que muchos de nosotros consideramos obvios, en particular la salud, la educación, el empleo, el transporte, o la información. Esas dificultades se exacerban en las comunidades menos favorecidas. *

Para las personas con discapacidad no son suficientes las acciones que se realizan desde la parte gubernamental en todo el mundo ni de las corporaciones e instituciones que están a cargo de sus estudios y valoraciones, pues las políticas que se implementan quedan al margen de sus derechos reconocidos.

Debemos aceptar que la discapacidad también es cuestión de derechos humanos, de aceptación e integración, elementos que la sociedad puede otorgar; de ahí es que se dice que las personas están discapacitadas por los seres humanos y no por sus cuerpos.

Existe una gran necesidad de parte de la sociedad, de incluir a las personas con discapacidad a los roles cotidianos de trabajo, estudio y recreación, contribuyendo a derribar barreras ideológicas y de ignorancia, que se dan en la actualidad, muy a pesar de la voraz comunicación que existe a nivel mundial.

En México existen más de 6 millones de personas que presentan alguna discapacidad- motora, auditiva, visual, intelectual, visceral o sensorial- que necesitan hacer valer sus derechos reconocidos en la Constitución Política de los Estados Mexicanos, que establece a grandes rasgos, les otorga la oportunidad de desarrollo pleno.

La igualdad de condiciones para vivir y el libre tránsito son derechos establecidos en nuestras leyes mexicanas, y a nivel mundial en los acuerdos y tratados en torno a la discapacidad, pero distan de su aplicación y funcionamiento.

La realidad es que existen una gran cantidad de barreras que impiden su aplicación; simplemente en México no existen estudios, datos estadísticos certeros o de investigación que permitan formular políticas realmente prácticas, en beneficio de los bebés, niños, jóvenes y adultos con alguna discapacidad.

Los gobiernos se han abocado a impulsar acciones de infraestructura, para el mejoramiento de la accesibilidad y movilidad humana, dejando de lado programas de salud, de promoción, capacitación y de ofertas laborales, que tanta falta hacen.

Los obstáculos del desarrollo de las personas con discapacidad, se pueden superar coordinando esfuerzos de los miles de programas de gobierno y sus políticas públicas, el apoyo de los organismos no gubernamentales y las familias interesadas en obtener un mejoramiento en la calidad de vida, de oportunidades y derechos.

Porque si de algo debemos estar seguros, es de la constancia y el deseo que las personas con discapacidad tienen para desenvolverse en un mundo que pueda ofrecerles, lo mismo que a los que no la tenemos: salud, comodidad y dignidad.

* Organización Mundial de la Salud, “Informe mundial sobre la discapacidad” 

Acerca del autor

Maroly Solís Zataraín pertenece a la Asociación SD Hermosillo. Es responsable del área de Comunicación y difusión en INAH delegación Sonora.

Correo Electrónico

solis.marthaolivia@gmail.com

Twitter

@Marolysoza

Las opiniones expresadas en los artículos de nuestros colaboradores, son de exclusiva responsabilidad del autor, no necesariamente representan el sentir de Proyecto Puente

COMENTARIOS

3 Comentarios

  • Vivian dice:

    Muy interesante, gracias por insistir en dar información, gracias.

  • Diana dice:

    Así es, hace falta justo eso. Inclusión de parte de nosotros como sociedad activa. Y también de parte del gobierno; apoyo económico para el autoempleo y demás alternativas que permitan una mejor calidad de vida a personas con discapacidad motriz, visual, auditiva, de lenguaje, y mental…..Saludos Maroly.

  • Maroly Solís dice:

    Me encantó sus comentarios, sobretodo que reconocen que desde la sociedad se puede dar la oportunidad hacia las personas con discapacidad. El cambio que tanto buscamos está al alcance de todos nosotros; solo debemos tener las herramientas adecuadas y el criterio suficiente para saber que vivimos en un solo mundo. Integrar e incluir debe ser parte de todos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

NOTAS RELACIONADAS