#ExtranjerosenSonora: Desde España vino a preservar culturas indígenas de Sonora - Proyecto Puente
Proyecto Puente > Hermosillo, Reportajes Especiales > #ExtranjerosenSonora: Desde España vino a preservar culturas indígenas de Sonora

#ExtranjerosenSonora: Desde España vino a preservar culturas indígenas de Sonora

POR Priscila Cárdenas

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someone

A 44 años de haber cambiado el gazpacho por caldo de queso y el jamón serrano por carne asada de Sonora, Inmaculada Puente Andrés sigue hablando como española.

Aunque cuando visita a su familia, en la ciudad de Burgos, le dicen que habla “igualito que Cantinflas”, en Hermosillo sus orígenes son indiscutibles y esta es su historia.

Desde la sala de su casa, rodeada de artesanías sonorenses, libros y objetos típicos del estado, “Inma”, platica que antes de llegar a Sonora vivió 3 años en la Ciudad de México.

Llegó al país al lado de Joaquín, un sonorense que viajó a España para estudiar la carrera de Ciencias de la Información, la conoció en la escuela y se casó con ella.

“Estudiando la universidad conocí a un chico que era de Hermosillo y nos casamos en España. Llegamos primero a la Ciudad de México a trabajar de reporteros gráficos”, recuerda.

Tres años duraron en la capital del país cuando decidieron que era momento de mudarse a Hermosillo, ciudad que Inmaculada imaginaba desértica y vacía.

“Sentí que era la primera persona que pisaba el suelo por el que iba, fue una sensación muy bonita al estar en un país nuevo, joven con muchas cosas por hacer”, dijo.

Llegó a trabajar y ser mamá

Llegó preparada para el calor y le gustó, pues su ciudad natal es una de las localidades más heladas de España. “Yo digo que traía el frío en los huesos y que me tardó mucho en salir”, comentó.

Sus 4 hijos nacieron en Hermosillo. Fueron 3 mujeres y 1 hombre que crío mientras trabajaba como diseñadora gráfica en el negocio de su esposo y más adelante como maestra de historia del Arte en la recién creada Universidad del Noroeste.

A sus clases no sólo acudían alumnos, sino también oyentes que le solicitaron lecciones particulares, por lo que comenzó a impartirlas en su propia casa.

“Ya estando en eso empecé a organizar viajes, con el fin de que no sólo fuera teórico, sino práctico y comenzamos por centros arqueológicos de México, llenos de vida, hermosos”, agregó.

Más adelante también fueron travesías a España, Marruecos, Turquía, Rusia al lado de sus alumnos hermosillenses y también de personas que estuvieran interesadas en el tema.

Fue la riqueza cultural de México lo que más llamó su atención, por lo que decidió indagar más sobre el tema y fue como nació la asociación Lutisuc.

“Empezamos a plantearnos un grupo de mujeres que había mucho en México y creamos una organización civil para proteger la cultura indígena”, comentó.

This slideshow requires JavaScript.

Primeros años de Lutisuc

Aunque hoy tienen su oficina en el segundo piso de la Plaza Bicentenario, Lutisuc comenzó en su casa, con el firme propósito de preservar y difundir la cultura originaria de Sonora.

“Desde ahí empezamos a tener contacto con los grupos indígenas, ha sido un trabajo interesante de esfuerzo, satisfacción y conocimiento”, explicó.

Contribuir a la preservación de la cultura Yaqui, Pima, Guarijío, Seri, Kikapú, Pápago y demás, es lo que llena de satisfacción a Inmaculada, quien cuando llegó a Sonora en los setenta creía que Hernán Cortés había acabado con todo.

“A pesar de las dificultades que hubo la cultura se mantuvo viva y había que hacer algo para mantenerla, es un reto interesante y atractivo”, señaló la española.

Adaptación y “sonorización”

A estas alturas, “Inma” ya no piensa regresarse a España, pues se siente mexicana, y aunque al principio batalló para adaptarse a las costumbres sonorenses, hoy no cambia por nada su vida en Hermosillo.

“En el ambiente que yo me crié no existían costumbres como las de aquí, de ir a “showers” o a “cafecitos”, expresó entre risas.

De vez en cuando cocina paella pero cuando viaja de visita a España y regresa a Hermosillo lo primero que hace es ir a comerse un taco de “lorenza”.

Cuando le preguntan cómo es que le hizo para adaptarse tan bien a México, “Inma” responde que Hermosillo no fue sólo una ciudad a la que llegó a vivir en pareja, sino a hacer su vida y está contenta con lo que encontró aquí.

“Ha sido una vida muy rica, con experiencias diferentes a lo que viví en España, me enriquece y simplemente te adaptas, te vas acomodando y eres feliz”, concluye Inmaculada.

COMENTARIOS

8 Comentarios

  • Ana Ma. Vega dice:

    Felicidades por la entrevista. Poco se me hace el reconocimiento ha hecho por la cultura y sus gentes mas que muchos sonorenses. FELICIDADES INMA con cariño y admiracion

  • Ruben E. Cubillas dice:

    Encantado de saber mas de tu Inmaculada, Deveras me da gusto saber que el burn “Juachi” timer de companera de vida a alguien ya sensible y appreciative como tu que ha Davison extranet lomejor y mas bonito de nuestra tierra Sonora ! Un saludo cordial y de Nuevo encantado.

  • Alberto L. Navarro dice:

    muchas felicidades Inma, gracias por toda la atención que has tenido con nuestra cultura y para mi y mi familia ha sido un honor conocerte y vivir tu tiempo. una brazo a ti y a toda tu familia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *